Muere Hugo Maradona: cómo creía que se reencontraría con Diego en el más allá
  1. Celebrities
IN MEMORIAM

Muere Hugo Maradona: cómo creía que se reencontraría con Diego en el más allá

El hermano menor del astro argentino ha fallecido a los 52 años. Ha sido víctima de un infarto en Nápoles, donde vivía

Foto: Hugo, junto a Diego Maradona. (YouTube)
Hugo, junto a Diego Maradona. (YouTube)

Hay veces que involuntariamente ciertas preguntas se convierten en proféticas. Esto es lo que debe de pensar el periodista del diario 'Clarín' que le preguntó cómo creía que sería un encuentro con su hermano después de la muerte y si era creyente. Desgraciadamente ese momento le ha llegado a Hugo Maradona, hermano menor del astro argentino, que ha fallecido víctima de un infarto a los 52 años.

"Cada uno cree en Dios como puede. Yo sí creo en un reencuentro. Dios es grande y sabe lo que hace, hizo y va a hacer. Me imagino el reencuentro en una mesa, con mis padres, riéndonos y discutiendo. Lo que hacíamos siempre, porque discutíamos mucho. Quiero respeto para él. Que lo recuerden adentro de la cancha nada más. Y que los que lo conocieron afuera de la cancha no hablen más, por favor", manifestaba a propósito de la infinidad de informaciones y testimonios que proliferaron a propósito de la vida privada de Diego Armando Maradona, quien también fallecía de un paro cardiaco en noviembre del año pasado a los 60.

El espíritu de Maradona en Nápoles

Ahora que todo el mundo habla de la excelente película de Paolo Sorrentino 'Fue la mano de Dios', que está ambientada en la época en la que el Pelusa (considerado por muchos el mejor jugador de todos los tiempos) fue fichado por el Nápoles, conviene recordar que su hermano vivía precisamente en esta ciudad italiana, donde ha fallecido. El propio Hugo, que tenía una excelente relación con el 10 argentino, calificaba a su hermano en términos futbolísticos como "un alien".

La muerte de Hugo ha pillado a todo el mundo por sorpresa, porque a priori no sufría patologías previas y gozaba de buena salud. Su cuerpo fue descubierto sin vida una vez pasaban las horas y no bajaba a desayunar con su familia.

placeholder Diego Armando Maradona, aclamado. (Reuters)
Diego Armando Maradona, aclamado. (Reuters)

La devoción por su hermano Diego es tan grande en Nápoles que el propio Hugo estas navidades, dando un paseo por Via San Gregorio Armeno, había visto algunos belenes artesanales y en uno de ellos en lugar de un niño Jesús había una figura de Maradona con alas. Una imagen que a su hermano, seguro, le habría divertido, pues subrayaba sobre Diego su gran sentido del humor: "Con lo que se habla se debe estar divirtiendo, muriéndose de risa de lo que se dice de él. Y de todos esos desconocidos que salen a figurar".

Un momento terrible para Hugo fue cuando supo de la muerte de su hermano, que descubrió de sopetón y cuando creía que iba a recibir una buena noticia, que iba a ser abuelo. Según desvela 'Clarín', el 25 de noviembre del año pasado había salido a comprar cigarrillos -un hábito que podría haber influido en su estado coronario-, en Monte di Pracida, en Nápoles, y el estanquero le dijo "condoglianzi" (condolencias), pero esta apreciación le había pasado inadvertida.

Hugo se montó en su coche y después vio que tenía una llamada perdida de su hija desde Miami, así que pensó que quizás lo que quería comunicarle era que estaba embarazada. Sin embargo, no era portadora de una buena nueva sino de la tragedia que se vivió a nivel planetario, pero que a él le tocó en lo más profundo, pues más allá de su rasgo de consanguinidad, consideraba a Diego Armando su mejor amigo.

Un día cargado de dolor

Según se cuenta, no sabe cómo logró llegar a casa, en medio de una nebulosa emocional, y en la calle se encontró a su pareja, Paola, quien le corroboró que la pesadilla era cierta. Diego Armando lo era todo para él y en una entrevista que le hicieron cuando tenía diez años manifestaba que ni en sueños se planteaba llegar tan lejos como él en el mundo del fútbol: "Mi hermano es un marciano, no se puede discutir". Porque nunca hubo celos profesionales. Nada más lejos.

Hugo ha muerto sin ir al cementerio de La Recoleta de Buenos Aires, pero tampoco lo consideró necesario: "No. Estoy esperando que pase todo para ir a ver a mis hermanas, pero va a ser difícil que yo vaya al cementerio. Ver una lápida es lo mismo que ver una pared. Al cementerio fui dos veces en mi vida, solamente cuando murieron mi papá y mi mamá. Él está al lado de ellos, estoy tranquilo", manifestaba entonces.

placeholder El astro argentino, en un momento de relax. (Reuters)
El astro argentino, en un momento de relax. (Reuters)

Hugo nació el 9 de mayo de 1969, después de que sus padres ya hubieran formado una familia más que numerosa, según recoge 'Clarín': "Dalma Salvadora Franco (Tota) tenía el cuerpo acostumbrado a los partos, la serenidad de quien alumbró más de media docena de veces. Ya había parido a Ana María, Rita 'Kity', Elsa 'Lili', María Rosa, Diego, Lalo. Solo restaba la llegada de la benjamina Claudia, alias 'Cali".

Fue un futbolista notable y vivió, además de en Italia, en otros seis países, entre ellos Japón y España, y se reinventó como entrenador: "Sigo con la escuela de fútbol, pero hace un año y medio que todo está parado y no se puede reunir a los chicos. Enseño a pibes de 6 a 14 años, lo mucho o poco que aprendí en mi carrera. Lo primero que les digo es que el secreto es simple: entrenar, querer a la pelota y buscar superarse", había reconocido en plena pandemia.

Como desvela el 'Corriere Della Sera', la última vez que se habían visto fue dos años antes de la muerte de Diego Armando: "Por navidades, en Argentina, con Dalma, Giannnina y Diego jr. Fue precioso reencontrarse. Quería volver este año, pero la pandemia no me permitió ni siquiera ir a despedirme de mi hermano".

Descanse en paz.

En el punto de mira
El redactor recomienda