Logo El Confidencial
Peinados con sorpresa

La duda asoma sobre la cabeza de Harry: ¿injerto capilar a la vista?

El príncipe Harry lleva años camuflando su falta de pelo en la coronilla. Una de sus últimas imágenes con un inesperado pelo alborotado ha hecho saltar las alarmas sobre un posible trasplante

Foto: La falta del cabello del príncipe Harry se centra en su coronilla. (Cordon Press)
La falta del cabello del príncipe Harry se centra en su coronilla. (Cordon Press)

Si algo ha caracterizado a los hombres de la familia real británica ha sido la incontrolable calva que comienza a clarear sus cabezas en la treintena. Aunque Harry tenía un frondosa cabellera durante su juventud, poco a poco fue perdiendo pelo hasta dejar a la vista su calva. No tan evidente como la de su hermano William, pero más a la vista de lo que le gustaría al pelirrojo.

[LEER MÁS: Keira Knightley, Sara Sampaio y otras famosas que luchan contra la alopecia]

Una de las últimas imágenes del príncipe Harry antes de la cuarentena. (Getty)
Una de las últimas imágenes del príncipe Harry antes de la cuarentena. (Getty)

En su boda con Meghan Markle, la calva de Harry era más que evidente, a pesar del buen hacer del príncipe, dejándose el pelo de la parte superior de la cabeza más largo y atusándolo a conciencia. Otro gran aliado de los miembros masculinos de la familia real británica han sido los sombreros oficiales en los actos protocolarios, así como las gorras, en el caso de Harry, pasa pasar desapercibido en su día a día. Trucos de primero de alopecia.

Tras una turbulenta temporada en la que Harry y Meghan han dejado Inglaterra para asentarse en Canadá, pasaron meses en los que no vimos el cogote de Harry. Tras su regreso a los actos, enseguida llegó la covid-19 y, de nuevo, ver al príncipe se convirtió en una tarea complicada. Hasta que él mismo publicó un vídeo para hablar sobre los Invictus Games en el que, de repente, parecía que su cabello había cambiado.

Un notable aumento en la cantidad del cabello del príncipe Harry hacía saltar nuestras alarmas capilares. Aunque los expertos dicen que con una semana y media de reposo, un paciente que se haya sometido a un trasplante capilar puede hacer vida normal, el mes y medio que no vimos a Harry encaja con la posibilidad de un injerto. “En el caso de un trasplante capilar, el postoperatorio dura entre 7 y 10 días, con un tiempo de 3-4 días de baja, pero las pequeñas costras y la anestesia desaparecen totalmente durante los 7-10 días posteriores a la intervención”, asegura el doctor Javier Pedraz, director médico de Insparya Madrid.

[LEER MÁS: ¿Otra persona te puede donar pelo? Un experto te resuelve todas las dudas que surgen antes de un injerto capilar]

Fechas que encajarían más que de sobra con el mes y medio en el que no vimos a Harry por el Megxit, entre mediados de noviembre y principios de enero. El cabello injertado habría crecido poco a poco y ahora podríamos estar delante del resultado del injerto. Sin embargo, el director médico de Insparya Madrid (la clínica capilar que cuenta con el respaldo económico de Cristiano Ronaldo) no ve del todo claro el posible injerto capilar de Harry.

El pelo del príncipe Harry en 2019. (Getty / Cordon Press)
El pelo del príncipe Harry en 2019. (Getty / Cordon Press)

“Por lo que se ve en el vídeo no podemos confirmar que el príncipe Harry se haya sometido a una intervención de trasplante capilar, ya que los planos no nos permiten valorar con seguridad si ha habido un cambio en la densidad capilar de la zona”, confiesa el doctor Javier Pedraz.

[LEER MÁS: Qué es la mesoterapia capilar y todo lo que debes saber]

Según el 'Daily Mail' publicó en febrero de este año, a finales de 2019 se vio a Harry y a Meghan abandonar una clínica especializada en la caída del cabello en el londinense barrio de Mayfair. El diario británico describía la clínica como un centro puntero frecuentado por estrellas y miembros de la realeza. Los plazos por tanto encajarían con el vacío en el que el pelo de Harry, tras haberlo rapado en el supuesto injerto capilar, habría vuelto a crecer para, tachán, aparecer poco a poco con más pelo.

El pelo del príncipe Harry, en 2020. (Getty)
El pelo del príncipe Harry, en 2020. (Getty)

Incluso hay imágenes de principios de año en las que Harry se cubre la cabeza con un gorro de lana. “En referencia al cuidado que se debe tener respecto a la llegada del calor, durante un mínimo de 10-15 días tras el injerto, no se podrá realizar ningún ejercicio físico, ni bañarse en piscinas o el mar. Es conveniente evitar la exposición directa al sol y la sudoración excesiva. Una vez pasado ese tiempo, el cuidado a tener es el habitual: proteger el cabello y cuero cabelludo, evitar la exposición en horas centrales del día, etc”, exponía el director médico de Insparya Madrid. Canadá parece idílico para curarse de un trasplante, ¿verdad?

Sin embargo, en la publicación del 'Daily Mail' optaban más por un tratamiento para fortalecer el cabello de Harry y frenar así su caída, mucho más rápida y dramática de 2018 al presente.

El príncipe Harry y Meghan Markle, en marzo de 2020. (Cordon Press)
El príncipe Harry y Meghan Markle, en marzo de 2020. (Cordon Press)

Nos queda por tanto esperar las próximas fotografías de Harry con la resolución suficiente para volver a consultar a los expertos y saber si hay ayuda médica o si Harry es simplemente un genio del peinado, capaz de camuflar cualquier calva. Solo el tiempo hablará de la cabellera del príncipe Harry.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios