Logo El Confidencial
LISTADO 'REAL'

Los 10 vestidos más bonitos de la historia de las novias royal

Ponte tus mejores galas para repasar los diez vestidos más impresionantes de la historia de las bodas de la realeza

Foto: Los duques de Sussex. (Getty)
Los duques de Sussex. (Getty)

Celebramos la última boda real haciendo un repaso por los vestidos de novia de las royals que más nos han gustado a lo largo de la historia. Beatriz de York ha pasado por el altar enfundada en un vestido de novia que había pertenecido a su abuela, la reina Isabel II. La creación de Norman Hartnell ha sido modificada añadiéndole mangas transparentes al gusto de Beatriz por Angela Kelly y Stewart Parvin, dos de los diseñadores de cabecera de Su Majestad. Prepárate para ponerte tus mejores galas para disfrutar de los vestidos con los que las royals más estilosas han pasado a la historia.

Nos encanta el resumen de las royals británicas que hemos encontrado en un perfil de Instagram con el que de un solo vistazo podrás hacer un recorrido que luego nosotras hemos analizado pormenorizadamente incluyendo otras europeas que merecen estar de pleno derecho:

Empezaremos por la primera mujer que revolucionó la monarquía británica... y no te preocupes no vamos a llegar a María Estuardo, hablamos de Wallis Simpson.

Wallis Simpson. (Cordon Press)
Wallis Simpson. (Cordon Press)

Wallis Simpson apostó por el diseñador estadounidense Main Rousseau Bocher, conocido como Mainbocher y creador fetiche de Diana Vreeland y de la baronesa Eugène de Rothschild, entre otras. El diseño en crepé que sorprendió por alejarse del tradicional blanco para apostar por una tonalidad azul que pasó a conocerse como azul Wallis, el color elegido por parecerse al color de ojos de Wallis. La novia eligió un realizado por la sombrerera Caroline Reboux. El vestido es conocido por ser uno de los diseños más fotografiados y copiados de la historia.

Grace Kelly y Raniero III. (Cordon Press)
Grace Kelly y Raniero III. (Cordon Press)

Hacer un listado de los mejores vestidos de novia reales y no incluir a la princesa Grace Kelly es imposible. El diseño, fruto del trabajo de la diseñadora Helen Rose, con quien había trabajado en la película ‘Alta sociedad' y 'El cisne’, se convirtió en el más caro de la diseñadora a causa de los más de 100 metros de tul de seda y 25 metros de tafetán que se emplearon en su confección. Este vestido, pensado para enfatizar la cintura, contaba con un cuerpo de encaje de Bruselas de manga larga con incrustaciones de perlas.

El boceto de Valentino para Beatrice Borromeo. (Instagram)
El boceto de Valentino para Beatrice Borromeo. (Instagram)

Beatrice Borromeo arriesgó y acertó con un vestido rosa pálido con capa en chifón y bordados florales de Valentino, que se encargó de dar la información pertinente y de compartir el boceto del diseño en sus redes sociales.

La princesa Victoria y Daniel Westling. (Getty)
La princesa Victoria y Daniel Westling. (Getty)

La princesa Victoria de Suecia estaba espectacular con un vestido blanco perla de terciopelo de manga corta del sueco Pär Engsheden, su diseñador habitual. Apostó por la tiara y el velo que llevó su madre, la reina Silvia, en su boda en 1976.

Kate Middleton. (Getty)
Kate Middleton. (Getty)

El icónico vestido de Sarah Burton para Alexander McQueen con el que dio el ‘sí, quiero’ Kate Middleton, de inspiración victoriana, no podía faltar en este lista. El día de la boda ya se había filtrado la noticia a la prensa, y por más que Burton se encargó de desmentir la información por activa y por pasiva, la noticia ya era conocida por todos. Este desliz supuso un gran disgusto para la duquesa de Cambridge, que no pudo contener las lágrimas ante la filtración.

Charlène Wittstock. (Getty)
Charlène Wittstock. (Getty)

Charlène Wittstock enamoró al mundo con su espectacular y elegante vestido de Armani de silueta asimétrica que exigió más de cien horas de trabajo necesarias para coser 40.000 cristales de Swarovski, 20.000 madreperlas y 30.000 piedras doradas cosidas a mano. Su cola de veinte metros, que se fusionaba con el velo de seda que lucía la novia, se convirtió en la más admirada y comentada.

Ana de Inglaterra. (CP)
Ana de Inglaterra. (CP)

La princesa Ana de Inglaterra eligió un sencillo vestido de Maureen Baker, cuyo estilo medieval se reflejaba en las mangas abullonadas y caídas y el cuello. Se trató de un vestido sobrio carente de bordados y de encajes. Al igual que su madre, coronó su cabeza con la tiara Queen Mary Fringe.

Los duques de Sussex. (Getty)
Los duques de Sussex. (Getty)

Meghan Markle eligió un vestido liso de escote barco y manga francesa firmado por Clare Weight Keller, la diseñadora británica que ahora es ex directora artística de Givenchy y que entonces estaba al frente de la firma. Ambas se conocieron en 2008, y fueron su estética atemporal y su sastrería impecable las que la enamoraron. El vestido, realizado en seda cady con un suave brillo mate, tenía un velo de cinco metros de largo hecho de tul de seda y flores bordadas a mano en hilos de seda y organza.

Los Reyes de España. (Getty)
Los Reyes de España. (Getty)

Letizia Ortiz eligió un vestido de novia creado por el diseñador Manuel Pertegaz, predilecto de la alta sociedad española durante los años 60 y de doña Sofía. El diseño, de color blanco roto, está inspirado en la línea princesa y destaca por su escote en pico con cuello 'corola' y su cola de 4,5 metros bordada con motivos heráldicos que se repiten en el escote, en la espalda, en las manoplas de las mangas y en el bajo de la falda.

Eugenia de York y Jack Brooksbank. (Getty)
Eugenia de York y Jack Brooksbank. (Getty)

La princesa Eugenia de York apostó por un vestido diseñado por Peter Pilotto y Christopher De Vos, amigos de la princesa desde que se conocieran durante una gala en la que fue presentadora. Eugenia había apostado por la marca por ejemplo en los Juegos Paralímpicos de Londres de 2012. Para dar forma al vestido, los diseñadores bucearon en el archivo de los diseños nupciales lucidos a lo largo de la historia por otras integrantes de la familia real británica e incluyeron diferentes símbolos que representan a la pareja, como un trébol que rinde homenaje a Irlanda tejido sobre el jacquard de seda, algodón y viscosa, un cardo que representa a Escocia y una rosa York y hiedra que rinde homenaje a los recién casados. La princesa no quiso esconder la cicatriz fruto de una operación de escoliosis cuando era niña y pidió a los diseñadores que apostaran por un diseño con la espalda parcialmente al descubierto.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios