Logo El Confidencial
GUÍA PARA ARRASAR EN LIKES

Así se hacen mejores fotos de comida para Instagram: 8 trucos para foodies

Si eres de los que va a un restaurante y no prueba el plato antes de inmortalizarlo para subirlo casi en directo a Instagram, entonces te vendrán como anillo al dedo estos consejos

Foto: No basta con tirar una foto y subirla, los verdaderos foodies aplican estos trucos. (Unsplash)
No basta con tirar una foto y subirla, los verdaderos foodies aplican estos trucos. (Unsplash)

Desde que Instagram existe, la pareja formada con el universo gastronómico le ha dado muchas satisfacciones. Solo con introducir el hashtag #foodie se presentan ante nosotros un aluvión de fotografías, con más o menos estilo fotográfico, que vienen a probar que la comida (en todos sus variantes) triunfa y mucho en esta red social.

Pero no solo eso. Los que saben de verdad sobre gastro en Instagram son sabios conocedores de un puñado de hashtags más que agrupados en un mismo post los elevan hasta una cuantiosa suma de likes. ¿Algunos de ellos? #foodporn #instafood #yummy o #foodlover. Hashtags aparte, si la foto que subes no es buena, olvídate de arrasar.

La composición, la temática, el enfoque, la luz… Todo cuenta y todo influye para que tu publicación sea un éxito. Te contamos todo lo que necesitas saber para hacer de tu foto foodie la mejor de Instagram.

La composición

Es lo primero que debes tener en cuenta. Cómo vas a disponer los alimentos y platos y cuál va a ser la composición final de la foto. Cada pequeño detalle cuenta y más si se te escapan cosas como manchas en los manteles, pequeñas migas, suciedad en la mesa…

La composición de los elementos gastronómicos es el primer paso.  (Unsplash)
La composición de los elementos gastronómicos es el primer paso. (Unsplash)

El enfoque

Aquí la protagonista es la comida y tiene que situarse en un primer plano. Cuidado con el efecto borroso o con acercar mucho el zoom de tu smartphone. Céntrate en enfocar el ingrediente principal sobre el resto de elementos.

Los ángulos

Desde un plano picado, para el que debes ponerte de pie y fotografiar el plato o la mesa desde arriba, hasta un ángulo con perspectiva, donde es necesario jugar con el lugar o el ambiente en el que te encuentres, siempre tienes que mantener a la comida como eje principal de la foto.

Uno de los planos más recurrentes es el picado. (Unsplash)
Uno de los planos más recurrentes es el picado. (Unsplash)

La luz

Es importante que sea lo más natural posible. Deja a un lado los focos o flashes e intenta sacar el máximo partido a la atmósfera natural en la que se encuentra el objeto gastronómico a retratar.

Cuanto más natural sea la luz mejor quedará la foto. (Unsplash)
Cuanto más natural sea la luz mejor quedará la foto. (Unsplash)

Crea bodegones

El plato es la estrella, pero también admite actores invitados. Un libro, una cámara de fotos, menaje de cocina, algún accesorio de moda… Todos colocados estratégicamente alrededor de la comida para completar la composición.

Cuidado con los filtros

Igual que en moda o belleza sí se admiten, los foodies auténticos odian el uso de filtros. En cuanto a la comida, tiene que verse la realidad de cada plato. No intentes ocultar o tapar alguna imperfección a base de filtros.

Introduce otros elementos en la foto para crear un bodegón con alma foodie. (Unsplash)
Introduce otros elementos en la foto para crear un bodegón con alma foodie. (Unsplash)

Apunta estas ideas

Se llevan los montajes con ingredientes, probando la comida, cortando un trozo o con solo un elemento.

¡No te olvides de los hashtags!

Como te hemos advertido al principio, son un parte imprescindible (pero no la más importante) para que tu foto llegue a más seguidores y sume más likes.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios