La cogida de Enrique Ponce que Ana Soria vivió en directo: su primer gran susto juntos
  1. Famosos
Momentos de tensión

La cogida de Enrique Ponce que Ana Soria vivió en directo: su primer gran susto juntos

Durante unos instantes, el corazón de Ana Soria debió quedar en un puño al ver cómo el toro le daba un revolcón a su pareja

Foto: Ana Soria asiste a la corrida de Enrique Ponce en el Puerto de Santa Maria. (Cordon Press)
Ana Soria asiste a la corrida de Enrique Ponce en el Puerto de Santa Maria. (Cordon Press)

Ser pareja de un torero no siempre resulta sencillo y ahora, por primera vez desde que comenzara su romance, Ana Soria ha podido comprobarlo en primera persona. La joven estudiante de Derecho era una de las espectadoras que disfrutaba del espectáculo de Enrique Ponce en la plaza cuando la cogida tuvo lugar.

Hace poco que Ponce ha podido retomar su carrera tras la crisis del coronavirus y lo ha hecho envuelto en la polémica que ha supuesto su separación de Paloma Cuevas y su relación con Ana Soria, una joven discreta que parece haberle robado por completo el corazón y que le ha devuelto la sonrisa.

placeholder Ana Soria durante un descanso en los toros. (EFE)
Ana Soria durante un descanso en los toros. (EFE)

Una sonrisa que tampoco se borra para Ana, pero que la pasada tarde se le heló en el rostro cuando, al entrar Ponce a matar al primer toro de la tarde, de nombre Rompeolas, no pudo evitar la cogida. Un susto que sobrecogió a la plaza, pero sobre todo a su pareja, quien se estrena en estas lides, nada sencillas de sobrellevar.

No es fácil para nadie ver cómo tu pareja se enfrenta a una situación de riesgo, hasta ahora ambos habían sido afortunados y todo había ido estupendamente en la plaza, con solo algunos sustos sin importancia para Ana, que no puede evitar que, en momentos de tensión, su rostro refleje la preocupación por su pareja.

La pasada tarde en Cádiz era una de las citas más importantes de la temporada porque el Puerto de Santa María celebraba los 140 años de su plaza, así como un homenaje a Joselito El Gallo. El lleno era absoluto, al 50% por cuestiones de salud, la plaza bullía de emoción y Ana tenía asientos de excepción, en una barrera de la plaza muy cercana al burladero, según informa ‘La Razón’.

Esto hacía posible que Ponce estuviera pendiente de su pareja, no dudó en acercarse a ella y darle la mano nada más salir al ruedo. No es la primera muestra de afecto que vemos por parte de esta pareja en la plaza, Ponce siempre tiene un detalle para Ana, que se ha convertido en su mayor admiradora.

A pesar del momento de incertidumbre, no hubo que lamentar males mayores y todo quedó en un susto. El toro le alcanzó el brazo, pero el torero se levantó raudo, tranquilizando a Ana y a sus seguidores, que todavía recuerdan cogidas anteriores del diestro, como la de 2014, que casi le cuesta la vida porque el pitón le rozó la aorta.

Tras vendarse el brazo, el torero puedo continuar con la faena e incluso resarcirse con el cuarto de la tarde, con el que se llevó una oreja. Una tarde cargada de emociones en las que Ana vivió, por primera vez desde que su relación comenzó, uno de los peores momentos que se pueden vivir en la plaza.

Una pequeña mácula en el que es su primer verano como pareja, que hasta ahora se había desarrollado sin problemas, lleno de tardes con amigos, tanto de él como de ella, de románticos momentos y de citas cargadas de risas y complicidad y que seguro que seguirá así, dejando que este susto quede en el olvido.

Ana Soria Cádiz
El redactor recomienda