Logo El Confidencial
Al mejor postor

Las joyas de María Antonieta (la influencer del XVIII), a subasta en Sotheby’s

Con motivo del 225 aniversario de su muerte, algunas de las magníficas joyas de la reina francesa se subastarán el 14 de noviembre en Ginebra. ¿Su valor? Incalculable

Foto: Fotograma de la película 'María Antonieta'.
Fotograma de la película 'María Antonieta'.
Autor
Tiempo de lectura4 min

Se podría decir de ella que era la Kim Kardashian de su época, un icono de estilo adelantado a su tiempo y toda una reina del exceso. ¿O quizá una víctima del machismo de su época? Los historiadores tienen opiniones a menudo contradictorias sobre María Antonieta, consorte de Luis XVI y última reina de Francia, ejecutada el 16 de octubre de 1793 tras un intento fallido de escapar con su marido. Sin embargo, su pasión por las joyas sí está demostrada. Se sabe que llegó a gastar 500.000 francos por un simple alfiler, ajena a que sus súbditos pasaran hambre. “Si no tienen pan, ¡que coman pasteles!”, es una frase que se le suele atribuir, aunque parece que quien la pronunció realmente fue María Teresa de Austria, mujer de Luis XIV.

[LEER MÁS. Kirsten Dunst vende su loft de Manhattan: no es Versalles pero cuesta 4,4 millones]

Ahora, 225 años después de su muerte en la guillotina, algunas de sus magníficas joyas –parte de una colección más grande perteneciente a la Casa de Borbón-Parma, una de las ramas italianas de la Casa de Borbón española– se subastarán el 14 de noviembre en Ginebra. Es una de las colecciones de joyas reales más importantes de la historia: gemas opulentas, cada una con su propio significado histórico y capaz de ofrecer una curiosa visión del esplendor real de aquel tiempo, creadas con una habilidad excepcional por los mejores joyeros de la época. Y para dar un halo de mayor misterio a la subasta, las joyas llevan más de 200 años sin mostrarse al público.

 Algunas de las joyas de la colección. (Getty)
Algunas de las joyas de la colección. (Getty)

Se dice que María Antonieta quería salvar sus preciadas joyas de la Revolución Francesa y, unos meses antes de su arresto, pasó una noche entera en sus habitaciones en el edificio de las Tullerías con su dama de compañía, madame Campan, con la intención de envolverlas en telas y enviarlas en secreto a Bruselas. A diferencia de la reina, las joyas lograron sobrevivir a la revolución. De hecho, la colección terminó en Viena, enviada por Florimond Claude, el conde de Mercy Argenteau, un diplomático austríaco en quien la reina confiaba ciegamente.

De mano en mano van

Cuando la soberana fue ejecutada junto a su esposo, la única de la familia real que sobrevivió fue su hija Marie-Thérèse, de diecisiete años, que en 1796 fue a Viena a reclamar las joyas, hasta entonces custodiadas por el emperador austriaco Francisco II, sobrino de María Antonieta. Tras morir Marie-Thérèse sin tener descendencia, en 1851 las joyas fueron heredadas por su sobrino, el conde de Chambord, quien a su vez se las legó a sus sobrinos, de la mencionada casa de Borbón-Parma, guardianes de las gemas hasta hoy.

 Uno de los tesoros de la colección. (Getty)
Uno de los tesoros de la colección. (Getty)

Las joyas han viajado por el mundo durante algunas semanas, en una gira internacional que ya ha pasado por Nueva York y Dubái. A pesar de que el valor de la colección es incalculable, entre los tesoros se esconden también piezas reales a 'precios más accesibles'. Hay por ejemplo un colgante de diamantes con una perla de grandes dimensiones, con un precio estimado entre uno y dos millones de dólares; un collar de diamantes y 300 perlas valorado en 220.000 €; unos pendientes con perlas naturales y diamantes, con un valor superior a 20.000 €; un broche de doble lazo valorado en 44.000 € y un anillo que contiene un mechón del cabello del soberano, con un valor estimado entre 17.500 y 42.000 €. Y si tu presupuesto es más ajustado, siempre puedes limitarte a pujar por un anillo de diamantes con un retrato de la propia reina valorado en 'solo' 10.000 €.

La subasta también incluirá un llamativo collar, objeto en 1785 de un famoso escándalo y que ha sido protagonista de libros, películas y cómics. Tras una elaborada estafa concebida por una cortesana, Jeanne de la Motte, la soberana fue acusada de intentar estafar a los joyeros reales Boehmer y Bassenge de París, autores de la costosa joya, valorada entonces en un millón y medio de libras. Aunque María Antonieta no tuvo ninguna culpa en este asunto, el caso del Collar supuso un punto de inflexión en su reinado que marcaría una nueva etapa de impopularidad y odio por parte del pueblo.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios