Logo El Confidencial
CRISIS INSTITUCIONAL

Isabel II, en medio de una tormenta histórica: su septiembre más difícil

En el Reino Unido se habla de la mayor crisis vivida por el país desde la sufrida a mediados del siglo XVII y que llevó al Reino Unido a una guerra civil

Foto: La reina Isabel II, en una imagen de archivo. (EFE)
La reina Isabel II, en una imagen de archivo. (EFE)

Con la templanza que se le atribuye y las grandes crisis a las que ha tenido que hacer frente a lo largo y ancho de su extensísimo reinado, tras la prematura muerte de su padre, el rey Jorge VI, el 6 de febrero de 1952, cuesta creer que la reina Isabel II esté especialmente preocupada en sus tradicionales vacaciones estivales en Balmoral. Ni siquiera debe de inquietarle la última polémica de los duques de Sussex a consecuencia de sus lujosas vacaciones veraniegas que tantos titulares ha generado estos días.

Una nimiedad si lo comparamos con los escándalos familiares con los que ha tenido que lidiar en el pasado o incluso con la delicada situación en la que se encuentra su hijo Andrés por su vinculación con el fallecido millonario Jeffery Epstein, arrestado el pasado julio por tráfico sexual de menores y sobre cuya muerte sigue habiendo numerosas incógnitas sin resolver. Un escándalo que podría cobrar dimensiones mayores, pero, insistimos, nada comparable a lo que está en juego en los dos próximos meses y en el que el rol de la soberana puede ser crucial.

[LEE MÁS: El escándalo sexual de Jeffrey Epstein vuelve a salpicar al príncipe Andrés]

La reina británica está en el foco informativo de los principales analistas políticos nacionales e internacionales habida cuenta la atribulada y compleja situación que vive su país, con un flamante primer ministro británico, Boris Johnson, dispuesto a un Brexit duro, sin acuerdo, y una oposición que trata de organizarse para evitar que se produzca la noche del 31 de octubre (momento en el que finaliza la última prórroga concedida por Bruselas) una desconexión de la Unión Europea sin anestesia, lo que muchos interpretan sería un suicidio para el país. Un mandatario, por cierto, en pleno proceso de divorcio y que se convertirá en el primero en ser invitado al refugio de verano de la soberana con una mujer con la que no está casado.

Boris Johnson, en una imagen de archivo. (Reuters)
Boris Johnson, en una imagen de archivo. (Reuters)


[LEE MÁS: La novia de boris Johnson irá a Balmoral: la 'regla real' que ha logrado romper]

Comienza la cuenta atrás para un septiembre que el líder del partido laborista Jeremy Corbyn ha calificado de "tormenta política y constitucional". Si no hay cambios significativos, va a presentar una moción de confianza para la que ya está recabando apoyos. Si saliera adelante, "buscaría el apoyo del parlamento para un Gobierno temporal con el fin de convocar elecciones y conseguir la necesaria extensión del artículo 50 del tratado de la Unión Europea".

En el caso de que Johnson perdiera esta moción, se iniciaría entonces un plazo de 14 días para intentar formar Gobierno y de no lograrlo tendría que convocar elecciones. Aún así, parece ser que Boris Johnson tendría intención de ignorar esta situación y proceder a la salida del Reino Unido de la Unión Europea y es en este contexto donde aparece la figura de la reina Isabel II, quien podría verse obligada a romper su tradicional neutralidad.

La reina Isabel, en el 80 cumpleaños de Margaret Thatcher. (Reuters)
La reina Isabel, en el 80 cumpleaños de Margaret Thatcher. (Reuters)

Nos tendríamos que remontar a 1957, cuando en plena crisis del canal de Suez dimitió el primer ministro Anthony Eden y pidió a Harold Macmillan que formara Gobierno, para encontrar una intervención de la reina en este sentido. Un episodio, por cierto, que aparecería recogido en la nueva temporada de la serie 'The Crown', que vuelve a Netflix el próximo 17 de noviembre. Podríamos recordar también cuando el país estuvo en jaque por la huelga minera de los años 80 y discrepaba de la manera en la que la gestionó Margaret Thatcher, con quien mantuvo grandes diferencias también en cuestiones de política internacional. Sin embargo, se mantuvo al margen.

Intentan mantener a la reina al margen

Se cree que partidos de distintas ideologías quieren meter en el centro del debate a la reina británica para determinar quién debería formar el siguiente gobierno. Según la prensa británica, entre Downing Street y Buckihgham Palace se está dialogando para evitar una situación incómoda para la monarquía:

Hay que destacar que los acontecimientos pueden desarrollarse de una manera vertiginosa, ya que la actividad parlamentaria se retoma el 3 de septiembre y podría plantearse la moción de confianza el día 9. Según parece, Boris Johnson no tendría ninguna intención de convocar las elecciones antes del 31 de octubre porque no hay ningún imperativo legal que le obligue a hacerlo.

El líder laborista Jeremy Corbyn, en una imagen de archivo. (EFE)
El líder laborista Jeremy Corbyn, en una imagen de archivo. (EFE)

Una tensa barbacoa en Balmoral

En esas circunstancias, Isabel II podría forzar su salida. La reina, que ya había manifestado en privado estar decepcionada con la clase política actual, podría recurrir al 'Humble Address', un procedimiento que supondría que el Parlamento le solicitara a la monarca que pidiera por carta al al presidente su dimisión.

¿Cederá la reina a la presión o evitarán que tome cartas en el asunto? Es poco probable que aborde esta cuestión en la barbacoa a la que ha invitado en Balmoral al primer ministro Boris Johnson y su novia, Carrie Symonds. Pero, qué duda cabe, la tensión estará en el aire. Es mucho lo que está en juego.

Carrie Symonds, novia del primer ministro inglés. (Reuters9
Carrie Symonds, novia del primer ministro inglés. (Reuters9

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios