Logo El Confidencial
CRISIS MUNDIAL

La última visita royal a Urdangarin antes del confinamiento (y no fue Cristina)

La infanta Elena estuvo en la cárcel de Brieva el sábado 14 de marzo, el mismo día que se anunció el estado de alarma. La infanta Cristina está confinada en su casa de Ginebra

Foto: Iñaki Urdangarin vuelve a Brieva tras un permiso. (EFE)
Iñaki Urdangarin vuelve a Brieva tras un permiso. (EFE)

Desde que ingresó en la prisión de mujeres de Brieva, hace ya casi dos años, Iñaki Urdangarin ha recibido visitas de forma constante. Ha sido la infanta Cristina quien más veces ha viajado hasta esta pequeña localidad de Ávila para estar con su marido. Pero no la única. Los hermanos de Urdangarin, sus hijos y su cuñada, la infanta Elena, han sido también asiduos en la cárcel. Tanto es así que la última visita que recibió el exduque de Palma antes de someterse a su especial cuarentena carcelaria fue la de la infanta Elena, tal y como ha podido confirmar Vanitatis por fuentes de su círculo íntimo.

LEA MÁS: Iñaki Urdangarin vuelve al aislamiento total por el estado de alarma

La hermana de Cristina de Borbón visitó a su cuñado el sábado 14 de marzo, el mismo día en el que el presidente del Gobierno anunciaba el estado de alarma que iba a dejar confinado a medio país en sus casas y a los presos sin visitas. De carácter rebelde y poco dada a seguir las normas, Elena de Borbón quiso salir de Madrid ese fin de semana y realizar una visita que sabía que iba a ser simbólica, puesto que era la última que iba a recibir Urdangarin en mucho tiempo.

Iñaki Urdangarin, la infanta Cristina, la infanta Elena, doña Letizia y Felipe VI. (Getty)
Iñaki Urdangarin, la infanta Cristina, la infanta Elena, doña Letizia y Felipe VI. (Getty)

La Infanta llegó en coche y cruzó el patio interior de la prisión, en cuyo aparcamiento dejó el vehículo. Doña Elena fue sola y estuvo bastante rato con su cuñado. De esta manera compensaba la ausencia de su hermana, quien también vive confinada estos días en Ginebra.

Dos veces al mes

La infanta Cristina ha estado visitando a su marido al menos dos veces al mes. Lo hacía desde Barcelona, a donde solía viajar por su relación laboral con La Caixa, o desde Ginebra, donde vive con sus hijos menores. La lucha judicial de Urdangarin contra su situación ha sido intensa. Había logrado salir de prisión varias veces a la semana para realizar tareas de voluntariado en el Hogar Don Orione, en Pozuelo de Alarcón (Madrid), y hasta había conseguido que el juez le permitiera salir dos fines de semana al mes, algo que ha cambiado en los últimos días. La Audiencia de Palma revocó la semana pasada los permisos de fin de semana al exduque, lo que le sume en una situación peor de lo que él se pensaba. Además, en Navidades disfrutó de su primer permiso penitenciario, casi una semana que pasó en Vitoria, con su familia al completo.

Tan bien se pensaba que le iban las cosas que incluso se atrevió a pedirle al juez que le dejara pasar algunos fines de semana en Ginebra, con su familia. El juez le denegó los permisos, es algo que no está previsto en la ley, pero si por un casual hubiera logrado la venia, de nada le habría servido.

Familia separada durante meses

Los presos, en el actual estado de alarma, no pueden moverse de la cárcel. Mientras, en ese nuevo calvario que le ha llevado a pasar de la semilibertad al aislamiento total, sus hijos y su mujer tampoco tienen capacidad de movimiento.

Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, en Vitoria. (EFE)
Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, en Vitoria. (EFE)

Tanto el Ecolint, colegio de Miguel e Irene, los pequeños Urdangarin de Borbón, como la Fundación Aga Khan, donde trabaja la infanta Cristina, han cerrado sus puertas y todo el trabajo se ha digitalizado. El pasado martes 31 de marzo, el ministro de Salud suizo, Alain Berset, consciente de que la llegada de temperaturas cálidas hace que la gente desee salir de su casa, pidió a la población que resista la tentación: “Debemos ser resistentes en la solidaridad”. Así que tanto la hermana del Rey como sus hijos pequeños siguen confinados en su casa de Ginebra.

LEA MÁS: Urdangarin puede salir dos fines de semana al menos pero no ir a Ginebra, como pretendía

No sabemos dónde están los otros dos hijos: Juan, el mayor, que pasaba largas temporadas en Madrid, y Pablo, el segundo, cuyo club de balonmano, el HBC Nantes, ha cerrado sus puertas, como toda la liga europea, por el coronavirus. Lo que sí sabemos es que el padre de familia, Iñaki Urdangarin, que veía la luz al final del túnel, ha vuelto a verse encerrado en ese total aislamiento en el que ha vivido los casi dos últimos años de su vida.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios