Carolina de Mónaco aprovecha la ausencia de Charlène: de desaparecida a omnipresente
  1. Casas Reales
PRIMERA DAMA SUPLENTE

Carolina de Mónaco aprovecha la ausencia de Charlène: de desaparecida a omnipresente

La princesa parece haberse convertido en la 'partner in crime' de Alberto en los últimos meses. La ausencia de su cuñada le ha dado mucho más protagonismo

Foto: Alberto y Carolina, en la Gala por la Salud del Planeta. (EFE)
Alberto y Carolina, en la Gala por la Salud del Planeta. (EFE)

Con septiembre tocando a su fin, son ya muchos meses los que Charlène de Mónaco lleva en Sudáfrica y no parece que se vaya a cumplir el pronóstico de su marido, cuando se aventuró a decir que podría regresar antes de lo previsto. Y si hay una beneficiada de la larga estancia de la exnadadora en su país, es Carolina de Mónaco, que está aprovechando a base de bien la ausencia de Charlène: ha pasado de estar prácticamente desaparecida a estar omnipresente. Y ha ganado mucho más peso y protagonismo en la agenda del principado.

La mayor de los hermanos Grimaldi se ha convertido en la 'parter in crime' del príncipe Alberto. El soberano se hace ahora acompañar de la aún esposa de Ernesto de Hannover para muchas citas institucionales. La última, la inauguración de tres plazas diferentes en el barrio de Larvotto. Una cita para la que Carolina tiró de esencia, con un dos piezas de Chanel -cómo no-, en color crema, además de los zapatos bicolor tan icónicos de la firma.

placeholder Carolina y Alberto, este sábado en Mónaco. (Palais Princier)
Carolina y Alberto, este sábado en Mónaco. (Palais Princier)

Era la última de una serie de citas en las que la princesa ha tenido que ejercer de primera dama. Solo unos días antes, también acompañaba a su hermano a la Gala por la Salud del Planeta. Y semanas atrás, la habíamos visto junto a él en el 30º aniversario de la Mission Enfance o en la Gala de la Cruz Roja. Pero no han sido las únicas apariciones de Carolina: también viajó al Liechtenstein para representar a la familia monegasca en el funeral de la princesa Marie, participó en un congreso del Centro Científico de Mónaco o, ya de carácter más familiar, acompañó a su sobrina Camille a la botadura de un barco con su nombre, e incluso a los hijos de la propia Charlène, Jacques y Gabriella, para celebrar el Día de las Mascotas.

Una intensa agenda que contrasta, y mucho, con la que Carolina tuvo el año pasado. Les hablamos en varias ocasiones de cómo había estado prácticamente desaparecida durante meses. Desde que asistiera al desfile de Chanel en París, a principios de año, nada se supo de ella hasta junio, cuando volvimos a verla en el funeral de su prima, Elisabeth-Ann de Massy. Aunque lo de 'verla' es un decir, ya que apareció con mantilla, gafas de sol y la correspondiente mascarilla. Pero lo que contaba era su presencia. Y estar, estuvo. Después vinieron varias citas públicas más, pero solo dos en la que coincidiría con su hermano, entre ellas la celebración del Día Nacional de Mónaco, de obligado cumplimiento para toda la familia.

placeholder Alberto y Charlène, seguidos por Carolina. (Reuters)
Alberto y Charlène, seguidos por Carolina. (Reuters)

Ahora bien, ¿qué diferencia hay entre este 2021 y el 2020 para que se haya visto tan alterada la agenda de la princesa Carolina y se haya convertido en la nueva 'socia' del soberano? Lógicamente, la pandemia pudo tener algo que ver en su 'desaparición'. Aunque es cierto que Alberto y Charlène retomaron sus actividades oficiales en mayo, mientras que Carolina no lo hizo hasta septiembre, cuando asistió, también de la mano de su hermano, a una velada nocturna para apoyar a la Ópera de Montecarlo, una de las iniciativas por las que más ha trabajado desde su papel en palacio.

Pero si hay algo que diferencia este 2021 es que Charlène de Mónaco no está en el principado. Así que no ha quedado otra: sí o sí, la hermana mayor de Alberto ha tenido que adquirir más relevancia, quizá más por necesidad del palacio y los protocolos que por voluntad propia. Pero, claro, teniendo en cuenta lo mucho que se ha hablado sobre la relación de las dos cuñadas -que puede no ser la más afectuosa-, lo cierto es que no deja de ser curioso que ahora Carolina se haya convertido en la sustituta habitual de la exnadadora y ejerza como indiscutible primera dama.

Carolina de Mónaco Princesa Charlene de Mónaco Alberto de Mónaco
El redactor recomienda