La reina Isabel II cancela otro compromiso muy importante en Glasgow
  1. Casas Reales
MOMENTO DELICADO

La reina Isabel II cancela otro compromiso muy importante en Glasgow

Una noticia que lamenta la soberana inglesa y que ha hecho saber mediante un comunicado. Lógicamente, por su avanzada edad, tienen que tomar precauciones

Foto: La reina Isabel II, en una visita a Edimburgo. (EFE)
La reina Isabel II, en una visita a Edimburgo. (EFE)

La reina Isabel II no va a presidir la ceremonia de recepción de los líderes mundiales en la cumbre del clima de Glasgow, una vez que los médicos le aconsejaran guardar descanso, según ha hecho saber el Palacio de Buckingham. Una noticia que lamenta la soberana inglesa y que ha hecho saber mediante un comunicado: "Su Majestad se siente decepcionada por no poder asistir a la recepción, pero trasladará un mensaje a los mandatarios y delegados en la COP26 a través de un discurso grabado previamente en vídeo".

Lógicamente, por su avanzada edad, tienen que tomar precauciones, lo que no impide que preocupe la salud de la reina, desde que tuviera que pasar noche en el hospital horas después de que se comunicara que se había cancelado su visita oficial a Irlanda del Norte, para conmemorar el 100 aniversario de la partición de la isla. Un acto simbólico de gran trascendencia, pero se hizo lo que se consideró más conveniente para su bienestar.

Una noche en el hospital

Los médicos reales le aconsejaron a Isabel II, de 95 años, que cancelara el viaje, lo que enseguida desató especulaciones sobre esta repentina decisión pocas horas antes de que fuera a producirse la visita. Como se creía desde un principio, la estancia en el hospital King Edward VII tenía la finalidad de realizarle un chequeo y la decisión se tomó para descartar cualquier dolencia importante y por precaución.

La reina Isabel recibió el alta al día siguiente y volvió al castillo de Windsor a la hora de comer y para reponerse. Siempre ha habido una enorme discreción en torno a su salud y todo parece indicar que esta era la primera vez en muchos años que tenía que ser hospitalizada, concretamente desde 2013 cuando se vio afectada por un virus estomacal que no tuvo mayores consecuencias.

Al día siguiente de su hospitalización ya se supo que la reina se encontraba con buen ánimo y que había retomado su trabajo con normalidad en su despacho de Windsor. Y lo que había quedado claro desde un primer momento es que su ingreso hospitalario no estaba relacionado con el coronavirus (aunque Palacio no ha desvelado si ha recibido la vacuna o no, se da por hecho).

placeholder Felipe de Edimburgo, marido de la reina Isabel II. (EFE)
Felipe de Edimburgo, marido de la reina Isabel II. (EFE)

Aunque ha demostrado una salud y fortaleza insuales, tiene 95 años y hace tan solo unos meses perdió a su marido, Felipe de Edimburgo, a los 99 años, lo que no impidió que ella enseguida retomase su agenda habitual debido a su contrastado sentido del compromiso con su institución y su país. Prueba de su fortaleza es que la semana previa a su hospitalización había recorrido unos 1.000 kilómetros y había atendido 15 compromisos.

Necesita un bastón

Hace tan solo unos días la vimos por primera vez usando un bastón para apoyarse al caminar, lo que podía interpretarse como un indicio del paso del tiempo, pero aun así, había sido la anfitriona de una cumbre de inversores en el castillo de Windsor, donde mostró su simpatía habitual, pues la sonrisa es una de sus características más señaladas.

Aunque fuentes cercanas a la reina de Inglaterra creían que mejoraría pronto y será capaz de mantener una serie de encuentros y audiencias esta semana, e incluso presidir el congreso sobre el cambio climático de Glasgow, sus predicciones, como ha quedado ahora demostrado, se han cumplido a medias.

placeholder El príncipe Andrés, su mayor fuente de preocupación. (Getty)
El príncipe Andrés, su mayor fuente de preocupación. (Getty)

No se puede decir que los últimos meses hayan resultado sencillos para Isabel II, que no solo ha enviudado, también ha tenido que gestionar la espinosa situación que han propiciado su nieto príncipe Harry y su mujer, Meghan Markle, y, sobre todo, el hundimiento público del que se cree es su hijo favorito, el príncipe Andrés, acusado de haber mantenido relaciones sexuales con una menor, Virginia Roberts, vinculada a su amigo Jeffrey Epstein, quien fuera encontrado muerto en su celda de Nueva York el 10 de agosto de 2019, repudiado como pedófilo y proxeneta

Como decíamos, la soberana recuperaba su agenda y reaparecía sonriente y con aplomo en el castillo de Windsor en dos audiencias con los nuevos embajadores en Reino Unido de Corea del Sur y de Suiza. Aunque tuvo que ser mediante videoconferencia, pues debía seguir las recomendaciones médicas que así se lo habían indicado.

placeholder La reina Isabel, en las audiencias virtuales antes de la cancelación. (Buckingham Palace)
La reina Isabel, en las audiencias virtuales antes de la cancelación. (Buckingham Palace)

La reina Isabel II goza de una popularidad inmensa y no se ha resentido en ningún momento por los escándalos que han propiciado sus hijos, sus nueras e incluso sus nietos. Quizás su momento más delicado tuvo lugar cuando murió Lady Di en un accidente de tráfico en París y se vio obligada a salir en público para loar las virtudes de su díscola nuera con la que no había tenido la mejor de las relaciones. Sin embargo, consiguió revertir la situación e incluso su hijo, el príncipe de Gales, se pudo casar con la que había sido su amante, Camilla Parker-Bowles, con absoluta normalidad. Es él el heredero del trono y mucho se ha especulado con la posibilidad de que pudiera ceder el paso a su hijo Guillermo, uno de los Windsor mejor valorados.

Isabel II
El redactor recomienda