Saltan las alarmas en Reino Unido: la reina Isabel II cancela su agenda
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL BRITÁNICA

Saltan las alarmas en Reino Unido: la reina Isabel II cancela su agenda

La reina de Inglaterra tenía prevista para este miércoles una visita a Irlanda del Norte de dos días de duración. Finalmente no podrá asistir por prescripción médica

Foto: Isabel II, muy sonriente en el Royal Windsor Horse Show. (Gtres)
Isabel II, muy sonriente en el Royal Windsor Horse Show. (Gtres)

Alarmas en Reino Unido. Isabel II ha cancelado su agenda por motivos de salud. La reina tenía prevista para este miércoles una visita a Irlanda del Norte, donde veíamos al príncipe Guillermo y Kate Middleton hace solo unos días, que ha tenido que cancelar. "La reina ha aceptado los consejos médicos acerca de que tiene que descansar los póximos días. La reina se encuentra bien y lamenta no poder visitar Irlanda del Norte, donde tenía que ir para cumplir con unos compromisos tanto en el día de hoy como mañana. La reina manda sus mejores deseos a la gente de Irlanda del Norte, y está deseando visitar la zona próximamente", reza el comunicado.

Los médicos aconsejan reposo a la Reina de Inglaterra

Los diarios británicos no han tardado en hacer saltar las alarmas, e incluso se ha especulado con que la baja de Isabel II podía deberse al coronavirus, una información que han negado desde Buckingham Palace, aunque no se han dado más detalles acerca de la indisposición de la reina. No es la primera vez que Isabel II tiene que cancelar un acto por razones médicas, y a pesar de que siempre se crea una gran expectación debido a su avanzada edad, ya que cumplirá 96 años el próximo abril, siempre suelen ser problemas puntuales sin más trascendencia.

placeholder La reina Isabel, este martes. (Reuters)
La reina Isabel, este martes. (Reuters)

De hecho, este mismo martes presidía una recepción en el castillo de Windsor, acompañada del príncipe Carlos y del príncipe Guillermo, y su aspecto era el de siempre, sin que en ningún momento pareciera que estaba indispuesta. Allí recibió a líderes empresariales y embajadores mundiales, con motivo de la Global Investment Summit, celebrada en Londres ese mismo día. Isabel II sonrió, estrechó manos y charló con los numerosos invitados, entre los que estaba incluido Bill Gates, solo dos días después de la boda de su hija, siempre aparentemente bien y con la actitud habitual en estas citas.

Es más, algunos medios señalan que ha aceptado las recomendaciones médicas "a regañadientes", puesto que su intención era continuar con la agenda prevista en Irlanda, que incluía diversos compromisos durante dos jornadas. Uno de ellos, un servicio religioso en la ciudad de Armagh este jueves junto al primer ministro, Boris Johnson, para conmemorar el centenario de la partición y la fundación de Irlanda del Norte.

placeholder La reina, junto a Boris Johnson en Windsor. (Reuters)
La reina, junto a Boris Johnson en Windsor. (Reuters)

Cuando se retiró al castillo de Windsor y canceló su agenda de forma indefinida por motivos de la pandemia, algunas voces se atrevieron a apuntar incluso que la reina Isabel se marchaba para no volver. Pero nada de eso. Y es que, desde que pudo volver a retomar su agenda casi con normalidad hace unos meses, la monarca no ha parado. Solo en las dos últimas semanas ha tenido 14 compromisos, incluyendo una jornada completa en Gales, con el ajetreo que eso supone. Y solo durante este martes, antes de la recepción por la Global Investment Summit, tuvo tres citas oficiales en solitario.

La vitalidad y ganas de cumplir con la Corona de Isabel II han quedado sobradamente demostradas en los últimos años, en los que la edad no ha sido ningún impedimento para llevar a cabo su agenda o incluso empezar a preparar las celebraciones de su jubileo de platino. De hecho, no hace muchos días rechazaba el premio Ancianita del Año, que cada año concede la revista 'The Oldie', dirigida a un público de avanzada edad. Entre sus argumentos para declinar la aceptación del premio, explicó que "uno es tan viejo como se siente" y ella considera que no cumple los criterios para ser reconocida con él.

placeholder La reina Isabel, en una imagen reciente. (Reuters)
La reina Isabel, en una imagen reciente. (Reuters)

En estos 95 años, no se puede decir que la reina Isabel haya tenido muchos problemas de salud, al menos graves y que den motivo de preocupación. Cierto es que no es difícil que salten las alarmas en cuanto se ve obligada a cancelar un compromiso, pero han sido pocas veces. Un fuerte resfriado en las navidades de 2016 hizo que su ausencia en la misa de Navidad en Sandringham se hiciera notar mucho. Posteriormente, fuentes de palacio aseguraron que volvía a tener los problemas de rodilla que la llevaron a pasar por quirófano en 2003. Y no ha pasado desapercibido que en algunos compromisos recientes ha tenido que llevar bastón.

Achaques y problemas puntuales que, aunque preocupan dada su edad, siempre ha superado, volviendo a su agenda oficial en cuanto los médicos se lo han permitido. Así que, a pesar de las alarmas que ya inundan los titulares de la prensa británica, no hay razón para pensar que esta vez será diferente.

Isabel II
El redactor recomienda