Muere Olghina de Robilant, novia de juventud del rey Juan Carlos y musa de La Dolce Vita
  1. Celebrities
CELEBRITY ARISTÓCRATA

Muere Olghina de Robilant, novia de juventud del rey Juan Carlos y musa de La Dolce Vita

Las cartas de amor que ella y un joven Juan Carlos intercambiaron en los años 60 se hicieron públicas hace unos años

Foto: Olghina de Robilant. (Getty)
Olghina de Robilant. (Getty)

Este domingo 28 de noviembre ha muerto en Limido, en la provincia de Como, la condesa, periodista y escritora Olghina de Robilanta los 87 años a causa de una enfermedad.

Nacida en Venecia el 3 de noviembre de 1934, fue en Roma, tras trasladarse a esta ciudad, donde se convirtió en una de las grandes protagonistas de la jet set y en una celebrity muy solicitada por todos los medios. Su fama está ligada a dos episodios de la película de Federico Fellini, La Dolce Vita. Uno, el striptease de Aike Nana en un club de Trastevere. Otro, el famoso baño de Anita Ekberg en la Fontana de Trevi.

Foto: Don Juan Carlos y doña Sofía. (C. Real)

Olghina de Robilant llegó a Roma en 1958 y el 5 de noviembre de ese mismo año, durante la celebración por su vigésimo cuarto cumpleaños en el restaurante Rugantino de Trastevere, tuvo lugar un famoso striptease de la bailarina turca Aïché Nana. Este hecho supuso oficialmente el primer escándalo de la Dolce Vita romana por el que se inspiró Federico Fellini para su película. En cuanto al baño de la Fontana de Trevi que se dio Anita Ekberg como protagonista, hay que decir que la condesa lo hizo antes y de verdad, una decisión que tomó después de perder una apuesta.

placeholder Anita Ekberg y Marcello Mastroianni en el rodaje de 'La Dolce Vita' (1960), de Fellini. (EFE)
Anita Ekberg y Marcello Mastroianni en el rodaje de 'La Dolce Vita' (1960), de Fellini. (EFE)

Entre los muchos amores importantes que vivió, junto a hombres como Ernest Hemingway, Truman Capote, el rey Umberto de Savoya, Federico Fellini, Onassis, Burt Lancaster, Tony Curtis o Alain Delon, en España destacó su relación con el rey Juan Carlos en los años 60, cuando el padre de Felipe VI era príncipe y estudiaba con 18 años en la Academia de Zaragoza. Olghina de Robilant tenía por aquel entonces 22 años.

La revista italiana ‘Oggi’ publicó las cartas de amor entre el entonces cadete y la joven condesa. En España la acusaron de traidora por haber vendido la correspondencia, una acusación que siempre negó y que efectivamente nunca se pudo comprobar.

En esas cartas, don Juan Carlos le declaraba su amor: “Sabes que estoy enamorado de ti como ninguna otra chica hasta hoy. Pero también sabes que, por desgracia, no puedo casarme contigo. Debiendo, por tanto, escoger, creo que Gabriela (de Saboya) es la más conveniente”.

placeholder Entrevista a Olghina di Robilant en Tiempo.
Entrevista a Olghina di Robilant en Tiempo.

En cualquier caso, la condesa Olghina explicó en ‘Tiempo’ que en 1985 tuvo la idea de escribir un libro sobre aventuras y desventuras de los Reyes en el exilio. En el año en que se carteaba con el príncipe Juanito (como ella lo llamaba), los condes de Barcelona y sus hijos vivían su exilio en Estoril. En ese libro, Olghina adjuntaría documentación, fotos y, por supuesto, las famosas cartas. “Nadie demostró interés por el proyecto. Se me hizo saber que el director de un semanario estaría dispuesto a comprarlas, no para publicarlas, sino como material histórico”.

“Nunca estuvimos comprometidos”, reconoció Olghina hace unos años en El País, “pero nos mantuvimos en contacto hasta 1960. Nos escribíamos cartas y coincidíamos en viajes y fiestas. La prensa se ha referido a menudo a nuestra relación como algo más que una amistad y yo nunca lo he negado”.

placeholder El rey Juan Carlos en una imagen de archivo. (Getty)
El rey Juan Carlos en una imagen de archivo. (Getty)

En 1966, Olghina de Robilant se casó con el pintor Antonello Aglioti. El matrimonio no duró mucho. La condesa ha dejado hoy huérfanas de madre a sus dos hijas, Paola y Valentina ya que fue madre soltera con 25 años. En aquellos años quisieron relacionar esa maternidad con don Juan Carlos. Algo que ella engó de manera tajante en 1988: “No quiero revelar el nombre del padre, un romano casado y con hijos, pero ante aquellos que lancen insinuaciones, él no se demoraría en reivindicar públicamente la paternidad de su hija”.

Rey Don Juan Carlos
El redactor recomienda