Alejandra Domínguez, novia de Enrique Solís, nos confiesa sus secretos de belleza: "Solo me intento seducir a mí misma"
  1. Estilo
  2. Belleza
trucos beauty

Alejandra Domínguez, novia de Enrique Solís, nos confiesa sus secretos de belleza: "Solo me intento seducir a mí misma"

Ecléctica, muy exigente consigo misma y defensora de un concepto de belleza que prima lo que favorece a cada uno por encima de las tendencias, Alejandra Domínguez defiende su propia voz como maquilladora y nos revela algunos de sus trucos

placeholder Foto: Alejandra Domínguez. (Eme Jewels)
Alejandra Domínguez. (Eme Jewels)

Su look en la boda de Carlos Fitz-James y Belén Corsini no tardó en convertirse en uno de los más comentados por su atrevida elección, un traje a cuatro colores (blanco, rosa, morado y naranja), firmado por Antonio García e inspirado en diseños de los ochenta de firmas como Giorgio Armani, Yves Saint Laurent o Carolina Herrera. Para el evento, Alejandra Domínguez recogió su frondosa melena dorada en un moño bajo, para no robarle protagonismo al outfit. Sin embargo, es precisamente su cabellera una de sus señas de identidad. Su secreto, como ella misma nos confiesa, además de tener como inspiración la salvaje melena de Rosario Flores, es no utilizar mascarilla ni secador. “Me gusta el pelo natural, sin peinar y un poco alocado, con rizos y volumen, leonino”, asegura.

Tras la ceremonia, cuando se encontraba en los jardines del palacio de Liria, Alejandra decidió soltar su melena llena de volumen y ondas deshechas y hacer uso de la fuerza que esta le aporta para afrontar las críticas que su outfit había despertado entre el público y continuar con el día siendo ella misma. Aunque afirma que nunca se ha realizado ningún tratamiento hidratante o antiencrespamiento porque le gusta la melena salvaje y natural, sí presta especial cuidado a sus puntas. Sin mascarilla de por medio, su rutina es sencilla: champús de Oribe y Redken, el acondicionador que tenga a mano y aceite para nutrir las puntas.

Cuando se trata del panorama beauty, Alejandra Domínguez tiene mucho que decir. Además de defender su propio concepto de belleza -“para mí es armonía, enigma, atractivo, elegancia, lo diferente y atípico, lo fuera de lo común y a la vez estético y apetecible, sutil y carismático, distinguido tanto desde el punto de vista de lo refinado como desde el punto de vista de lo único. Me gustan las personas diferentes, las bellezas más atípicas y menos obvias y comerciales, con facciones marcadas”-, también se ha convertido en una demandada maquilladora y peluquera de bodas.

Su búsqueda a la hora de maquillar y maquillarse es sencilla: intentar sacar lo mejor de cada uno sin que pierda su esencia. En su neceser de belleza no hay hueco para las modas, pero sí para las máscaras de pestañas, Megavolumen Collagene y Xfiber False Lash (14,90€ en El Corte Inglés), ambas de L’Oréal Paris, y las bases de maquillaje para dejar una piel bonita sobre la que trabajar, Parure Gold (73€ en El Corte Inglés) o L’Essentiel High Perfection (48,80€ en El Corte Inglés), ambas de Guerlain.

placeholder Algunos de los cosméticos estrella de Alejandra Domínguez.
Algunos de los cosméticos estrella de Alejandra Domínguez.

“No creo en las modas, de hecho no ha salido de mi boca jamás decir ‘esto se lleva ahora’. Creo que lo bello es eterno, como en la arquitectura, la pintura, el cine, etc. La moda, como arte que es (como las anteriores), si se hace con calidad y con buen gusto (aunque haya gente que no lo entienda, como no se entienden a veces las obras de arte), siempre se podrá poner. Creo que mi estilo es reflejo de este pensamiento, de seguir la belleza sin importar las tendencias, de ver lo que favorece, y de una sensibilidad innata de la que estaré eternamente agradecida. Y aunque tenga un look muy definido, aunque suene incoherente, simultáneamente me considero ecléctica”.

Como señala, la frase atribuida a Yves Saint Laurent que reza 'fashions fade, style is eternal' se ha convertido en una valiosa lección que aplica a distintas facetas de su vida. "La belleza es efímera, todos envejecemos por suerte (si no lo hacemos es que hemos perecido en el camino), pero la clase, el estilo y la elegancia trascienden a los años, como lo que respondía en la anterior pregunta, y eso es belleza en mi lenguaje”.

placeholder Alejandra Domínguez por Antonio Terrón y Carla Aguilar para Eme Jewels.
Alejandra Domínguez por Antonio Terrón y Carla Aguilar para Eme Jewels.

Uno de sus rasgos más distintivos son sus gruesas y definidas cejas, ahora convertidas en más que indudable tendencia, pero con su propia historia. Cuando comenzó su andadura en el mundo de la moda, Alejandra dejaba que se las depilasen, “pero me veía rara, había algo que no me gustaba, así que decidí dejarlas crecer ya por el año 2006-2007", confiesa. En la actualidad las deja al natural y tan solo utiliza cepillo de dientes y aceite de ricino para domarlas.

Teniendo en cuenta que, a principios de los 2000, las normas dictaban que las cejas cuanto más finas y más ‘locos años 20’, mejor, que la maquilladora optara por respetar la forma natural de las suyas es una declaración de intenciones que explica su filosofía de “si a mí me gusta, me da igual lo que los demás puedan pensar, porque sentirse cómodo es esencial para ser uno mismo”, un lema que defiende y lleva a cabo en su look diario.

Sus apariciones en las boda de los duques de Huéscar y los condes de Osorno la han puesto en el radar de la moda por sus estilismos atrevidos, elegantes y rompedores, acompañados siempre de un cuidadísimo look beauty. “Cuando me arreglo, a la única persona que pretendo seducir es a mí misma, que no es poco, porque soy superexigente. Pero si a mí me gusta, me da igual lo que los demás puedan pensar, porque sentirse cómodo es esencial para ser uno mismo”, explica Alejandra, para la que estar cómoda es la mejor forma de transmitir.

¿Tienes algún ritual beauty o cómo te preparas para un día especial como la boda del pasado fin de semana? "Pues sí que suelo hacer un ritual el día de antes, el cual consiste en aplicar sobre el rostro limpio mi mascarilla preferida: Cellular 3-minute Peel de La Prairie (207€ en El Corte Inglés), luego me pongo la máscara de luz led de Unicskin (298€ en El Corte Inglés) -15 minutos de luz roja antiedad y otros 15 minutos de luz amarilla para la luminosidad- y, por último, aplico la mascarilla Skin Caviar Luxe Sleep Mask de La Prairie (324€ en El Corte Inglés), que dejo toda la noche. Y, por supuesto, intentar descansar bien esa noche, que en mi caso consiste en dormir todo lo que pueda”, algo que, como nos confiesa, no consiguió la noche previa a la boda de los condes de Osorno y por ello acudió a la ceremonia con un intenso dolor de cabeza.

placeholder Alejandra Domínguez por Antonio Terrón y Carla Aguilar para Eme Jewels.
Alejandra Domínguez por Antonio Terrón y Carla Aguilar para Eme Jewels.

Su extenso ritual de belleza preboda no hace sino dejar constancia de su pasión por el cuidado de la piel, algo que ella misma resalta: “Me apasiona la cosmética en todos sus ámbitos, soy una auténtica friki. Ya sean perfumes, skincare o maquillaje”. Cuando le preguntamos por su rutina de belleza diaria, por supuesto, la repuesta de Alejandra Domínguez es tan precisa y detallada como pulida y elegante es su imagen:

  1. Todo comienza con la limpieza: “Me limpio la cara con la leche VIP de Biologique Recherche, la cual enjuago muy bien para que no quede ningún residuo y pueda penetrar el tratamiento posterior, y con Cleansing Complex de Is Clinical”.
  2. Preparar la piel: “Posteriormente aplico el tónico Complexion Renewal Pads de ZO Skin Health, solo una vez al día. Ahora en verano lo aplico de noche. Durante el invierno de día”.
  3. Un sérum para cada ocasión: “Por la mañana me pongo el sérum de vitamina C de Is Clinical: Pro Heal, y por la noche Active Serum también de la misma marca. Ahora en verano, como me gusta tomar el sol, cambio el sérum de la noche que era más agresivo por Hydra-Cool, también de Is Clinical”.
  4. La hidratación que no falte. Aunque la crema hidratante es un paso que no siempre utiliza, el contorno de ojos Sérum Eye R Repair de la línea Abeille Royal de Guerlain (108€ en Sephora). Tampoco se olvida del bálsamo Eight Hour de Elizabeth Arden (25,99€ en Sephora) para tratar los labios antes de acostarse.

Para completar el tratamiento, Alejandra aplica la misma mascarilla efecto peel de La Prairie, seguida de la mascarilla de noche de caviar, también de la misma marca. Por si fuera poco, dice que intenta utilizar a diario la Led Korean Mask de Unicskin, creando una completísima rutina de cuidado en la que la piel es la principal protagonista y es que, además de sus largas y curvas pestañas y de su indudable estilo, la guinda de la belleza única e irrepetible de Alejandra está en su meticulosidad a la hora de cuidarse.

Enrique Solís Tello Color cabello Cabello Tutorial maquillaje Maquillaje
El redactor recomienda