Loading

Loading

Menú
El radical flequillo de Blanca Suárez: muy corto y muy recto… ¿Tendencia a la vista?
  1. Estilo
  2. Belleza
Cortes de pelo para el otoño

El radical flequillo de Blanca Suárez: muy corto y muy recto… ¿Tendencia a la vista?

Blanca Suárez ha decidido apurar aún más su breve flequillo con la versión más recta y precisa del baby bang, un tijeretazo sin precedentes que amenaza con ser la tendencia del otoño

Foto: Blanca Suárez, en la presentación de 'El verano que vivimos', con mechones desfilados y el cabello más claro. (Getty/Carlos Álvarez)
Blanca Suárez, en la presentación de 'El verano que vivimos', con mechones desfilados y el cabello más claro. (Getty/Carlos Álvarez)

Igual que los buenos discos siempre ven la luz en el otoño, las tendencias capilares más atrevidas llegan tras el verano. Eso de ‘año nuevo, look nuevo’ en las primeras semanas de enero no se materializa con tanta rotundidad como en otoño, momento en el que el corte de pelo y la nueva coloración son mucho más efectivos, principalmente porque, tras el verano, el cabello está dañado y necesita reparación y puesta a punto.

Además, ya puestos, si hay dos tendencias capilares que cada año se materializan entre los meses de septiembre y octubre son los colores rojizos y los flequillos. Da igual el año que haya acontecido, los tonos cobrizos conforman la paleta básica del otoño, pudiendo variar el subtono o la técnica. Del mismo modo, los flequillos son bienvenidos en la estación, como si nos sintiéramos Andrea Sachs al hacerse chic en ‘El diablo viste de Prada’. Más finos, más gruesos -como el strong fringe-, más marcados, más naturales… Casi todo vale. Y en esta carrera hacia el cambio de look con vistas al otoño más potente y arriesgado, Blanca Suárez acaba de alzarse con el primer premio.

A unas semanas de arrancar la estación, la actriz reaparecía haciendo un alto en sus vacaciones de agosto, con un corte de pelo como nunca antes. Si bien es cierto que Blanca es una de las pocas celebrities que, realmente, se atreve con los cambios de look más radicales, siendo capaz de decolorarse el cabello en blanco o de lucir maquillajes y peinados rompedores, esta versión ultracorta y rectísima del baby bang. Hace años, Blanca Suárez ya sorprendió al aparecer en plena alfombra roja con el mismo flequillo, el truco estaba entonces en que se trataba de un postizo.

placeholder El flequillo baby bang curvo de Blanca Suárez. (Instagram/@blanca_suarez)
El flequillo baby bang curvo de Blanca Suárez. (Instagram/@blanca_suarez)

El complicado estilismo, que abarca toda la frente, es uno de esos cortes de pelo solo indicado para una fisionomía concreta, rostros ovalados y con una frente no demasiado prominente ni tampoco demasiado estrecha, pues el corte sería mucho más apurado.

Antes de comenzar el verano, Blanca ya mostró la primera versión de este flequillo corto. No entraba dentro de la clasificación de baby bang al no ser ni tan corto ni tan grueso. La estilista a cargo, María Roberts lo calificó 'bang X' y se parecía al flequillo Cannes que vimos en el festival de cine y del que Charlbi Dean Kriek es la perfecta embajadora. Durante todo el verano, la actriz ha lucido el bang X con maestría, adaptándolo tanto a los looks playeros como a estilismos más elaborados, pero sin rastro de encrespamiento o de ‘bad hair days’.

Puede que este dominio del flequillo corto durante una estación como el verano la haya terminado por convencer de las bondades de los flequillos XS y por ello ahora a su regreso a la ciudad haya optado por radicalizar su flequillo en un milimétrico baby bang.

placeholder El flequillo baby bang curvo de Blanca Suárez. (Instagram/@blanca_suarez)
El flequillo baby bang curvo de Blanca Suárez. (Instagram/@blanca_suarez)

Como se aprecia en las fotografías que la actriz compartía en Instagram, para conseguir ese flequillo que se abre en abanico y abarca toda la frente, el corte comienza seccionando el cabello unos centímetros atrás. Su largo, aunque más corto que el flequillo preverano, tiene la longitud perfecta para poder peinarlo curvo y así aportar volumen y peinarlo al estilo del flequillo Cannes. La forma en la que los mechones caen sobre el rostro también es distinta. Podría considerarse como corte recto, sin embargo, cae de forma cóncava. La distancia entre el flequillo y la ceja es de un centímetro y medio, y según se aproxima a la zona central de la frente, esta distancia se va ampliando sutilmente.

placeholder El flequillo corto de Blanca Suárez durante sus vacaciones. (Instagram/@blanca_suarez)
El flequillo corto de Blanca Suárez durante sus vacaciones. (Instagram/@blanca_suarez)

Una de las claves para que este tipo de flequillos queden geométricamente pulidos es comenzar cortándolo a mitad de la frente y, partiendo de ahí, ir desfilando las puntas para que quede más natural y tenga movimiento. Podría decirse que es la versión más tupida del flequillo que Daphne Bridgerton pusiera de moda hace un par de años.

El resultado final es el de un rostro que parece enmarcado por el flequillo, potenciando su forma ovalada, en parte también gracias al resto de la melena de la actriz, que sí se ha mantenido larga. La coloración también acompaña al corte de pelo pues, por un lado, se mantiene el castaño oscuro natural de Blanca Suárez, pero a la altura de las mejillas surgen las coloraciones anteriores, un par de tonos más claras. El efecto es del de un cabello con más luz y movimiento.

El indudable tono bronceado de la piel de Blanca y su maquillaje con unos ojos ahumados en sombras, tierra y unas potentes cejas -muy definidas y gruesas- ponían el broche de oro al perfecto look de transición entre el verano y el otoño.

Otra de las mejores melenas de España que también se preparaba para arrancar el curso escolar con cambio de look era Rocío Osorno. La influencer recurría de nuevo a su esponjoso flequillo desfilado, capaz de aparecer o desaparecer al gusto y que le da muchísimo juego a su melena larga. Coincide con el estilismo de Blanca Suárez precisamente en eso, en la defensa de las melenas largas y en las coloraciones chocolates muy iluminadas pero con sutileza.

Igual que los buenos discos siempre ven la luz en el otoño, las tendencias capilares más atrevidas llegan tras el verano. Eso de ‘año nuevo, look nuevo’ en las primeras semanas de enero no se materializa con tanta rotundidad como en otoño, momento en el que el corte de pelo y la nueva coloración son mucho más efectivos, principalmente porque, tras el verano, el cabello está dañado y necesita reparación y puesta a punto.

Tendencias de belleza
El redactor recomienda