Solidaridad y cocina, las dos pasiones que el chef José Andrés une en su día a día
  1. Famosos
Al pie del cañón

Solidaridad y cocina, las dos pasiones que el chef José Andrés une en su día a día

Premiado por su labor solidaria con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia, José Andrés no deja que el éxito se le suba a la cabeza y continúa ayudando

Foto: El chef José Andrés, haciendo el saque de honor en octubre de 2019. (EFE)
El chef José Andrés, haciendo el saque de honor en octubre de 2019. (EFE)

Si hablamos de 'marca España', seguro que muchos pensarán en José Andrés, porque ha llevado el nombre de nuestro país con orgullo allí donde ha triunfado y lo ha hecho defendiendo unos valores que son dignos de admirar. El cocinero ha querido marcar la diferencia en el mundo y lo hace a través de una de sus grandes pasiones, la cocina.

A través de su ONG ha estado arrimando el hombro en numerosas tragedias a lo largo del globo -hace poco estaba con su equipo en Nueva Orleans-; sin embargo, no se olvida de sus raíces y también han estado dándolo todo en La Palma, repartiendo comida y poniendo su granito de arena tras la erupción del volcán Cumbre Vieja. Esta tragedia ha conmocionado a la sociedad; famosos como Paula Echevarría mostraron su apoyo a los palmeros y otros como Jon Kortajarena han viajado a la isla para ayudar.

"Mientras el volcán siga emitiendo lava y cenizas, seguiremos proporcionando comida a los residentes evacuados, a los refugios y a los equipos de emergencias", escribían en la cuenta de Instagram de World Central Kitchen, que llevan un mes en la isla. "Hasta el momento hemos servido 27.000 comidas, y seguimos cocinando".

José Andrés puso la maquinaria de su ONG en marcha, pero no se ha quedado ahí, también ha asegurado que donará para los damnificados por la catástrofe el importe económico recibido por su Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2021, que anunciaron el pasado mes de junio que se le entregaba como reconocimiento a su labor solidaria. De hecho, no solo donará su parte del premio, también lo doblará con su patrimonio.

La ONG World Central Kitchen se ha convertido en un gran apoyo para muchas familias; de hecho, el papel de esta asociación durante los meses de pandemia ha sido encomiable, ofreciendo más de dos millones de comidas en España y 16 millones en los Estados Unidos. José Andrés fundó esta organización solidaria junto a su mujer Patricia, a la que cariñosamente llaman Tichi.

placeholder El chef José Andrés, ayudando durante la pandemia. (EFE)
El chef José Andrés, ayudando durante la pandemia. (EFE)

El camino de José Andres ha sido muy largo, cuenta con muchos años de trabajo, esfuerzo y sacrificio hasta llegar hasta donde está hoy día. Seguramente el jovencito que nació en Mieres (Asturias) hace 51 años, aunque pronto se mudó junto a su familia a Barcelona, ni siquiera podía sospecharlo. Desde muy joven tuvo claro que la cocina era su pasión y por eso lo apostó todo a ello sin amilanarse.

Con apenas quince años dejó el colegio para ingresar en la Escuela de Restauración y Hostelería de Barcelona, un primer paso necesario para aprender que fue clave, porque le abrió las puertas de grandes cocinas; de hecho, se formó con uno de los mejores, en El Bulli, el restaurante del cocinero Ferran Adrià, que fue uno de los responsables de exportar la cocina española por el mundo. Eso sí, lo hizo tras pasar un tiempo a bordo del buque Juan Sebastián Elcano, sirviendo a la Armada Española.

placeholder José Andrés, haciendo el saque inicial antes de un partido de béisbol. (EFE)
José Andrés, haciendo el saque inicial antes de un partido de béisbol. (EFE)

José Andrés nunca quiso quedarse parado. Tanto es así que su fama no ha dejado de crecer fuera de nuestras fronteras. En 1991 decidía lanzarse a la aventura y se mudaba a Estados Unidos para trabajar en un restaurante de Nueva York. Desde entonces ha estado a caballo entre ambos países, porque no es de los que olvidan sus orígenes.

Gracias a su restaurante Jaleo, la semilla del imperio que ostenta hoy día, los norteamericanos pudieron descubrir uno de los placeres de la gastronomía española, las tapas. Tras ese primer paso ha ido presentándoles otros muchos productos, como los aceites o los vinos, igual de deliciosos y de desconocidos al otro lado del charco.

placeholder El chef José Andres, en una imagen de archivo. (Reuters)
El chef José Andres, en una imagen de archivo. (Reuters)

Su fama creció, entre otras cosas, gracias al programa semanal de cocina ‘Vamos a cocinar’, que emitía RTVE, que protagonizó entre los años 2005 y 2008, donde no solo pudimos ser testigos de la energía y caos organizado que desprende en la cocina, sino de su gran simpatía y saber estar frente a las cámaras. Por supuesto, también nos permitió apuntar algunas de sus recetas, como su ya famosa tortilla de patatas con chips de bolsa.

En esta aventura imparable no ha estado solo, Tichi ha estado a su lado, convertida en su mejor apoyo y su red de seguridad. Con ella se casó en 1995, tras un año y medio de relación, una decisión de la que no se arrepienten, puesto que han demostrado ser un estupendo equipo, creciendo juntos a lo largo del tiempo.

Con Tichi comparte los valores solidarios que les llevaron a fundar la ONG, pero también otros que aprendió durante su tiempo en Elcano, como que para obtener la recompensa es necesario previamente haber trabajado duro. Esto se lo han inculcado a sus tres hijas, Carlota, Inés y Lucía, de las que está muy orgulloso. Prueba de ello es el tierno mensaje que le dedicó a la mayor, Carlota, cuando se graduó en la escuela de negocios New York University Leonard N. Stern. "¡Orgulloso de mi hija Carlota! (...) Todavía recuerdo sujetarla entre mis brazos segundos después de que naciera", recordaba emocionado. "El tiempo no se detiene, ¡disfruten cada segundo!".

Ellas son su mejor apoyo también en los momentos complicados, como cuando José Andrés decidió plantarle cara a uno de los hombres más poderosos del mundo, comenzó una batalla con Donald Trump. Durante el tiempo que este fue presidente de los Estados Unidos, el chef se mostró muy crítico con sus políticas y sus decisiones, lo que le costó algunos disgustos.

placeholder José Andrés, junto al presidente Obama. (Reuters)
José Andrés, junto al presidente Obama. (Reuters)

Por ejemplo, en 2018 fue invitado a la fiesta del elitista Alfalfa Club, pero no le dejaron entrar en la fiesta posterior, y por eso acusó a Ivanka Trump de vetarle en redes sociales, aunque más adelante tuvo que rectificar. “Gracias @CafeMilanoDC y Franco por las disculpas. Entiendo que fue un malentendido. ¡Todavía es difícil entender por qué yo fui la única persona a la que no dejaron entrar!”, escribía aceptando, a regañadientes, las explicaciones recibidas.

Este era un conflicto que venía de lejos, concretamente de 2016, cuando José Andrés se negaba a seguir trabajando para las empresas del presidente porque estaba en contra de sus políticas migratorias. “Íbamos a ser socios, pero no me gustó su forma de hablar de los inmigrantes”, le contaría más adelante José Andrés a Jesús Calleja durante el programa de ‘Planeta Calleja’ que compartieron.

placeholder José Andrés, en los Oscar en 2019 junto a Diego Luna. (Reuters)
José Andrés, en los Oscar en 2019 junto a Diego Luna. (Reuters)

“Él me demanda por nueve millones de dólares por incumplir el contrato, pero yo, más humildemente, le demando de vuelta por ocho millones. Dos años después, nuestros abogados llegaron a un acuerdo por detrás. No sé más”, continuaba, explicando el desenlace del conflicto.

Ahora todas esas cuestiones forman parte del pasado y el chef se prepara para encarar un futuro en el que ayudar a los demás seguirá siendo una de sus prioridades. La noticia de su Premio Princesa de Asturias fue recibida con gran alegría por parte de todos, como el padre Ángel de Mensajeros de la Paz, con quien colabora activamente el cocinero, que ha podido hablar directamente con Jose Andrés: "Me ha dicho que está muy feliz". La ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias será el 22 de octubre y contará con la presencia de la princesa Leonor, que ha vuelto a casa para la ocasión.

Grandes chefs
El redactor recomienda