Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler: 'La fiesta del chivatazo'
  1. Noticias
EL PERUANO ESCRIBE AHORA SU NOVELA EN PAPEL CUCHÉ

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler: 'La fiesta del chivatazo'

Desde la década de los 60, Vargas Llosa ha escrito novelas de éxito que le han consagrado como novelista. Ahora escribe su obra más personal y lo hace encuadernándola en papel cuché

Foto:

Con casi una veintena de novelas escritas, un premio Planeta, un Príncipe de Asturias y un premio Nobel en 2010 que terminó de confirmarle como uno de los escritores más célebres de la época contemporánea, Mario Vargas Llosa puede presumir de que su figura ya se estudia en los libros de texto sobre literatura del siglo XX yXXI.

Sin embargo, desde la semana pasada el peruano no escribe su historia en páginas de offset color hueso, precisamente. La fiesta del chivo, una de sus obras más representativas y de mayor calado a nivel mundial, ha dado paso a otra novela de tintes más románticos y menos históricos que estos días se encuaderna en papel cuché. Como su novela del año 2000, esta también ha traspasado fronteras y promete dejar huella para siempre en la vida personal y profesional del afamado escritor. Con ella Vargas Llosa no aspira al Nobel, pero sí a engrosar esa hemeroteca rosa de la que su actual pareja se ha proclamado reina.

Esta reconversión, la de novelista a rey de corazones, es una transformación hecha a conciencia. Que su noviazgo con Isabel Preysler fuese portada –el miércoles pasado y este lunes–de la revista de cabecera de la filipina era suficiente para dar por hecho que la viuda de Boyer andaba detrás del reportaje y que la historia de su idilio contaba con su aprobación. ¿Pero solo con la Preysler?

Es obvio que no. Vargas Llosa, en una acción meditada y consensuada con su nueva amiga especial, decidió que el pasado 10 de junio había llegado el momento de sacar a la luz pública una relación que llevaba meses gestándose. Los paparazzi madrileños ya asediaban las inmediaciones de los domicilios de Preysler y Vargas Llosa en busca de la foto de portada,y que esta llegase era solo cuestión de tiempo. Eso sí, queda una duda por resolver: ¿quién dio el chivatazo que abrió esta fiesta?

Participa en nuestra encuesta pinchando aquí
Participa en nuestra encuesta pinchando aquí

¿Está Vargas Llosa separado?

Sin embargo, en su calculada estrategia mediática se coló un elemento discordante: Patricia Llosa, la mujer del novelista, emitía un comunicado anunciando que se sentía muy “sorprendida y apenada” por las fotos publicadas, y que ella y Vargas Llosa habían celebrado sus bodas de oro hacía apenas unos días.

Patricia había prendido una llama de duda que había que apagar. El novelista más exitoso de los últimos tiempos no podía permitir que se pusiese en tela de juicio su fidelidad a la madre de sus hijos. Además, la revista que con tanto mimo había anunciado su relación con Preysler daba por hecha la separación y el comunicado de Patricia estaba haciendo tambalear la credibilidad de mucha gente.

Por eso solo horas después, por primera vez en toda la historia de Sálvame, un premio Nobel concedía unas declaraciones al programa solo para responder a una única cuestión: estaba separado. Se lo debía a alguna revistay a sí mismo.

Hasta aquí su obra ya había adquirido tintes de bestseller. Sin darse cuenta, la nueva novela de Vargas Llosa llevaba varios capítulos y se postulaba como un éxito de ventas en caso de publicarse. El primero de esos capítulos se había escrito en 1986 cuando él y Preysler se conocieron en Misuri como entrevistadora y entrevistado. Para entonces, solo la historia afectiva de Isabel Preysler ya era digna de premio Nobel.

Paralelismos con su idilio con Miguel Boyer

Como la que desarrolla en la actualidad, la historia de amor de Isabel Preysler y Miguel Boyer se desató tras continuos rumores de noviazgo. Su relación se conocía en 1985 tras la dimisión de Boyer como ministro de Economía y Hacienda, pero losuyo era un secreto a voces desde al menos tres años antes.

La periodista Paloma Barrientos destripa en su libro Isabel Preysler. Reina de corazones, los encuentros furtivos entre el político y la socialite a principios de los ochenta y cómo la relación desató una tormenta mediática en España. Los primeros rumores de idilio entre ellos datan de febrero de 1982, solo unos meses después de que naciese su hija Tamara.

Boyer e Preysler en una de sus citas de 1982 (Del libro 'Isabel Preysler. Reina de corazones')

“En 1981 el matrimonio entre Isabel Preysler con Carlos Falcó va viento en popa y nada hace prever los rumores que se desatarían un año después, cuando sus amores con el ministro de Economía y Hacienda se convirtieron en la comidilla de reuniones sociales, consejos de administración y cenas políticas. Hay que señalar que hasta que don Miguel no dejó su cargo público (julio de 1985) ningún medio de prensa se atrevió a publicar la historia por miedo, según se decía, a que el enamorado tomase la revancha enviando a cualquiera de sus inspectores para revisar con lupa las contabilidades empresariales. Hubo, eso sí, columnistas aguerridos, como Raúl del Pozo, primero, y Luis Cantero, después, que desde las páginas de Interviú lanzaban sus señales. El primero escribía textualmente el 9 de febrero de 1982, cuando el tercer marido de nuestra heroína no era aún ministro, pero sí tenía todas las papeletas de la rifa, lo siguiente: 'El crecimiento de Miguel Boyer se esboza en la alcoba de Isabel Preysler'. El segundo, un año después, en un artículo crípticamente titulado 'Los edredones del poder', narraba, sin dar nombres, que un ministro del gabinete de Felipe González pensaba dejar su cargo por amor a una mujer oriental”.

No iban desencaminados aunque sí se precipitaron. Durante casi tres años Isabel Preysler trató de vender que su relación con el marqués de Griñón era buena.

“Cuando Tamara cumplió dos años, la relación entre sus padres empezaba a naufragar. A principios de 1983 los rumores se desatan y en algunas revistas se publica el inminente divorcio de la pareja. Los marqueses de Griñón, como si fueran miembros de la familia real, salen al paso con una rueda de prensa donde aseguran estar más enamorados que nunca y acusan a determinados medios periodísticos de amarillismo. En la rueda de prensa Isabel apareció exultante, vestida con una sencilla blusa blanca de corte romántico y una falda en tonos oscuros. Al cuello, la pequeña mariposa de brillantes, el primer regalo de enamorado de Miguel Boyer”.

Carlos Falcó, Miguel Boyer e Isabel Preysler en 1984 (Del libro 'Isabel Preysler. Reina de corazones)
Carlos Falcó, Miguel Boyer e Isabel Preysler en 1984 (Del libro 'Isabel Preysler. Reina de corazones)

Desde entonces los encuentros entre Preysler y Boyer son constantes. En 1984,Elena Arnedo, esposa desde 1965 de Miguel Boyer y madre de sus dos hijos, “pone de patitas en la calle” al ministro.“Cuando su romance con la reina de la porcelana es ya un hecho, Arnedo, que siempre ha preferido mantenerse al margen de cualquier tipo de publicidad, se encabrita con unos reporteros que hacen guardia en su casa de El Viso diciéndoles que no sabe nada de su consorte:Hace un año que no vive aquí y no sé nada de sus historias amorosas. De todas formas creo que a quien tenéis que dirigiros es a ella, que está acostumbrada y le encanta salir en las revistas".

La lucha de Carlos Falcó

Mientras tanto, el marqués de Griñón hacía oídos sordos a todo aquel que pretendiera inmiscuirse en su vida sentimental. Cuenta Paloma Barrientos que Carlos Falcó peleó hasta el final para salvar su matrimonio y que hizo para ello todo lo que estuvo en su mano. Sin embargo, en 1984 las cosas iban de mal en peor y Miguel Boyer, “que almorzaba en el domicilio conyugal de la calle Arga cuando el marido de Isabel no estaba en casa, se había crecido hasta el extremo de mandarle un ramo de flores el día de los enamorados”.

–¿Han traído unas flores para la señora? –,preguntó ingenuo el marqués de Griñón al servicio.

–Sí, están en la habitación.

– ¡Pero si estas no son las que yo había encargado! –exclamó al verlas– .Se ve que no habría.

Al cabo de media hora llegaba el ramo de rosas rojas que el enamorado marqués había comprado. Pero el amante se había adelantado con su oloroso presente.

El resto de la historia ya forma parte de las hemerotecas. Miguel Boyer dimite el 2 de julio de 1985 y siete días después los marqueses de Griñón firmaban un comunicado conjunto donde anunciaban el fin de su matrimonio.

¿Habló Preysler de Vargas Llosa durante su entrevista en 'El hormiguero'?

Mario Vargas Llosa Isabel Preysler Premio Planeta Carlos Falcó Miguel Boyer Siglo XX Sálvame Embargos Drogas Desnudos Interviú Felipe González
El redactor recomienda