Ernesto de Hannover pasa sus vacaciones en una clínica de desintoxicación de lujo
  1. Casas Reales
SALUD DE LUJO

Ernesto de Hannover pasa sus vacaciones en una clínica de desintoxicación de lujo

El príncipe alemán está intentando resolver sus problemas con el alcohol y se encuentra alojado en un 'hotel de salud' en Austria por 5.000 euros a la semana

placeholder Foto: Ernesto de Hannover, tras salir del juzgado. (Getty)
Ernesto de Hannover, tras salir del juzgado. (Getty)

Por todos es conocido que uno de los principales problemas en la vida de Ernesto de Hannover siempre ha sido su gusto por las bebidas alcohólicas. Esto le ha supuesto algunos problemas judiciales durante los últimos años; hace tan solo unos meses se libró de ingresar en la cárcel después de protagonizar ebrio una agresión a trabajadores de un establecimiento. La Corte Regional de Wels, en Austria, estableció en la sentencia que debía cumplir diez meses de libertad condicional, indemnizar a los trabajadores (sobre los que tiene una orden de alejamiento) y la obligación de dejar la bebida.

El exmarido de Carolina de Mónaco se encuentra viviendo uno de los momentos más complicados de su vida. Por ello, ha decidido ingresar voluntariamente en un ‘hotel de salud’ ubicado en Altausse, Austria, que por 5.000 euros a la semana intentará acabar con sus adicciones. Además, esta clínica llamada Vivamayr ha llegado a acoger estrellas como miembros de los Rolling Stone.

placeholder Ernesto de Hannover, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Ernesto de Hannover, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Uno de los motivos de su deseo de recuperación es retomar la relación con su hijo mayor, con el que mantiene una millonaria batalla judicial. La revista alemana ‘Bunte’, encargada de emitir la noticia, informaba que Ernesto lleva ya desde finales de junio en este retiro, y aclara que no se puede considerar un ingreso porque es un alojamiento voluntario en un hotel de lujo, aunque el fin sea acabar con sus problemas con el alcohol. El centro tiene establecidas unas normas para todos sus residentes, entre las que se encuentran levantarse a las 6:30 de la mañana para tomarse una bebida depurativa que ponga en orden su organismo o actividades que buscan su equilibrio físico y mental.

placeholder Clínica VivaMayr. (Cortesía)
Clínica VivaMayr. (Cortesía)

Vivamayr es una de las clínicas más prestigiosas y lujosas del mundo, y se ha convertido en el lugar preferido para las celebrities que desean acabar con sus problemas de salud. Por ella han pasado estrellas internacionales como la modelo Kate Moss o la actriz Elizabeth Hurley. No nos sorprende porque las instalaciones son absolutamente espectaculares. La clínica se encuentra en un paraje natural montañoso con un lago privado para el uso y disfrute de los huéspedes.

Como es obvio, el hotel tiene prohibido el consumo de bebidas alcohólicas y es un espacio libre de humos. En cambio, puedes disfrutar de una gran carta de infusiones de vitaminas y antiedad. Vivamayr no es solo un lugar dedicado a las adicciones, allí también pueden acudir las personas que quieran depurar su organismo o perder peso. Lo que sí deja claro la descripción de la página web es que la rutina es estricta, pero lujosa.

La revista alemana ‘Bunte’ no solo filtraba la noticia, sino que ha conseguido hablar con Ernesto de Hannover. Una periodista alemana se encontraba casualmente en este hotel como residente y pudo hablar con él. Aunque no es muy propenso a tratar con la prensa, la huésped parece haberse ganado su confianza y asegura que el príncipe afirmaba: “La mayoría de la gente está aquí para adelgazar, yo estoy aquí para lo contrario. Estoy más delgado que nadie, pero tengo que construir músculo”.

placeholder Ernesto y sus hijos.
Ernesto y sus hijos.

Además, contaba para su revista que el exmarido de Carolina de Mónaco se encuentra encantado en el hotel. “Es maravilloso, aquí conoces a gente agradable, empleados y muy buen personal médico”, aseguraba. Ernesto, que no está obligado a permanecer en el centro, disfruta también de la oferta gastronómica de los lujosos restaurantes de la zona. Una concesión un tanto peligrosa porque el segundo día se escapó para beberse unas cervezas y comer un trozo de tarta. Ha recibido la visita de su hijo Christian, que viajó desde Madrid para animarle en su recuperación.

Ernesto de Hannover
El redactor recomienda