Exclusiva: Los Gómez-Acebo venden la casa de Mallorca que heredaron de la infanta Pilar
  1. Casas Reales
INMOBILIARIA

Exclusiva: Los Gómez-Acebo venden la casa de Mallorca que heredaron de la infanta Pilar

Este chalet sirvió de reencuentro afectivo de su madre, la infanta Pilar con la isla con la que estuvo 'peleada' una temporada

Foto: Simoneta y Fernando Gómez-Acebo. (Getty)
Simoneta y Fernando Gómez-Acebo. (Getty)

La infanta Pilar pasó su último verano en su chalet de la urbanización Sol de Mallorca, en Calviá, donde acogía por tandas a sus hijos y nietos. En esta vivienda también se refugiaron la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin mientras duró el juicio por el Caso Nóos. De este lugar salía la pareja para presentarse ante el juez José Castro, encargado de la instrucción de lo que fue el inicio de la causa judicial contra los ex duques de Palma y el origen de la abdicación de don Juan Carlos.

La duquesa de Badajoz decía que era su paraíso en la tierra y lo disfrutaba al máximo. En los últimos tiempos alargaba su estancia en la isla hasta octubre. Volvía a repetir tras las Navidades y se quedaba hasta que florecían los almendros. Su compañera de viaje en esas temporadas en las que no había turismo de masas era la mecenas y creadora del grupo Pro Arte y Cultura Mayte Spínola. Eran íntimas amigas desde la infancia y Mayte fue quien convenció a la infanta Pilar para que adquiriera la casa en la urbanización que había construido su marido, el empresario Graciliano Barreiros. Con el fallecimiento de la duquesa de Badajoz, los herederos pusieron en venta la casa que en septiembre tendrá ya nuevo propietario. Era la mejor manera para resolver la herencia y el patrimonio que les dejó su madre a los cinco hermanos Gómez- Acebo: Simoneta, Juan, Beltrán, Fernando y Bruno. La casa de Puerta de Hierro, que fue el hogar familiar, también está en el mercado inmobiliario, pero aún no tiene comprador.

placeholder Los hermanos Gómez-Acebo Borbón, en el último adiós a su madre, la infanta Pilar. (Getty)
Los hermanos Gómez-Acebo Borbón, en el último adiós a su madre, la infanta Pilar. (Getty)

Según confirman a Vanitatis, ha sido más fácil esta venta. El chalet, con vistas privilegiadas al Mediterráneo, tiene doscientos metros cuadrados repartidos en dos plantas y en una parcela de mil metros con piscina y barbacoa. En la planta baja se encuentran el recibidor, el salón comedor, dos habitaciones, un cuarto de baño, el aseo, la cocina, un patio interior, la zona de servicio y un porche. En el primer piso hay dos dormitorios más, cuartos de baño y una terraza desde la que se divisa un espléndido paisaje.

El precio de mercado de una vivienda en esa zona y de parecidas características rondaría los tres millones de euros. En el caso que nos ocupa, se desconoce por cuánto se ha vendido aunque el metro cuadrado por esas latitudes alcanza los cinco mil euros.

Desencuentro con la isla

Este chalet sirvió de reencuentro afectivo de la infanta Pilar con Mallorca. Cuando los duques de Badajoz eligieron la isla para veranear, compraron una antigua casa de pescadores en Porto Pi. La restauraron y allí pasaron las vacaciones durante varios años hasta que hicieron una remodelación que no contó con la aprobación del ayuntamiento. Hubo un primer informe de urbanismo que obligaba a derribar la mejora. Los recursos y las sentencias desfavorables se sucedieron hasta que en 1992 el Tribunal Superior de Justicia de Baleares zanjaba el litigio. La infanta Pilar no tuvo más remedio que asumir el derribo. Lo curioso del caso es que, años después, se levantó en el solar un bloque de apartamentos. En aquel momento, la hermana de don Juan Carlos aseguró que nunca más volvería a pisar la isla. Cambió de opinión y compró el chalet de Sol de Mallorca aconsejada por su amiga Mayte Spínola que se convirtió en su vecina igual que el ganadero Samuel Flores y su familia.

La vida cotidiana de la infanta Pilar cuando se instalaba en su casa de verano era de bajo perfil. Se la podía ver de compras por la avenida de Jaime III, en el mercado de Santa Catalina para adquirir productos frescos o en la heladería Can Miquel para surtirse de los postres. En estas operaciones domésticas solía acompañarla alguno de sus hijos y una de las tres empleadas que formaban parte del cuerpo de casa junto al chófer y la cocinera.

placeholder Doña Pilar, con la americana donada por Simoneta, en 2017. (Cordon Press)
Doña Pilar, con la americana donada por Simoneta, en 2017. (Cordon Press)

Doña Pilar falleció el 8 de enero de 2020. Ese primer verano sin la matriarca, la villa familiar de los Gómez-Acebo Borbón se convirtió de nuevo en el cuartel general tras los meses de confinamiento. Igual que ha sucedido este agosto con los hermanos organizando el calendario vacacional por turnos. Simoneta, como nexo de unión entre todos ellos. El único que no suele instalarse en el chalet de Calviá es Beltrán, casado con Andrea Pascual. Los padres de la empresaria tienen casa en la isla y el matrimonio se decanta por ese lugar en vez de por el que fue el paraíso particular de la infanta.

Para los cinco hermanos, Mallorca tiene un significado especial igual que lo tuvo para su madre. Desde pequeños han disfrutado de los largos veranos que compartían con los primos Borbón Grecia y los Bulgaria. Simoneta se casó ante el altar mayor de la catedral de Palma en 1990 y nunca dejo de pasar parte del verano en la isla y en el chalet familiar.

Infanta Pilar
El redactor recomienda