Christopher Robin Milne: la cruda historia real del niño que inspiró 'Winnie the Pooh'
  1. Celebrities
25 años de su muerte

Christopher Robin Milne: la cruda historia real del niño que inspiró 'Winnie the Pooh'

El hijo del escritor A. A. Milne y sus peluches son los responsables de una de las obras más importantes de la literatura infantil

placeholder Foto:  Padre, hijo y Winnie, en la película 'Adiós, Christopher Robin'. (DJ Films)
Padre, hijo y Winnie, en la película 'Adiós, Christopher Robin'. (DJ Films)

El tierno y goloso osito Winnie the Pooh junto a sus amigos Piglet, Tigger o Búho y el niño Christopher Robin fueron creaciones del escritor británico A.A. Milne que hicieron su primera aparición en el poema 'Teddy Bear', publicado en 1924 en la revista 'Punch'. El autor bautizó al oso, que más adelante protagonizaría dos libros de aventuras más, como el de peluche que tenía su hijo, Christopher Robin Milne, que a su vez le había puesto al suyo el de una osa del Zoo de Londres llamada Winnie.

Aunque las historias de los animales que residen en el Bosque de los Cien Acres han hecho las delicias de lectores de todas las edades durante generaciones, muchos desconocen la oscuridad que se esconde bajo la superficie de estos libros.

placeholder   Una de las aventuras en el cine de Winnie The Pooh. (Disney)
Una de las aventuras en el cine de Winnie The Pooh. (Disney)

La película de 2017 'Adiós, Christopher Robin', protagonizada por Domhnall Gleeson y Margot Robbie nos permitió asomarnos a la complicada relación real entre padre e hijo, fallecido el 20 de abril de 1996 a los 75 años, que albergó durante gran parte su vida un resentimiento contra el escritor por considerar que había explotado su infancia. Un año más tarde se estrenó la película 'Christopher Robin', en la que Ewan McGregor interpreta al personaje principal.

Los primeros años de vida de Christopher Robin Milne no fueron fáciles. Su progenitor sufría un trastorno de estrés postraumático tras combatir con el ejército británico en la Primera Guerra Mundial, lo que le llevó a trasladar a su familia lejos de Londres hacia la tranquila campiña inglesa.

placeholder  El pequeño Christopher Robin, a los 5 años. (Getty)
El pequeño Christopher Robin, a los 5 años. (Getty)

Por su parte, su madre, Daphne Milne, estaba más preocupada por sus deberes como socialite que por cuidar a su único hijo, al que dejaba la mayor parte del tiempo al cuidado de su niñera, Olive.

Aunque de pequeño disfrutaba de la moderada fama que le granjeaba haber inspirado las aventuras de Winnie, las cosas cambiaron cuando a los ocho años fue enviado a un internado donde tuvo que soportar un implacable acoso por parte de sus compañeros, que se burlaban de él leyéndole pasajes de los libros de su padre.

Foto:  Lorenzo Silva, en una imagen de archivo. (Getty)

"Fue entonces cuando comenzó esa relación de amor-odio con mi tocayo de ficción que ha continuado hasta hoy", escribió en la primera de sus tres autobiografías, 'Los lugares encantados', donde relata su infancia y los problemas que tuvo que afrontar debido a los libros de su padre. "En casa me seguía gustando, es más, a veces me sentía bastante orgulloso de compartir su nombre y de poder disfrutar de parte de su gloria. En la escuela, sin embargo, empezó a desagradarme y me di cuenta de que me disgustaba cada vez más cuanto más crecía. ¿Era mi padre consciente de ello? No lo sé".

Desde luego, Milne no parecía ser consciente del impacto negativo que sus libros tenían en su hijo. "La publicidad que llegó a estar ligada a 'Christopher Robin' nunca pareció afectarnos personalmente, sino que se refería a un personaje de un libro o a un caballo que esperábamos que en algún momento ganara el Derby", aseguraba su hijo en el mismo libro de memorias. Tras la muerte de su padre en 1956, Christopher solo vio a su madre una vez en los 15 años que le quedaban de vida.

placeholder C. R. Milne y la estatua en honor a Winnie en el Zoo de Londres. (Getty)
C. R. Milne y la estatua en honor a Winnie en el Zoo de Londres. (Getty)

Como muestra de su rechazo a los libros que él inspiró, Robin Milne regaló a su editor los peluches originales que inspiraron los personajes de Pooh y él a su vez los donó a la Biblioteca Pública de Nueva York, donde a día de hoy siguen expuestos.

Quienes sí eran muy fans de los libros de Milne eran las hijas de Walt Disney, que se hizo con los derechos del personaje para su estudio. En 1966 se estrenó la primera película sobre el osito y sus amigos, 'Winnie the Pooh and the Honey Tree', a la que seguirían varios cortos y largometrajes más, el último lanzado en 2005 con el título de 'La película de Héffalump'.

Pese a su controvertida relación con los personajes creados por su padre, C. R. Milne destacó en los años ochenta por su lucha para que el bosque de Ashdown que había inspirado el ficticio Bosque de los Cien Acres no fuera convertido en una explotación petrolífera por parte de la compañía British Petroleum. Además, en 1981 participó en el homenaje a su padre inaugurando una estatua en honor a la osa Winnie en el Zoo de Londres.

Margot Robbie Ewan McGregor
El redactor recomienda