Amancio Ortega y el cáncer: lo que hay detrás de su donación de 280 millones
  1. Famosos
SOLIDARIDAD

Amancio Ortega y el cáncer: lo que hay detrás de su donación de 280 millones

El creador de Inditex plasma sus intereses sociales a través de su fundación, en la que también están implicadas personalmente tanto su esposa Flora como su hija Marta

Foto: Amancio Ortega. (EFE)
Amancio Ortega. (EFE)

La protonterapia es un palabro de esos que cuando uno es enfermo de cáncer aprende a deletrear con la soltura de un niño. Es un maná para los enfermos que pueden acceder a ella, porque ataca al tumor con precisión milimétrica utilizando protones acelerados a alta energía, que liberan menos radiación. Esa exactitud en la jugada es especialmente interesante en pacientes más jóvenes, al minimizar el impacto en sus tejidos sanos y reducir así el riesgo de desarrollar tumores secundarios. Hasta ahora se trataba de una terapia oncológica que en España solo podía encontrarse en la sanidad privada.

La Fundación Amancio Ortega se ha encargado de 'solucionar' esto con la donación de diez máquinas al Gobierno destinadas a varios hospitales de Madrid, Barcelona, A Coruña, Málaga, Sevilla, Valencia, Vizcaya y Gran Canaria. Cuestan 280 millones de euros, que adelantará el Estado pero pagará, en última instancia, la fundación. Gracias a la donación, España se situará a la cabeza mundial en el uso de esta tecnología contra el cáncer.

Esta enfermedad, el cáncer, ha sido una de las elegidas por la fundación para emplear sus esfuerzos y sus recursos económicos. Son miles las peticiones que llegan al cabo del año a esta institución sin ánimo de lucro. Intentos de contactar con Amancio Ortega por las más diversas razones, solicitudes de ayuda económica, peticiones de todo pelaje. Tantas que la propia fundación avisa en un mensaje en su página web: "El presidente fundador Amancio Ortega Gaona no posee perfiles ni realiza actividades en las redes sociales, no efectúa recomendaciones de inversión, no lleva a cabo acciones de captación de fondos, no solicita aportaciones económicas o contribuciones de cualquier otra naturaleza, ni mantiene ningún tipo de diálogo público relativo a iniciativas sociales o filantrópicas, actividades empresariales o de cualquier otra índole, ni en su nombre ni en el de las entidades o sociedades que controla o en las que participa".

Foto:  Amancio Ortega, en una imagen de archivo. (Reuters)

Las peticiones de ayuda llegan desde todas partes del mundo, incluido el pueblo leonés que vio nacer a Ortega hace 85 años. Busdongo de Arbás, situado a cinco kilómetros del puerto de Pajares, fue, en tiempos, nudo de comunicación entre León y Asturias. En una ocasión, el alcalde pidió ayuda a la fundación de Ortega para adquirir una quitanieves que costaba 80.000 euros y la organización resolvió concedérsela. Cuando diez años más tarde la nueva corporación quiso repetir la jugada, con el contrato de confidencialidad ya roto, encontraron la puerta cerrada.

Presupuesto millonario

Son otras épicas las que ocupan a esta institución en la que trabajan seis personas de forma directa y que cuenta con un presupuesto millonario. En sus estatutos está previsto que se nutra económicamente del rendimiento de su patrimonio o de donaciones externas. En la práctica, esto quiere decir que es Pontegadea, la gran sociedad de Amancio Ortega, la que sufraga la obra social. En Pontegadea, Ortega percibe la gran mayoría del dividendo que paga Inditex. El pasado mes de mayo, el fundador y primer accionista de Inditex ingresó un total de 646,8 millones de euros por la primera parte del dividendo, y en total este año recibirá 1.293,6 millones de euros.

placeholder Carolina Darias, Pedro Sánchez y Flora Pérez. (EFE)
Carolina Darias, Pedro Sánchez y Flora Pérez. (EFE)

A día de hoy, la organización centra sus esfuerzos principalmente en el sector de la Educación y el del Bienestar Social. Escuelas infantiles, becas, másteres, equipamientos... son las principales líneas de actuación y las únicas excusas para que Flora Pérez, la esposa de Amancio, quiera salir a la luz pública. En 2016, en Sevilla, tanto ella como su hija Marta asomaron su mejor sonrisa para hacerse una fotografía con Susana Díaz. Acababan de donar 40 millones de euros a Andalucía para comprar 25 aceleradores lineales para radioterapia en hospitales de la comunidad.

Foto: Amancio Ortega y Flora Pérez en la hípica (Gtres)

Este año volvió a suceder. En marzo, Flora quiso estar personalmente en la entrega de una escuela infantil a Vigo, la novena financiada por ellos en Galicia. En 2012 la fundación comenzó a colaborar con la administración pública gallega para ampliar el número de plazas escolares públicas para niños de 0 a 3 años. Desde entonces, han construido y equipado nueve escuelas infantiles, con un presupuesto superior a los 32 millones de euros.

Marta y Flora, implicadas personalmente

Fuentes de la empresa explican que tanto ella como su hija Marta están implicadas en los proyectos de la fundación, que cuenta entre sus patronos con nombres clásicos de Inditex como Pablo Isla o la propia familia de Flora Pérez. La esposa de Amancio Ortega respaldó también con su presencia esta semana la presentación que hizo Pedro Sánchez del convenio firmado con la fundación para los diez equipos de protonterapia.

placeholder Marta Ortega, Susana Díaz y Flora Pérez. (EFE)
Marta Ortega, Susana Díaz y Flora Pérez. (EFE)

La institución tiene una especial querencia por apoyar la oncología pública. Se trata de una enfermedad que la familia conoce de cerca, aunque los detalles no los sabrán porque no existe ninguna biografía en la que Amancio Ortega haya colaborado directamente. Los intentos de convertir la vida del empresario español más notable de los últimos tiempos en una serie de televisión también se frustraron. Tanto él como Flora Pérez prefieren vivir en el apacible anonimato que les brinda su día a día en A Coruña.

Desde 2015 están apoyando la renovación del equipamiento tecnológico en los hospitales públicos, concretamente en el área de diagnóstico y tratamiento radioterápico del cáncer. Esto de la protonterapia es un paso más en este sentido.

Amancio Ortega
El redactor recomienda