¿Qué se puede hacer con un goupillon, además de peinarse las cejas?
  1. Estilo
  2. Belleza
Lecciones de tocador

¿Qué se puede hacer con un goupillon, además de peinarse las cejas?

Puede que ni siquiera lo llames por su nombre, que no lo tengas entre tus herramientas de belleza o que solo lo utilices para peinar tus cejas, pero el goupillon sirve para mucho más de lo que imaginas

Foto: El goupillon es una herramienta fundamental en el neceser de un maquillador. (Getty)
El goupillon es una herramienta fundamental en el neceser de un maquillador. (Getty)

Ese estrecho cepillo circular que tienen todas las máscaras de pestañas y que nos facilita enormemente la tarea de esparcir todo el producto de raíz a puntas tiene nombre propio, goupillon, y en los últimos años ha pasado de ser un cepillo desconocido, solo reservado a las pestañas, a ser el gadget salvavidas de nuestras cejas, pero ahí no queda la cosa.

El goupillon no es un cepillo nuevo aunque el incremento de los bares de cejas y la preocupación por llevarlas siempre perfectas ha logrado que pase de ser una herramienta que solo los maquilladores dominaban a ser un producto habitual en cualquier tocador. Su diseño en espiral, con cerdas más cortas y algo más duras que las de las brochas tradicionales, permite peinar con firmeza el fuerte vello de las cejas, orientándolo y espaciándolo, cualidad que también ayuda a esparcir mejor cualquier producto.

placeholder El principal uso del goupillon es el de peinar y domar las cejas. (Imaxtree)
El principal uso del goupillon es el de peinar y domar las cejas. (Imaxtree)

El goupillon desechable ha sido durante mucho tiempo una herramienta fundamental para el diseño de cejas o la aplicación de máscara de pestañas para los profesionales, al permitirles estrenar uno nuevo con cada cliente y uso. En los últimos tiempos, y como consecuencia del covid, este tipo de goupillon con cerdas de plástico y de menor tamaño que los tradicionales ha pasado de la venta profesional a venderse en superficies como Amazon, donde podemos encontrar 200 desechables por tan solo 8,50€.

Además de utilizarse para enderezar el pelo de las cejas y facilitar su diseño a la hora de recortarlas o darles forma, para aplicar gel fijador y conseguir domarlas durante todo el día o para aplicar la máscara de pestañas, el goupillon puede ser un aliado para usos sorprendentes:

placeholder El goupillon presente en las máscaras de pestañas puede tener distintas formas y estar hecho de varios materiales. (Vanitatis)
El goupillon presente en las máscaras de pestañas puede tener distintas formas y estar hecho de varios materiales. (Vanitatis)

Acabar con el encrespamiento

Sus diminutas cerdas peinan el cabello, pero aderezadas con el cosmético indicado pueden hacer desaparecer el frizz. Basta con pulverizar un poco de laca sobre el goupillon y pasarlo por esos pelitos rebeldes que se levantan electrizados en busca de humedad. Eso sí, el truco solo sirve una vez el cabello esté peinado, ya que nada como trabajar sobre mechones pequeños en vez de sobre grandes superficies. Es ideal para rematar coletas o moños pulidos o para conseguir una raíz repeinada y un liso 10.

Foto: Jennifer Lopez, puro glamour. (Cordon Press)

El tinte de las raíces

Continuando con sus usos capilares, acceder a zonas pequeñas y complicadas como aquellas en las que aparecen las primeras canas o se ven los cambios de coloración del cabello, resulta más fácil con un goupillon. Tanto si solo quieres retocar tus raíces como si se trata del remate de una coloración completa, al depositar el producto en la zona indicada y luego poder peinar el cabello, el resultado es más natural.

Estimular el crecimiento de las cejas

En un momento en el que todo el mundo conoce las propiedades del aceite de ricino y cuando los tratamientos crecepestañas han dado paso a los crececejas, extender el producto de forma adecuada sin desperdiciar ni una gota y trabajando todo el pelo es un excelente trabajo para el goupillon. La única recomendación es limpiarlo por completo después de cada uso.

placeholder El goupillon permite peinar y domar las cejas. (Imaxtree)
El goupillon permite peinar y domar las cejas. (Imaxtree)

Peinar… las brochas

Cuando en tu neceser hay más de 3 brochas, no hace falta que nadie te hable de su correcta higiene. Si estas son de gran tamaño y pelo largo, sabrás que si no las limpias con esmero, es habitual que en su interior se formen nudos y, como consecuencia, el pelo se pudra. La solución puede estar en un correcto cepillado de las brochas con un goupillon, después de lavarlas y con cuidado de no pegar tirones.

Quitar el esmalte

Suena a locura, pero se acerca más a una genialidad. En internet es fácil encontrar cientos de astucias para retirar el exceso de laca de uñas que se queda adherido a las cutículas y la piel en torno a las uñas. Si se te ha olvidado hidratar la piel con bálsamo antes de pintarlas y tras los bastoncillos y los discos desmaquillantes empapados en acetona, llega el momento de darle una oportunidad a un goupillon. Humedecido previamente en quitaesmaltes, no solo reblandece la laca de uñas y permite depositar el producto en la piel sin tocar el esmaltado, sino que su cepillo permite frotar sin raspar la piel y levantar todo el esmalte de uñas sobrante.

placeholder Si te sales a la hora de aplicar el esmalte de uñas, el goupillon puede ser tu aliado secreto para retirar los excesos. (Imaxtree)
Si te sales a la hora de aplicar el esmalte de uñas, el goupillon puede ser tu aliado secreto para retirar los excesos. (Imaxtree)

Cuidar las extensiones

Al domar el cabello de una forma suave, el goupillon también es uno de los ingredientes de la receta de mantenimiento de las extensiones de pestañas. Además de ayudar a limpiarlas y peinarlas, es perfecto para hidratarlas y acondicionarlas como se indica en los centros estéticos.

Retirar cutículas

Casi del mismo modo que se puede utilizar para limpiar las uñas después de haberlas pintado con poco acierto, el goupillon puede simplificar la retirada de las cutículas. Primero se puede aplicar el producto sobre la zona y, después de unos segundos de acción, se puede frotar con su brocha para que las cutículas se desprendan.

Exfoliar los labios

En este inesperado pero efectivo trabajo de scrub, el goupillon puede retirar con suavidad las pieles muertas que se acumulan sobre los labios. Basta con aplicar un poco de bálsamo labial, frotar con cuidado, retirar los residuos y volver a aplicar bálsamo, ahora solo con los dedos.

placeholder El goupillon permite exfoliar los labios de una forma poco agresiva. (Imaxtree)
El goupillon permite exfoliar los labios de una forma poco agresiva. (Imaxtree)

El perfecto limpiador… ¡de joyas!

Llegar hasta las esquinas más complicadas y repasar los detalles más pequeños puede resultar desesperante cuando estamos limpiando unos pendientes de pedrería o un anillo engarzado. La solución, una vez más, pasa por el goupillon. Ya sea en seco o impregnado en un producto limpiador, el goupillon ayuda a llegar a cualquier parte y retirar la suciedad.

De varita de las cejas a varita de la vida cotidiana, puede que el goupillon haya pasado de ser una brocha más a tu nuevo descubrimiento y seguro que aún quedan nuevos usos por descubrir. Solo una advertencia: si vas a utilizar tu goupillon para distintos usos, presta especial atención a la higiene o prueba los desechables.

Trucos maquillaje Maquillaje
El redactor recomienda