Ni Banderas ni Griffith, Stella del Carmen quiere apellidarse Domínguez
  1. Famosos
CAMBIO BUROCRÁTICO

Ni Banderas ni Griffith, Stella del Carmen quiere apellidarse Domínguez

El entorno de la joven, que tiene dos nombres y dos apellidos, explica por qué quiere unificar todos sus documentos y que usen su nombre de pila y el primer apellido de su padre

Foto: Stella del Carmen, con su padre y Nicole Kimpel. (EFE)
Stella del Carmen, con su padre y Nicole Kimpel. (EFE)

¿Cuántas veces lo habrán vivido ustedes? Viajar a cualquier país y que su segundo nombre se convierta en su apellido, o que sus dos apellidos se conviertan en uno solo. La costumbre latina de usar el nombre del padre y de la madre vuelve locos a muchos empleados de la burocracia extranjera que no entienden esta singularidad. Imagínense llamarse Stella del Carmen, de nombre, con los apellidos Domínguez y Griffith. Y ser hija de Antonio Banderas, que en realidad usa su segundo apellido como nombre artístico. Los administrativos no saben ni por dónde empezar.

Es lo que le ha pasado a la hija de Banderas y Melanie Griffith, que tiene sus documentos oficiales con nombres dispares. “Hasta le han llegado a poner Carmen como si fuera su apellido”, nos comentan desde su entorno.

placeholder Antonio Banderas y su hija Stella del Carmen. (EFE)
Antonio Banderas y su hija Stella del Carmen. (EFE)

Así que ahora que se ha trasladado a vivir a Málaga, donde trabaja con su padre como segunda ayudante de dirección, ha decidido poner en orden sus cosas y ha presentado una petición legal en los juzgados de Los Ángeles, donde residía hasta la fecha, lo necesario para poder unificar todos sus documentos. Y llamarse como se llama, es decir, Stella del Carmen Domínguez. Griffith, si es necesario, en España como segundo apellido.

Foto:  Stella del Carmen y Eli, en Marbella. (Cordon Press)

Todo viene a cuento porque una revista estadounidense, ‘The Blast’, ha informado de la petición legal de Stella y ha dicho que quiere desprenderse del Griffith. Desde el entorno de la joven niegan la mayor y justifican su movimiento como una necesidad: “Quiere tenerlo todo en orden y para ello tiene que pedírselo a un juez, pero ni se desprende del apellido de la madre ni nada, se trata de llamarse como se llama”. Y ese nombre, repetimos, es Stella del Carmen Domínguez.

La única hija que tuvieron Antonio Banderas y Melanie Griffith en sus más de 20 años casados quiere que en todos sus papeles se refleje su identidad y no tener que andar dando explicaciones en fronteras y aduanas, bancos y registros oficiales. Y eso pasaría por no usar el Griffith en sus documentos estadounidenses.

Peter Griffith, el abuelo

El Griffith es heredado de su abuelo Peter, y la joven ha alegado que lo reclama por comodidad, despejando así las dudas sobre su relación con su madre y su familia. Lo curioso es que ni su primer mujer, Tippi Hedren, ni sus nietas, Dakota Johnson y Stella, usan el apellido Griffith. Peter fue uno de los publicistas de Hollywood más reconocidos de su época y su muerte, en 1997, fue un golpe muy duro para Melanie, su primera hija, con quien estaba muy unido. Nacido en Baltimore, su relación con el cine empezó de pequeño, cuando actuó primero en Broadway y después en alguna película, aunque después enfocó su carrera hacia la publicidad. De esa época surgió su relación con Tippi Hedren, con quien se casó y de quien después se divorció sin que ella cambiara su nombre.

placeholder Antonio y Melanie, en una foto de archivo. (Getty)
Antonio y Melanie, en una foto de archivo. (Getty)

Tras divorciarse, Peter Griffith se casó cuatro veces más, lo que no supuso en ningún momento un distanciamiento con su primera hija. Y es el mismo caso entre Melanie y Stella. Ambas se adoran y lo dejan claro cada vez que aparecen juntas, que son muchas. Una de las últimas fue el pasado mes de abril en la edición estadounidense de la revista ‘Vogue’.

Foto: Stella y su padre, Antonio Banderas. (EFE)

Stella aprovechaba el tirón familiar para presentar su aventura empresarial como perfumista, y su madre la acompañaba. Melanie tuvo otros matrimonios antes de Banderas, el más famoso con Don Johnson, padre de Dakota. De esas relaciones nacieron cuatro hijos: Alexander, Jesse (en realidad, hijo de Don Johnson con otra pareja, aunque para Melanie es como propio), Dakota y Stella. De todos se siente “inmensamente orgullosa” aunque Stella, dice Melanie en su encuentro con ‘Vogue’, “al ser la más pequeña, creo que ha obtenido la mejor versión de mí como madre”.

Muy unidas

La buena relación queda clara también en las redes sociales, donde Griffith suele colgar imágenes de su pequeña con mensajes positivos y de amor. También Stella habla con devoción de su madre: “Mi madre siempre ha enfatizado la importancia de tener una relación buena y amorosa con uno mismo. En cierto modo, eso me ha envalentonado para poder tener un diálogo abierto con mi yo superior, con Dios o el Universo. Muchas veces me dice que pida por la sabiduría, y ahora que me hecho mayor, soy capaz de mirarla como una inspiración de la persona que quiero ser y las cosas que quiero hacer. Es más como una cosa de adultos. Más como una amistad”.

Queda claro, pues, que la decisión de Stella, como ella misma ha dicho, es por cuestiones prácticas, para poder firmar como Domínguez y punto. En los documentos oficiales a los que ha tenido acceso la revista ‘The Blast’, la hija de Banderas argumenta: “Solo quiero acortar mi nombre quitándole el apellido extra. Además, normalmente no uso el Griffith cuando me refiero a mí misma en los documentos. [...] Quitar el nombre se ajustaría a su uso cotidiano”.

Foto: Stella del Carmen, junto a su padre, Antonio Banderas. (EFE)

Cuando Banderas y Griffith se divorciaron, la relación de su hija con España, en especial con Andalucía, empezó a diluirse, algo que ella no llevó bien, tal y como escribió en un artículo de opinión publicado hace unos meses. “No pasar el suficiente tiempo en España implicaba que no estaba desarrollando el mismo nivel de competencia en castellano que el que tengo con el inglés. Y en los años en los que casi cesaron los viajes familiares al sur del país, mi conexión con esa parte de mí misma empezó a desvanecerse”. Acaso por este motivo, tras el confinamiento de la pandemia decidió mudarse a Málaga, donde trabaja con su padre como segunda ayudante de dirección.

Antonio Banderas
El redactor recomienda