Por qué las fotos exhibidas de la desaparecida princesa Latifa no aclaran su suerte
  1. Casas Reales
HIJA DEL EMIR DE DUBÁI

Por qué las fotos exhibidas de la desaparecida princesa Latifa no aclaran su suerte

Ella misma denunció haber sido encerrada en una villa. Ahora aparece en tres instantáneas con las que su padre pretende brindar la prueba de vida que se le reclama

placeholder Foto: La princesa Latifa, con otra amiga. (Redes)
La princesa Latifa, con otra amiga. (Redes)

¿Fue un paso hacia su liberación o un nuevo engaño para poder perpetuar su encierro y que cesen las presiones desde el extranjero? Las tres fotos publicadas en redes sociales a finales de mayo de la princesa Latifa, de 35 años, suscitan un sinfín de interrogantes.

En una de ellas, la princesa aparece sentada con dos mujeres en la cafetería de un centro comercial de Dubái, en otra en el restaurante italiano Brice Mare con, al fondo, los rascacielos de la ciudad, y en la tercera posa con una supuesta amiga en un lugar no identificado. Dos de esas mujeres son antiguas preceptoras de Latifa mientras que la tercera se describe a sí misma como vidente.

Foto: La princesa Latifa.

Latifa es hija del jeque Mohamed bin Rashid Al Maktum, de 71 años, emir de Dubái y primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos (EAU). La princesa intentó en dos ocasiones escaparse de su país, la última hace tres años. El Nostromo, el barco con pabellón estadounidense en el que huía, fue apresado en marzo de 2018 en aguas de India por fuerzas especiales emiratíes.

placeholder La princesa Latifa, con una amiga. (Redes)
La princesa Latifa, con una amiga. (Redes)

La hija del emir fue repatriada a la fuerza y nunca más ha sido vista en público. Desde entonces varios grupos de defensa de los derechos humanos, como Free Latifa Campaign o Human Rights Watch, y algunos políticos del Reino Unido han pedido al jeque Al Maktum que dé pruebas de vida de la princesa y que incluso la deje en libertad.

Hace tres meses, en febrero, la BBC emitió varios vídeos de la princesa Latifa grabados a escondidas en un cuarto de baño, en los que aseguraba ser “una rehén” y vivir en una “villa que ha sido convertida en cárcel”. “Las ventanas están cerradas con rejas”. “Hay cinco policías en el exterior y dos mujeres policías en el interior de la casa”. “No puedo salir al exterior a respirar aire fresco”. “Cada día estoy más preocupada por mi seguridad y por mi vida”, concluía su aterrador mensaje.

De ahí la importancia de las tres fotos de la princesa, pero esas instantáneas no bastan para mitigar los temores sobre la suerte que ha corrido. Primero porque en ellas tiene la mirada perdida y, a diferencia de sus acompañantes, apenas esboza una sonrisa. Segundo porque fueron subidas a Instagram, una red social en la que no aparecen los metadatos que indicarían cuándo y dónde fueron tomadas. Al fondo de la foto del centro comercial, un cine anuncia la película de animación japonesa 'Mugen Train', que fue estrenada en Dubái el 13 de mayo. Da una pista.

placeholder La princesa Latifa, acompañada de una conocida. (Redes sociales)
La princesa Latifa, acompañada de una conocida. (Redes sociales)

El diario londinense 'The Times' reveló además el sábado que a las mujeres que posaron junto a Latifa –todas ellas viven en Dubái- se les ordenó que subieran las fotos a las redes sociales. Aquellos que impartieron esa orden querían mandar un mensaje tranquilizador, pero no ha calado.

“Esas fotos distan mucho de lograrlo”, declaró, por ejemplo, Peter Hain, exministro británico de Asuntos Exteriores a la prensa. “¿Por qué no se la permite hablar, por ejemplo, directamente con periodistas?”, se preguntó. El Gobierno británico “debe de dejar de arrastrar los pies con relación a la princesa Latifa y pedir una auténtica prueba de vida y su puesta en libertad”, recalcó.

Tras visionar los vídeos de la princesa que la BBC emitió en febrero, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas anunció la apertura de una investigación sobre la suerte de la princesa e instó a las autoridades de Emiratos a proporcionar pruebas de vida de la hija del emir. Hasta ahora no obtuvo respuesta alguna.

Aunque las fotos no son del todo de fiar, el diario 'The Times' sí anunció una mejora en la vida de Latifa. Ahora comparte techo con su madre, la argelina Houria Ahmed Lamara, y no estaría ya encerrada en una villa. David Haigh, cofundador del grupo Free Latifa Campaign, no avaló esta noticia, pero sí reconoció avances. “Confirmamos que se han producido varios desarrollos significativos y positivos”, declaró, pero rehusó dar más detalles.

placeholder La princesa Latifa acompañada de dos conocidas en una cafetería. (Redes Sociales)
La princesa Latifa acompañada de dos conocidas en una cafetería. (Redes Sociales)

El tiempo dirá si las fotos son reveladoras de una mejoría o constituyen un nuevo engaño como el que sufrió, en diciembre de 2018, Mary Robinson, expresidenta de Irlanda y ex alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU. Fue invitada a Dubái por la princesa Haya, otra de las esposas del jeque Al Maktum, para almorzar con Latifa. Justo después de ese almuerzo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de los Emiratos publicó una foto de las tres mujeres compartiendo mesa junto con un comunicado en el que afirmaba que Robinson había comprobado que Latifa recibe “los cuidados y el apoyo que requiere”.

La expresidenta irlandesa comentó entonces escuetamente que la hija del emir era “una joven con problemas” que atraviesa una “determinada situación médica”. Cuando, dos años después, la BBC sacó a la luz los vídeos de la princesa pidiendo auxilio, Robinson reconoció que había sido “horriblemente engañada”.

Las fotos aclaran quizás algo de la suerte que corre Latifa, pero, sobre su hermana mayor, la princesa Shamsa, de 39 años, sigue recayendo una capa de plomo impuesta por el emir. Cuando tenía tan solo 19 años, Shamsa fue secuestrada en Cambridge (Reino Unido), en agosto de 2000, al mes de haberse fugado de la propiedad familiar de Suffolk. Fue trasladada a Dubái contra su voluntad. Desde entonces no se ha vuelto a tener noticias de ella. Su hermana Latifa logró enviar una carta a la comisaría de Cambridge, que la BBC desveló en febrero pasado. En ella instaba a la policía a reabrir la investigación sobre el secuestro de Shamsa en una calle de Cambridge.

Emir de Dubái
El redactor recomienda