La sorprendente forma en la que Iñaki Urdangarin viaja a Ginebra
  1. Casas Reales
FAMILIA DEL REY

La sorprendente forma en la que Iñaki Urdangarin viaja a Ginebra

El marido de la infanta Cristina fue de Vitoria a Ginebra en coche, un trayecto de 10 horas sin paradas. Volvió el jueves 10 de junio por la noche. Espera terminar la condena en Suiza

placeholder Foto: Iñaki Urdangarin. (Getty)
Iñaki Urdangarin. (Getty)

Son 10 horas en coche sin paradas. Así es como viajó Iñaki Urdangarin hace una semana para visitar a su mujer, la infanta Cristina. De Vitoria a Ginebra por carretera, acompañado de dos escoltas, con turnos al volante. Y de Ginebra a Vitoria de vuelta.

No es la primera vez que el cuñado del Rey hace esta ruta en coche, aunque sí que es la primera vez que lo hace a su nueva casa en Suiza. La misma a la que se mudó su familia hace un tiempo y en la que él espera poder terminar su condena en libertad condicional.

placeholder Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, en Barcelona hace un tiempo. (Getty)
Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, en Barcelona hace un tiempo. (Getty)

Cuando Urdangarin ingresó en prisión, hace ya casi tres años, su mujer decidió mudarse a un piso en un barrio más moderno, de calles más amplias y transitadas, lo que ha impedido a la prensa localizarla. Desde esa casa, de la que no desvelaremos el paradero, se mueve tranquila y casi en el anonimato en una ciudad conocida por ser la residencia de millonarios y nobles de medio mundo. Su hija Irene es la única que vive con ella y juntas esperan poder compartir cada vez más tiempo con Urdangarin en la ciudad.

48 días al año

Ha sido esta una de sus principales demandas desde hace tiempo. Fue su abogado, Mario Pascual Vives, quien pidió en nombre de su cliente que algunos de los fines de semana libres que le concedió el juez de Vigilancia Penitenciaria hace meses fueran en Ginebra. Por fin lo ha logrado y, una vez concedido, Urdangarin pretende pasar todos los permisos de los que disfrute junto a su mujer.

Foto: Iñaki Urdangarin, junto a la reina Sofía. (EFE)

Son 48 días al año ‘libres’ que puede repartir como quiera, siempre con el visto bueno del juez. Así, pensaba volver de la semana pasada, pero finalmente cambió los planes y se decantó por ir hasta Barcelona y acompañar a uno de sus hijos al hospital.

placeholder Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina. (EFE)
Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina. (EFE)

Lo que queda claro, y es clave para el futuro, es que el objetivo del exduque es poder volver a Suiza, de donde la infanta Cristina nunca ha pensado mudarse. Mucho se ha especulado sobre sus posibles movimientos, desde Lisboa hasta Madrid, pasando por Barcelona, pero quienes la conocen lo dicen siempre muy claro: “Cristina no se mueve de Ginebra”.

De aperitivo con doña Elena

Tal como adelantó Vanitatis, tras pasar varios días en la ciudad suiza, Urdangarin llegaba a Vitoria el jueves 10 por la noche, y se quedó en la capital vasca hasta el lunes. El viernes 11 mismo, recibió además la visita de su cuñada, la infanta Elena, con quien incluso salió a tomar el aperitivo por el centro. Dos días después, viajó hasta Cabrils, en el Maresme, donde se hospedó en casa de Marta Mas, amiga de la pareja desde tiempos inmemoriales.

Foto: La infanta Elena e Iñaki Urdangarin. (LP)

Otra de las peticiones de su abogado es que pueda usar una pulsera telemática y no tener que ir a dormir al centro de reinserción de Zaballa, como hace ahora. La familia tenía la esperanza de que ese supuesto le fuera concedido antes de verano, pero por el momento no hay noticias para ellos. Si finalmente lo logra, sería un paso más hacia la libertad condicional. El siguiente escalón en esta cuesta penitenciaria sería, como hemos dicho, poder terminar lo que le queda de condena en Ginebra. Esa ha sido siempre su opción.

"No imposible"

Y no es algo fácil, puesto que el país alpino es muy restrictivo con los convictos. Hace un tiempo, un prestigioso abogado suizo español nos contaba los problemas que podría suponer para alguien que ha estado en prisión lograr renovar su permiso de residencia: “Es muy difícil pero no imposible. Cuando se solicita un permiso de residencia o la renovación de un permiso ya existente siempre se pide un certificado de penales, y si en él aparece una condena, eso se puede convertir en un motivo de peso para rechazar dicho permiso”. Parece que ese escollo ya ha sido superado.

Foto: Iñaki Urdangarin. (Getty)

También el de pasar temporadas en Ginebra. Ya a principios de marzo de 2020, la prensa contaba que Urdangarin había logrado por primera vez permiso para salir dos fines de semana al mes de prisión. El juez le otorgaba este derecho en contra de la opinión de la Fiscalía. En ese mismo auto, el magistrado denegaba al exduque una de sus peticiones: había pedido pasar un fin de semana al mes en Suiza y eso ni siquiera lo aprobó el magistrado que siempre le ha dado la razón al marido de la infanta Cristina. Ha tenido que pasar más de un año para que Iñaki Urdangarin vea cumplidos parte de sus anhelos: volver a casa.

Iñaki Urdangarin Infanta Cristina
El redactor recomienda