Patricia Cerezo, tras su divorcio de Ramón García: el grupo de amigas que la arropa
  1. Famosos
LA AMISTAD POR ENCIMA DEL AMOR

Patricia Cerezo, tras su divorcio de Ramón García: el grupo de amigas que la arropa

Carolina Adriana Herrera, Genoveva Casanova y Paloma Cuevas se encuentran en el círculo más íntimo de Patricia. Algunas de ellas han pasado ya por una experiencia similar

placeholder Foto: Ramón García y Patricia Cerezo. (EFE)
Ramón García y Patricia Cerezo. (EFE)

La separación de Patricia Cerezo y Ramón García ha sido una sorpresa para amigos y conocidos. Solo un grupo de íntimos sabía de esta decisión tomada hace unos meses. El periodista y presentador del programa de éxito ‘En compañía’, en la televisión autonómica de Castilla-La Mancha, así lo explicó: “Nosotros ya estamos divorciados con sentencia firme y de mutuo acuerdo. Ha sido doloroso, pero era la mejor decisión. Patricia y yo nos tenemos mucho cariño. Ya no somos pareja, pero siempre seguiremos siendo familia”.

Se casaron hace veinticinco años y habrían cumplido las bodas de plata, pero su separación ha cortado lo que habría sido una gran celebración a la que habrían acudido todas las amigas de Patricia, a las que se las conoce con el apelativo de las Perezas. Entre ellas se encuentran Carolina Adriana Herrera, Genoveva Casanova, Patricia Rato, Paloma Cuevas, Lydia Bosch, Cristina Yanes, Gemma Ruiz Cuadrado, Mónica Valderrama y Margarita Vargas. Algunas de ellas estarán en la gran boda del hijo de Cristina Yanes, hoy sábado.

Uno de los acontecimientos felices al que acudieron todas las amigas fue en septiembre de 2018. Cristina Yanes y su marido, Luis Santos, celebraban sus tres décadas de matrimonio. Para algunas de ellas, sus matrimonios aparentemente seguían funcionando, como eran las parejas Ponce-Cuevas y García-Cerezo. La primera mantiene el conflicto legal por la negativa del torero a la hora de firmar un divorcio de mutuo acuerdo donde las cesiones económicas de la empresaria no son ningún obstáculo. Por fin, ya estan divorciados.

Antes del confinamiento, y cuando Ana Soria no existía oficialmente, Enrique Ponce era uno de los maridos preferidos del grupo. Ramón García lo sigue siendo. Un gran profesional, buen padre y buen amigo.

En lo bueno y en lo malo

Este apelativo (las Perezas) no tiene connotaciones despectivas, sino que es una de las frases fetiche que utiliza este grupo de amigas íntimas, leales y fieles entre ellas cuando tienen una convocatoria festiva. Se llaman unas a otras para ir juntas a la cita. Si hay alguna que, por cualquier razón, elige otra propuesta festiva, se van a merendar y aquí no ha pasado nada. No tienen complejos y como tienen dedicación laboral, familiar y en algunos casos un alto nivel económico, se lo pueden permitir. Su lema es: “No vayas donde no estés a gusto”.

Esta sería la parte más frívola, pero hay otra donde la lealtad y el cariño sirven para superar situaciones complicadas. En el caso de Patricia Cerezo, las amigas estuvieron con ella cuando falleció su padre en agosto de 2018 y lo mismo con la tragedia que trastocó la vida de su marido un año después. En noviembre de 2019, decía adiós Ramón García padre a los 89 años.

Están al quite

Ahora, sin las connotaciones de duelo que marcaron esas fechas, el grupo de amigas está al quite para echar una mano cuando haga falta. Son cariñosas, afectivas, necesarias y no buscan protagonismo más allá de estar cuando se tiene que estar.

Algunas de ellas han pasado por el mismo trance que Patricia Cerezo a la hora de dar por cerrado un matrimonio. No así una relación amistosa con su ex, como ha sido el caso de Patricia y Ramón García, o el de Carolina Adriana y Miguel Báez Spínola.

El torero y la diseñadora se divorciaron en 2017, una separación amistosa que no trascendió hasta mucho tiempo después. La discreción fue la marca de la casa. Mantienen una excelente comunicación, tanto por ellos como por sus tres hijos. Los dos comenzaron otro capítulo amoroso en sus vidas que también han llevado sin altavoces mediáticos. En este caso no hubo revuelo informativo, como ha sido el caso de Paloma Cuevas, y antes la separación de Patricia Rato y Espartaco. En este caso, el tiempo fue el mejor aliado de los dos. Hace unos meses celebraron juntos la boda de su hija Alejandra. Espartaco tiene un perfil muy parecido al de Ramón García: hombres buenos y generosos.

placeholder Paloma Cuevas y Enrique Ponce. (Cordon Press)
Paloma Cuevas y Enrique Ponce. (Cordon Press)

Para Gemma Ruiz Cuadrado, su divorcio del que fuera ministro todopoderoso con Aznar fue una liberación. Tenía diecinueve años cuando se casó en 1996 con Álvarez Cascos, que ya tenía un currículum sentimental amplio. Para Gemma, en aquel momento fue una tragedia porque se enteró de esa infidelidad cuando estaba recién operada en el hospital. La felicidad y la estabilidad le llegaron años después con su actual marido. Formó una familia numerosa con los dos hijos de su primer matrimonio y los dos pequeños, Julieta y Juan. En este caso, el destino favoreció una ruptura muy dura con consecuencias físicas para Gemma.

Rupturas complicadas

Otra de las separaciones duras fue la de Lydia Bosch y el arquitecto Alberto Martín. Unas denuncias injustificadas y demandas que finalmente la actriz nunca ganó. En este caso hubo ciertas discrepancias entre las Perezas ante la dureza de las acusaciones de Bosch, que perdió judicialmente. El arquitecto no quiso interponer demanda contra ella por supuestas acusaciones con poca base jurídica.

placeholder Lydia Bosch, en una imagen de archivo. (EFE)
Lydia Bosch, en una imagen de archivo. (EFE)

La separación de Paloma Cuevas y Enrique Ponce ha sido la última tragedia entre el grupo de amigas una vez que el divorcio de Ramón García y Patricia Cerezo se ha resuelto en una ambiente de cariño y afecto. A día de hoy, el torero y la empresaria mantienen una buena relación. El único obstáculo para cerrar ese capítulo que supone un cuarto de siglo de matrimonio son las terceras personas. Como dice una de ellas: “En el divorcio de Paloma hay terceras personas que no son Ana Soria que influyen en Enrique”.

Divorcio
El redactor recomienda