Así es como están relacionados el DIU y el acné
  1. Estilo
  2. Belleza
LA CAUSA ES HORMONAL

Así es como están relacionados el DIU y el acné

¿Sospechas que los granitos que te han salido alrededor de la mandíbula han sido causados por el DIU? Esto es todo lo que tienes que saber sobre el acné hormonal y su relación con el uso de anticonceptivos

Foto: Foto: Christopher Camp para Unsplash.
Foto: Christopher Camp para Unsplash.

Es cierto que la función principal de los anticonceptivos es evitar el embarazo, pero muchas mujeres también los utilizan para regular sus periodos, mitigar los flujos abundantes o incluso para mantener los brotes de acné a raya. Y este último uso es debido a que muchos anticonceptivos contienen en su formulación ingredientes que equilibran las hormonas y también la producción de grasa. Sin embargo, la duda aparece al hablar del DIU (dispositivo ultraiterino), ya que hasta la mismísima Hailey Bieber confesó que sus brotes de acné estaban relacionados con él.

placeholder Foto: Anthony Tran para Unsplash.
Foto: Anthony Tran para Unsplash.

Lo primero que debe quedar claro es que existen dos tipos de DIU: “Los que no tiene carga hormonal (los de cobre) y los que sí la tienen, en cuyo caso suele estar compuesta por gestágenos (hormonas femeninas). El problema es que estos pueden comportarse como precursores de los andrógenos –son las hormonas masculinas que se relacionan con la producción de sebo, acné e hirsutismo–, lo que puede favorecer la aparición de acné por un efecto androgénico”, explica la doctora Berta Sánchez Sierra, de la Clínica Dermatológica Openderma (Murcia) y colaboradora de Skinceuticals.

Además, también hay muchas féminas que tienen que luchar con los granos cuando sustituyen los anticonceptivos orales combinados por el DIU. “Los primeros incorporan distintas hormonas en la misma pastilla y suelen contener sustancias antiandrógenos, que mejoran el acné. Al retirarlos no tenemos ese 'freno' en la producción de andrógenos, lo que puede derivar en un brote”, añade la dermatóloga. “Cuando los niveles de ambas hormonas se desequilibran puede manifestarse en la piel como un brote acnéico. Los altos valores de andrógenos promueven el exceso de producción de sebo, que puede combinarse con las células muertas de la piel del poro. Y estos poros llenos de sebo son el lugar ideal para que vivan las bacterias, particularmente P. acnes, que provoca acné inflamatorio”, agrega Cristina Galmiche, directora de los centros de belleza avanzada homónimos.

placeholder Foto: Perk para Unsplash.
Foto: Perk para Unsplash.

También tienes que tener en cuenta que los DIU con carga hormonal liberan una hormona llamada progestina, que previene la ovulación y modifica el comportamiento del útero para prevenir el riesgo de embarazo. Lo malo es que “esta hormona es una forma de gestágenos sintética, no natural, y se puede comportar favoreciendo el efecto de producción de andrógenos (acné) o como antiandrógeno (antiacné)”, advierte Sánchez Sierra. Por lo que esta puede hacer que tu cuerpo produzca indirectamente demasiado sebo, acción que puede derivar en poros obstruidos y aparición de brotes de acné.

Cómo reconocer este tipo de acné

Lo primero que debes fijarte es en dónde han aparecido los granitos. El acné hormonal suele estar localizado alrededor de la mandíbula, el mentón y el cuello, mientras el normal puede aparecer en cualquier parte del rostro. Además, el primero suele ser quístico, con protuberancias rojas y dolorosas. “Este aumento de la secreción grasa, provocado por el exceso de andrógenos, genera una hipertrofia de la glándula sebácea y, por tanto, la formación de acné quístico-cicatricial, que deja cicatrices inflamatorias moderadas y severas”, matiza la doctora Adriana Juanes, dermatóloga de Instituto Médico Láser.

Foto: Una influencer en Copenhague. (Imaxtree)

Independientemente del tipo que sea, lo primero que tienes que hacer es acudir a un centro a que te realicen una higiene facial, que debe de ser “una limpieza minuciosa en la que se extraiga el sebo que bloquea a los poros, pero sin resultar agresiva; aplicando posteriormente aquellos principios activos más adecuados al estado de la piel, ya que puede presentarse sensibilizada, irritada o deshidratada”, señala Galmiche. Y la rutina de belleza diaria casera, que siempre debe comenzar con una limpieza exhaustiva, es fundamental. “En estos casos son más recomendables las cremas lavantes o los geles limpiadores que las aguas micelares”, sostiene Elena Gallo, dermatóloga del equipo de médicos estéticos del Dr. Amselem, quien también recomienda el uso de “retinoides tópicos aplicados en la rutina nocturna, el principio activo tópico por excelencia, así como alfahidroxiácidos (principalmente ácido glicólico) o ácido salicílico". Y, como en todas las formas de acné, la doctora también aconseja "evitar todas las fórmulas que contengas aceites, siendo fundamental que en la etiqueta especifique ‘oilfree’ o no comedogénico".

Por último, lo importante es que antes de comenzar a usar un anticonceptivo o cambiar de él te realices una analítica de sangre hormonal. De esta manera, “el médico podrá recetarte un anticonceptivo o antiandrogénico, o ambos a la vez para frenar el estímulo hormonal o estabilizarlo”, sostiene José María Ricart, dermatólogo y director médico de Instituto Médico Ricart. Y si estás utilizando un DIU de cobre y padeces acné, “habrá que valorar tu función ovárica, que es la fuente de producción de hormonas”, concluye la doctora Berta Sánchez Sierra.

Acné
El redactor recomienda