Es noticia
Menú
Los amantes más famosos y reconocidos de reyes y reinas en la historia
  1. Casas Reales
TRAICIONES ROMÁNTICAS

Los amantes más famosos y reconocidos de reyes y reinas en la historia

Repasamos algunas de las relaciones extramatrimoniales más emblemáticas de la historia de la realeza que cambiaron el rumbo, incluso, de muchos reinados

Foto: Carlos de Inglaterra y su mujer Camilla, en una imagen de archivo. (EFE)
Carlos de Inglaterra y su mujer Camilla, en una imagen de archivo. (EFE)

No muchos matrimonios reales han estado basados en el amor verdadero. A lo largo de la historia, la mayoría de uniones royal se han dado por una serie de intereses de tipo político, económico o social.

Por lo que no es de extrañar que, pese a contraer matrimonio y tener hijos para garantizar el legado, muchos miembros de la realeza hayan buscado compañía extramatrimonial. Los amantes han jugado un importante papel y muchos de ellos han sido reconocidos e, incluso, han pasado a ser famosos.

María y Ana Bolena

placeholder Ana Bolena, en un retrato de la época. (Archivo)
Ana Bolena, en un retrato de la época. (Archivo)

Buen ejemplo de esto que comentamos lo encontramos en la corte de Enrique VIII de Inglaterra. El monarca no solo se caracterizó por tener hasta seis esposas (la primera, la española Catalina de Aragón), sino también por tener varias concubinas. De hecho, su segunda mujer, Ana Bolena, una de las personalidades más influyentes de la historia de la realeza, se casó con el rey poco tiempo después de que su hermana María dejara de ser su amante. Enrique estaba profundamente enamorado de Ana cuando la cortejó, pero durante mucho tiempo se rumoreó que uno o los dos hijos de María Bolena fueron engendrados por Enrique.

Grigori Orlov

No ha sido lo más común, pero también han existido reinas que han tenido amantes reconocidos y relevantes para la historia de su reinado. Sin ir más lejos, Catalina la Grande, icónica emperatriz rusa, sumó varios nombres a su lista de romances, aunque, de todos ellos, destaca el de Grigori Orlov. Si bien es cierto que distintas biografías insisten en que el verdadero amor de Catalina fue Grigori Potiomkin, Orlov tuvo un papel fundamental y pasó a la historia por ser el noble y militar ruso que dirigió el golpe de Estado que derrocó a Pedro III de Rusia. Ambos, hicieron gala de su amor públicamente e, incluso, se dice que llegaron a tener un hijo: Alexéi Bobrinski.

​Madame de Pompadour

placeholder Retratos de la marquesa de Pompadour, por el pintor francés Francois Boucher. (Reuters/Gonzalo Fuentes)
Retratos de la marquesa de Pompadour, por el pintor francés Francois Boucher. (Reuters/Gonzalo Fuentes)

Jeanne-Antoinette Poisson, conocida como Madame de Pompadour, se convirtió en amante de Luis XV cuando fue invitada a un baile real de máscaras que se celebró en el Salón de los Espejos del Palacio de Versalles con ocasión de la boda del hijo del rey y este se enamoró perdidamente de ella, convirtiéndola en su favorita. Luis XV la instaló en el Palacio de Versalles, le concedió el dominio de Pompadour y la separó legalmente de su marido. Así, fue su consejera hasta sus últimos días de vida.

Madame du Barry

Poco tiempo después, Luis XV presentó a otra amante en sociedad, aunque ella no lo tuvo tan fácil. Jeanne Bécu fue ayudada por Du Barry, propietario de una sala de juegos a la par que burdel, para ser cortesana de varios miembros de la aristocracia hasta llegar al Rey sobre el que poder ejercer su influencia. Para ello, necesitaba un título nobiliario y Du Barry la casó con su hermano, el conde Guillaume du Barry. Finalmente, Jeanne fue presentada ante la corte de Versalles el 22 de abril de 1769.

María Waleska

placeholder Retrato de María Waleska por François Gérard. (Colección Palacio de Versalles)
Retrato de María Waleska por François Gérard. (Colección Palacio de Versalles)

María Waleska nació en el seno de una familia de la alta nobleza polaca, pero con pocos recursos económicos. Por esta razón, se vio obligada a casarse con el conde Anastase Colonna Walewski poco después de cumplir la mayoría de edad. El matrimonio frecuentaba los círculos sociales bonapartistas, que le apoyaban en la lucha por la independencia de Polonia y cuando Napoleón Bonaparte entró a Varsovia y conoció a Waleska quedó prendado de ella, hasta convertirla en su amante con el consentimiento de su propio esposo. Ambos protagonizaron una intensa historia de amor que culminó con la llegada al mundo de un hijo en común a quien Bonaparte no dio sus apellidos, pero sí una pensión vitalicia, haciéndose cargo de sus responsabilidades como padre, tras desencantarse con la relación y casarse con otra mujer.

Francisco Serrano y Domínguez

En nuestro país, una de las historias de amor royal fuera del matrimonio, reconocidas y famosas, fue la del militar y político Francisco Serrano y Domínguez con Isabel II. Poco después de que la reina diera el 'sí, quiero' a Francisco de Asís, comenzaba su idilio con Serrano, 20 años mayor que ella, que pronto se convirtió en su favorito, lo que le permitió llegar al cargo de ministro de Guerra. La relación, en cambio, apenas duró unos años y, tiempo después, el militar se unió a la revolución contra la monarca de la que, irónicamente, había sido amante.

Nellie Clifden

placeholder El rey Eduardo y la reina Alexandra, entonces príncipes de Gales, el día de su boda retratados por John Jabez Edwin Mayall. (The Royal Collection Trust)
El rey Eduardo y la reina Alexandra, entonces príncipes de Gales, el día de su boda retratados por John Jabez Edwin Mayall. (The Royal Collection Trust)

Nellie Clifden fue una actriz irlandesa que se hizo famosa por su relación con Eduardo, príncipe de Gales, antes de su matrimonio con Alejandra de Dinamarca. El príncipe se encontraba en Curraugh Camp en Irlanda con la Guardia de Granaderos, cuando sus compañeros cadetes propiciaron su encuentro con la intérprete, para que dejara de ser un novato en lo que a las cuestiones sexuales se refiere. Este idilio le trajo graves consecuencias, puesto que no gustó nada a su padre, el príncipe Alberto, que le amonestó por su escandalosa vida sexual; ni a su madre, la reina Victoria, que le culpó de la muerte de su padre, que falleció tiempo después por la fiebre tifoidea, acusándole de haber sido la causa de su última preocupación.

Elena Sanz

Una de las voces más grandes de la ópera de todos los tiempos conquistó al rey Alfonso XII de España. De sus orígenes poco se sabe, más allá de las investigaciones de ciertos biógrafos que han concluido que provenía de una familia noble, aunque pobre. No obstante, su talento como cantante le valió para cambiar su destino y protagonizar una historia de amor con el monarca de la que nacieron dos hijos, Alfonso y Fernando, que desarrollaron su vida en la sombra, aunque trataron de luchar por sus derechos como hijos del rey cuando su madre falleció.

Alice Keppel

Antes del príncipe Carlos y Camilla Parker, se dio una historia similar en su familia. La bisabuela de ella y el tatarabuelo de él fueron amantes y su romance pasó a la historia haciéndose conocido a nivel internacional debido, en parte, a la gran (y buena) influencia que esta ejercía sobre el mal genio del monarca. Alice Keppel fue una socialité británica y la amante más famosa del rey Eduardo VII del Reino Unido, el hijo mayor de la reina Victoria y su relación se alargó hasta la muerte de Eduardo.

La Bella Otero

placeholder La Bella Otero, fotografiada por Charles Reutlinger. (L'Historie par L'Image)
La Bella Otero, fotografiada por Charles Reutlinger. (L'Historie par L'Image)

Si hablamos de amantes reales, no podemos olvidar a quien lo fue por excelencia de muchos de los monarcas de la época. Agustina Carolina del Carmen Otero Iglesias, conocida como la Bella Otero, fue una bailarina, cantante, actriz y cortesana española afincada en Francia y uno de los personajes más destacados de la Belle Époque francesa que tuvo entre sus conquistas a Guillermo II de Alemania, Nicolás II de Rusia, Leopoldo II de Bélgica, Alfonso XIII de España o Eduardo VII del Reino Unido.

Carmen Ruiz Moragas

Entre la larga lista de amantes de Alfonso XIII, destaca el nombre de Carmen Ruiz Moragas. Una actriz casada con el torero Rodolfo Gaona, que ganó notoriedad al haber sido durante algunos años la amante del rey de España. Con él tuvo dos hijos, Leandro Alfonso y María Teresa. El primero, fallecido en 2016, siempre reclamó para sí el título de infante de España y el tratamiento de alteza real e, incluso, apareció en programas de televisión como 'Sálvame Deluxe'.

Camilla Parker

placeholder El príncipe Carlos y su esposa Camilla, la duquesa de Cornualles, en una imagen de archivo. (EFE)
El príncipe Carlos y su esposa Camilla, la duquesa de Cornualles, en una imagen de archivo. (EFE)

Mucho más reciente fue la historia de amor entre el príncipe Carlos y Camilla Parker Bowls que acabó en final feliz para los protagonistas. Se conocieron cuando tenían 20 años y, según se cuenta, ella, sin reparos, rompió el hielo haciendo referencia, precisamente, a la historia de Alice Keppel: "Sabía que su tatarabuelo el rey Eduardo VII fue amante de mi bisabuela Alice Keppel?", le dijo. Desde entonces, surgió el flechazo, pero ciertos obstáculos políticos, sociales y familiares impidieron al príncipe Carlos casarse con ella; sí lo hizo con Diana de Gales, pero su matrimonio nunca fue feliz y decidieron divorciarse. Entonces, Carlos y Camilla volvieron a cruzar sus caminos para, esta vez sí, estar juntos para siempre, aunque nunca dejaron de estarlo porque, tal y como ellos mismos han confesado, siguieron siendo amantes algún tiempo.

No muchos matrimonios reales han estado basados en el amor verdadero. A lo largo de la historia, la mayoría de uniones royal se han dado por una serie de intereses de tipo político, económico o social.

Isabel II
El redactor recomienda