Logo El Confidencial
salud & belleza

¿Por qué Brad Pitt, Natalie Portman y Claudia Schiffer son vegetarianos?

Cada vez hay más gente dispuesta a renunciar a los placeres de la carne (en el plato). Estos son los mitos y verdades sobre esta dieta que es tendencia y que triunfa entre los famosos

Foto: Ya no es una moda, se ha convertido en un estilo de vida. (Imagen: Anna Pelzer)
Ya no es una moda, se ha convertido en un estilo de vida. (Imagen: Anna Pelzer)

El número de vegetarianos ha aumentado en las últimas décadas. La cifra está a años luz de la de los omnívoros, pero va ganando adeptos y, sobre todo, goza de mayor consideración social. Ser vegetariano cada vez está mejor visto y resulta mucho más fácil que hace algunos años. Los veggies ya no son los 'raritos' que tienen que hacer filigranas para alimentarse, sobre todo en situaciones sociales. Hay restaurantes especializados y menús, en los establecimientos que no lo son, que contemplan este tipo de alimentación. Tanto grandes superficies como comercios especializados ofrecen productos para vivir sin hincarle el diente a un ser que estuvo vivo. Según el estudio 'The Green Revolution', en España 3,6 millones de personas (un 7,8% de la población mayor de edad) no permite que un filete surque su plato. Las mujeres urbanitas de 20 a 35 años son el grupo en el que más vegetarianos militan. Este incremento ha provocado que haya defensores a ultranza y airados detractores que han generado un batiburrillo de mitos y verdades en el que es difícil orientarse. He aquí algunas claves para decidir si lanzarse al lado veggie de la vida.

¿Por qué se toma la decisión?

Durante mucho tiempo se asoció la dieta vegetariana con personas vinculadas al ecologismo. Y puede ser así o no. No hace falta tener el carnet de Greenpeace o hacer el saludo al sol de yoga cada mañana para ser vegetariano. La mayoría de personas que renuncian a la carne lo hacen por motivos éticos, por respeto a la vida animal. Según el estudio antes mencionado, el 57% de vegetarianos sigue esta premisa, el 21% lo hace por motivos de sostenibilidad y el 17% por salud. Es habitual que, tras el estreno de documentales o reportajes en los que se ve el maltrato animal en la producción alimenticia, las filas de vegetarianos se engrosen.

Veganos, vegetarianos, frugívoros... Descubre el estilo que más te va. (Imagen: Brooke Lark)
Veganos, vegetarianos, frugívoros... Descubre el estilo que más te va. (Imagen: Brooke Lark)

¿Son todos los vegetarianos iguales?

Existen muchas tipologías. Por vegetariano corriente y moliente se entiende el que no cata ni carne ni pescado. Si incluye en su dieta huevos y productos lácteos, ya es ovolactovegetariano. El vegano va más allá y renuncia a los alimentos de producción animal, no solo a los huevos y el queso, por ejemplo, sino también a la miel. Luego están los flexitarianos, que suelen ser vegetarianos, pero que de vez en cuando, por las razones que sean, pueden probar la carne. A partir de aquí, existen diferentes grupúsculos. Por ejemplo, los crudiveganos toman alimentos vegetales, pero además siempre sin cocinar. Los frugívoros también se mantienen alejados de las sartenes, pero van más allá y se alimentan exclusivamente de frutas, bayas y frutos secos.

¿Te alarga la vida?

Algunos estudios aseguran que así es. El más relevante es el de la Clínica Mayo (EEUU), que se llevó a cabo con una muestra de un millón y medio de personas y que concluyó con una buena noticia para los veggies: estos vivían cuatro años más de media que los que se metían un entrecot entre pecho y espalda. En cambio, otro estudio realizado en la Universidad Médica de Graz (Austria) llegó a la conclusión de que los vegetarianos vivían peor y menos que los que comían de todo. Es muy difícil llegar a una conclusión pues ni todos los vegetarianos ni todos los omnívoros son iguales. Se puede ser vegetariano y alimentarse de queso azul, patatas bravas y mermelada a manos llenas y, por tanto, llevar una alimentación para nada saludable. Y se puede ser carnívoro y tomar carne roja todos los días u optar por el pescado azul. Los primeros serán más bien poco saludables y los segundos podrán soplar, si todo va bien, las velas de su centenario.

¿Adelgaza la dieta vegetariana?

En cuanto vemos la palabra 'dieta' soñamos con cuerpos escultóricos sin ápice de grasa. Pero dieta no es otra cosa que un tipo de alimentación controlada, por lo que no únicamente por el hecho de desechar animales vivos vamos a empezar a perder peso. De hecho, en algunos casos ocurre justamente lo contrario y se gana peso. Las razones no están del todo claras. Podría deberse al aumento de hidratos de carbono y a la disminución de proteína. Pero, en algunos casos, también ese aumento de peso está ligado al miedo a no tener suficientes nutrientes que lleva a los recién estrenados vegetarianos a comer más de la cuenta. En caso de los ovolactovegetarianos, el abuso del queso también puede provocar que la báscula dé algún que otro disgusto. Para conseguir adelgazar siendo vegetariano, lo mejor es no ingerir hidratos de carbono por la noche. También es recomendable no abusar del pan, del azúcar y buscar métodos de cocción saludables.

¿Es suficientemente completa?

Esta es la otra gran pregunta que se hacen los que están a punto de adentrarse en el mundo veggie. Y aquí también existen disparidad de opiniones. Lo que parece demostrado es que las proteínas de origen animal son más completas que las vegetales, aunque se puede vivir perfectamente con estas últimas. La otra cosa que también está comprobada es que en el caso de los veganos es difícil que consigan aportar a su organismo la vitamina B12. Pero esto es algo que se puede paliar tomando una vez al año un complejo de esta vitamina.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios