Logo El Confidencial
LA SUERTE DE FRENTE

Jordi Évole cumple 46: un negocio millonario, un amor sólido y dos fantásticas casas

La buena estrella del presentador catalán es evidente: no solo es uno de los pocos que ha entrevistado al papa Francisco, sino que, en lo sentimental y lo económico, la vida le sonríe

Foto: El presentador Jordi Évole. (Atresmedia)
El presentador Jordi Évole. (Atresmedia)

La de Jordi Évole ha sido una carrera de fondo, de esas que empiezan desde abajo, poco a poco, sin sobresaltos, pero sin parar. Podríamos decir que el presentador catalán es un tipo con suerte, pero mentiríamos a medias: es un hombre con buena estrella, sí, pero para llegar hasta donde está se ha dejado la piel. Y así sigue. Con horarios draconianos, viajes por medio mundo, entrevistas difíciles y expuesto a las críticas. Este 21 de julio cumple 46 años y puede estar orgulloso de todo lo que ha conseguido hasta ahora.

LEER MÁS: Tita Cervera, Jordi Évole y las preguntas sobre sexo

El periodista, humorista y guionista está en la cima y se ha convertido en uno de los pocos que ha logrado entrevistar al papa Francisco, por ejemplo. Aquel chico de Cornellà que parecía gamberro se ha hecho mayor, y lo ha demostrado en cada entrega del programa que le encumbró ('Salvados') y también del que confirmó su trabajo con un nombre que reivindicaba un estilo propio ('Lo de Évole'). Esa madurez también la reflejan sus cuentas.

El papa Francisco y Jordi Évole. (Atresmedia)
El papa Francisco y Jordi Évole. (Atresmedia)

Cifras positivas

Jordi apunta con tino. Tiene una sola empresa, Producciones del Barrio SL, y no necesita más. Con unas cuentas brillantes, la compañía registró unos beneficios netos de 997.266 euros, casi un millón, en el ejercicio 2018. Tuvo unos ingresos de 5.088.871 euros. El anterior, en 2017, los números fueron también muy buenos: 3.838.052 euros de ingresos y unos beneficios netos de 1.023.352 euros.

La productora funciona, sin duda: tiene un patrimonio de 2.998.112 euros, un millón más que en el anterior ejercicio, y él es el administrador único. Ante las cifras positivas, el presentador-empresario ha incrementado la plantilla en 13 personas y han pasado de ser 33 trabajadores a ser 46 (el 50% son fijos y el otro 50% son eventuales).

Esta boyante situación económica ha tenido reflejo en su vida personal. Vive en una casa de 280 metros cuadrados en Santa Coloma de Cervellò, un bonito pueblo del Baix Llobregat, la comarca de la que es oriundo, donde se encuentra la Colonia Güell, uno de los complejos arquitectónicos diseñados por Gaudí y convertidos ahora en punto turístico obligado. La casa, un bajo con jardín, la compraron él y su mujer, Ester Delgado, en 2007. Esta no tiene piscina, la que sí tiene es su casa de veraneo.

Afortunado en el amor

Ester Delgado es la fotógrafa que, con los años, se ha convertido en el mejor apoyo y la mejor compañía del catalán desde que ambos contrajesen matrimonio. Jordi y Ester tienen un hijo en común y disfrutan de la buena salud de sus cuentas.

Dedicada a su pasión por la fotografía, Delgado siempre ha preferido mantenerse en un discreto anonimato, alejada de la fama de su marido. "Me dedico profesionalmente a fotografiar personas, lugares, objetos. Lo que más me gusta es esperar hasta captar el mejor momento de cada uno de ellos", advierte en su página web Pura Coincidencia.

La Costa Brava

El matrimonio y su hijo pasan los veranos y los pocos momentos de relax que tienen en el Port de la Selva, maravilloso enclave situado en el norte de la Costa Brava, en pleno parque natural del Cap de Creus, lugar preferido por la alta burguesía como la familia de los políticos Miquel Roca y Pasqual Maragall, y el cineasta Cesc Gay, por poner varios ejemplos.

Vista del Port de la Selva, en la Costa Brava. (EFE)
Vista del Port de la Selva, en la Costa Brava. (EFE)

La de Évole, una casa que compró con su mujer a finales de 2017, es discreta y sencilla pero cuenta con todas las comodidades y, sobre todo, con una gran piscina (35 metros cuadrados) con su vestuario y un buen jardín. Es una bonita y moderna casa blanca situada en una tranquila urbanización, a dos pasos de las rocas y el mar, en un paisaje mediterráneo puro. Allí se escapa cuando puede la familia que ha formado el periodista con su mujer, fotógrafa, y su hijo, preadolescente.

Aficionado al fútbol y a los viajes, Évole suele viajar a menudo por placer, con la familia y amigos. Así que puede que el estreno de su nuevo programa le pille trabajando en un nuevo reportaje, en el Port de la Selva con el ruido de las olas de fondo o en cualquier punto del mundo con su familia.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios