Logo El Confidencial
CIUDADANO DE ISRAEL DESDE VERANO

Viajamos a Tel Aviv, donde se ha mudado Roman Abramovich, el magnate hipster

Compró un hotel por 25 millones para vivir. El metro cuadrado en el barrio de Neve Tzedek puede llegar a costar 23.000 euros y es la zona más de moda en la ciudad israelí

Foto: Roman Abramovich en una foto reciente de Getty.
Roman Abramovich en una foto reciente de Getty.

Es uno de los lugares de moda en el mundo. El barrio Neve Tzedek, en Tel Aviv, atrae a famosos locales e internacionales, desde Madonna a Natalie Portman. El primero en plantar aquí su bandera fue Roman Abramovich, multimillonario ruso, propietario del Chelsea, quien este verano decidió nacionalizarse israelí e instalarse en su mansión. Viajamos hasta la ciudad mediterránea para contar cómo y dónde vive uno de los hombres más ricos y controvertidos del mundo.

La casa no ha sido su única inversión en Israel, donde ha donado grandes cantidades para impulsar startups y ha invertido en inmuebles de la mano de su gran amigo Yarol Varsano. Fue a este israelí, marido de la actriz Gal Gadot ('Wonderwoman'), a quien compró el hotel Varsano en 2015. Abramovich pagó 25 millones de euros por este edificio del siglo XIX. Y lo reformó por completo durante años hasta convertirlo en vivienda.

Roman Abramovich, uno de los hombres más ricos del mundo. (EFE)
Roman Abramovich, uno de los hombres más ricos del mundo. (EFE)

[LEER MÁS: "La tercera separación del magnate ruso"]

El barrio en el que se ha instalado el magnate ruso está cerca de la playa de Tel Aviv y de Jaffa, el puerto más antiguo de la zona, un lugar donde se instalaron artistas israelíes hace dos décadas y que se ha convertido en punto de visita obligatorio. Allí tiene su museo Ilana Goor, artista y coleccionista, una celebrity del país conocida del magnate.

Lejos de parecer un palacio suntuoso, la vivienda de Abramovich es una casita en plena zona hipster de Tel Aviv, una ciudad ya de por sí moderna y cool. Situada a menos de cinco minutos de la playa, la casa del magnate está cerca de las mejores tiendas de moda, restaurantes y bares de la ciudad.

La casa está en una finca de 1.500 metros cuadrados y su precio es tan alto no solo por sus dimensiones, sino también por la localización. Neve Tzedek es un barrio protegido de Tel Aviv, donde las casas no pueden derrumbarse para hacer nuevos edificios. Por eso, la clásica imagen del lugar es la de la típica casita casi de pueblo junto a un gran rascacielos, edificado en zona no protegida. Esta norma provoca que el precio de los inmuebles sea muy elevado porque son pocos.

Locales codiciados

Es el primer vecindario judío que se construyó en Tel Aviv fuera del antiguo puerto de Jaffa, otro de los motivos por los que es el más caro. Allí nos encontramos Ha Tachana, antigua estación de ferrocarril, hoy un complejo comercial al aire libre en el que suelen pasear las familias los fines de semana (allí es festivo el sábado y el domingo día laborable). El restaurante Vicky Cristina es ahora el más codiciado y no sería raro ver por allí al magnate.

El barrio de Neve Tzedek, donde vive Roman Abramovich. (S. T.)
El barrio de Neve Tzedek, donde vive Roman Abramovich. (S. T.)

Cuentan al diario 'Globes' algunos vecinos que Abramovich se mueve por Tel Aviv con soltura, una costumbre que han adquirido varios millonarios israelíes instalados en la ciudad. “Hay unos 15 multimillonarios en este barrio -cuenta Oren Katz, agente inmobiliario de la zona-. Suelen pasear, se sientan en las sinagogas, charlan con los vecinos más ancianos, hacen vida tradicional, alejada del lujo de otros lugares”.

El precio del metro cuadrado en este barrio es de 11.890 euros aunque a veces, como es el caso de Abramovich, puede llegar a los 23.781 euros/metro cuadrado. Cifras astronómicas, comparables con Londres, algo que comentan muchos de los altos ejecutivos que viajan a la ciudad por motivos laborales.

Al precio de Londres

“Me encanta Tel Aviv, si tuviera mucho dinero no dudaría en comprarme aquí una casa, un apartamento en un rascacielos alto”, comenta David, un turista-ejecutivo madrileño que pasa unos días de trabajo y fiesta en Tel Aviv, encantado con el espíritu gayfriendly de la ciudad. “Lo malo es que las casas aquí están al precio de Londres y los salarios no están al mismo nivel”.

Tel Aviv es un lugar moderno a la altura de una gran ciudad europea, algo que contrasta con la cercana Jerusalén, ciudad sagrada para las tres religiones monoteístas, lugar hipermasificado de turistas en el que es fácil perderse y algunos se encuentran, de forma espiritual, a sí mismos. El Santo Sepulcro, el Muro de las Lamentaciones y la mezquita Al Aqsa son solo tres de los lugares visitables. Nada que ver con Tel Aviv, un lugar en el que las terrazas parecen siempre abiertas y llenas, donde hay clubes nocturnos para todos los gustos y las bicicletas y los patinetes eléctricos han tomado la calle.

Esquina de Neve Tzedek, barrio de moda en Tel Aviv, donde vive Roman Abramovich. (S.T.)
Esquina de Neve Tzedek, barrio de moda en Tel Aviv, donde vive Roman Abramovich. (S.T.)

Abramovich, que se hace llamar Aaron en Israel, es de origen judío y siempre ha estado ligado a su religión (ha financiado sinagogas en Rusia) y a Israel, a donde se mudó en verano, cuando vio cómo su visado de Reino Unido dejaba de ser válido por un enfrentamiento entre los Gobiernos ruso y británico (Londres acusó a Moscú de intentar envenenar a un espía ruso en su territorio). A los seis días, tal y como informaban los medios israelíes, ya había pedido formalmente la nacionalidad hebrea, algo que le fue otorgado de inmediato.

Como judío de la diáspora tiene derecho, según la Ley de Retorno, a todas las facilidades para volver a la Tierra Prometida. Normalmente, el Gobierno entrega dinero a los inmigrantes judíos nada más llegar, además de pagarles el billete y darles facilidades de alojamiento y seguro sanitario. No es el caso de Abramovich, quien ha donado 20 millones de euros para un acelerador de partículas para el Sheba Medical Center.

La avenida del lujo

Avenida Rothschild en Tel Aviv, donde los locales de lujo se mezclan con los modernos. (S.T.)
Avenida Rothschild en Tel Aviv, donde los locales de lujo se mezclan con los modernos. (S.T.)

A Israel llegó con uno de sus jets privados, el Gulfstream G650, donde permanece. Con una fortuna valorada en 11.000 millones de euros, Abramovich cuenta con todo tipo de propiedades en todo el mundo. Su yate, el famoso Eclipse, no ha viajado todavía al puerto de Tel Aviv, donde se le espera con curiosidad.

Mientras, él trata de pasar desapercibido, aunque algunos lo hayan señalado como cliente en los locales de lujo más de moda en la ciudad, situados todos al norte de la avenida Rothschild, un bulevar salpicado de casas de la época del movimiento Bauhaus. Podría ser que dentro de poco, además, cuente con vecinas de la altura de Natalie Portman y Madonna, quienes, según 'TMZ', están en marcha para comprar una casa en la ciudad.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios