Logo El Confidencial
familia real española

Los 9 momentos más duros de la reina Sofía

Haciendo un repaso nos damos cuenta que no es solo agridulce el momento actual, sino que su vida entera también. Ha estado llena de luces, pero también de muchas sombras

Foto: La reina Sofía en una imagen de archivo. (Cordon Press)
La reina Sofía en una imagen de archivo. (Cordon Press)

80 años dan para mucho. Si no, que se lo pregunten a la reina Sofía, que este viernes celebra esta cifra redonda en un momento agridulce. Por un lado, su familia tiene salud, es una madre y abuela muy querida y puede disfrutar ahora de su vida de 'jubilada' mientras ve cómo el 'niño de sus ojos', Felipe VI, se ha convertido en Rey. En el otro extremo encontramos los problemas judiciales de Cristina, el ingreso en prisión de Urdangarin y los numerosos escándalos protagonizados por Juan Carlos por sus 'amigas entrañables'.

Haciendo un repaso a su trayectoria nos damos cuenta que no es solo agridulce el momento actual, sino que su vida entera también lo ha sido. Ha estado llena de luces, como el nacimiento de sus tres hijos y de sus ocho nietos, su entrega al pueblo español y su posterior reconocimiento como el miembro más querido de la familia real o el hecho de ser considerada una de las mejores reinas que ha tenido este país. Pero también hay muchas sombras, en concreto 9, que hoy te contamos en Vanitatis.

1. El exilio

El 23 de abril de 1941, Pablo y Federica, padres de la Reina, se vieron obligados a abandonar Grecia junto a sus dos hijos: Sofía, que por aquel entonces tenía dos años, y Constantino. Esto ocurrió seis meses después de que su país fuera invadido por las tropas de Mussolini y Hitler. Primero estuvieron una breve temporada en la isla Creta y después otras más larga en Alejandría, El Cairo y Sudáfrica, donde nacería Irene.

"Era muy pequeña, tenía 2 años y 5 meses. Fue un momento y una época que ella recuerda más por las memorias de su madre, la reina Federica, que por sí misma, pero es una escena que marca la vida de cualquiera. Ella, la pequeña princesa Sofía, hace pucheros sentada en el regazo de su madre que, nerviosa, le tapa los oídos con las manos y le canta canciones de cuna para apagar como puede el estruendo de los motores del hidroavión inglés que les ha recogido en la bahía Eleusis [..] entre los bombazos que lanzan las agresivas tropas nazis", narra Carmen Enríquez en su libro 'Doña Sofía: la reina habla de su vida'.

La reina Sofía con sus hermanos. (Casa Real)
La reina Sofía con sus hermanos. (Casa Real)

2. La muerte de su padre

Dos meses después de convertirse en madre por primera vez con la llegada de la infanta Elena, Sofía recibió un auténtico mazazo: la muerte de su padre, el rey Pablo, con el que estaba muy unida. Cuando se enteraron de la noticia, los Reyes eméritos se encontraban en St. Moritz, adonde habían viajado para visitar a Victoria Eugenia y presentarle a su pequeña. Tras recibir la llamada de uno de sus hermanos comunicándole el estado de su progenitor, Sofía puso rumbo inmediato a Atenas. Una vez allí la familia se enteró de que el monarca sufría cáncer de estómago. Aunque se ha asegurado que la reina es vegetariana, no es así. La confusión proviene porque tras el fallecimiento de su padre, hizo una promesa de que jamás volvería a comer carne, pero no sigue ningún tipo de dieta.

3. El fin de la monarquía en Grecia

En la década de los sesenta, la reina Sofía vio cómo su familia tuvo que exiliarse de Grecia de nuevo y cómo la monarquía helena llegaba a su fin, algo que fue muy doloroso para ella. La juventud e inexperiencia de su hermano fueron claves para el desastre que se vivió en aquellos años, de incertidumbre, luchas de poder y golpes de Estado. El 14 de diciembre, solo ocho meses más tarde del golpe de los coroneles griegos, Constantino tuvo que abandonar el país. No regresó hasta 1981, aunque apenas unas horas para asistir al funeral de su madre en el palacio de Tatoi, algo por lo que tuvieron que luchar los tres hermanos. Fue en 1993 cuando realizó su primer viaje de larga duración al país heleno. Actualmente, reside junto a su esposa en Porto Jeli.

4. La muerte de su madre

Si para Sofía la muerte de su padre fue un golpe duro, también lo fue el inesperado fallecimiento de su madre. Corría el año 1981 cuando la reina Federica se encontraba pasando una temporada en Madrid con su hija, su yerno y sus nietos. Estos decidieron disfrutar de unas breves vacaciones en Baqueira Beret y ella aprovechó para someterse a una cirugía menor en uno de los párpados en la clínica La Paloma. Fiel a su carácter germánico, Federica no quiso avisar a nadie para no preocuparlos ni alterar sus planes. La operación fue bien, pero mientras descansaba ya en la habitación acompañada por Carlos Zurita, médico y marido de la infanta Margarita, sufrió un paro cardíaco que acabó con su vida. Justo dos meses antes había muerto su madre -y abuela de doña Sofía-, la princesa Victoria Luisa de Prusia.

La reina Sofía con su madre. (Getty Images)
La reina Sofía con su madre. (Getty Images)

5. Crisis matrimoniales

No es un secreto que el matrimonio de don Juan Carlos y doña Sofía ha estado lleno de altibajos, pero no fue hasta la aparición en escena de la princesa Corinna Sayn Wittgenstein en 2012 cuando se empezó a hablar con claridad de que en esa pareja habían existido terceras personas. Tras esto aparecieron otros nombres, como Bárbara Rey o Marta Gayà. Sofía es una profesional y jamás se ha pronunciado acerca del asunto, pero sabemos por sus allegados que "la procesión va por dentro". Este verano, sin ir más lejos, lo pasó muy mal con la aparición de las cintas en las que la princesa alemana dejaba en no muy buen lugar a su marido.

6. El divorcio de Elena

Si hay algo por lo que se ha desvivido Sofía durante toda su vida han sido sus hijos. Su único deseo es que ni Elena, ni Cristina, ni Felipe sufrieran en sus matrimonios como le sucedió a ella. Por eso aceptó de buen grado las elecciones de sus vástagos. Sin embargo, le costó mucho asimilar la separación de la infanta Elena en 2007. Doña Sofía no entendía por qué su hija y Marichalar no luchaban por su matrimonio y temía también por el bienestar de Froilán y Victoria Federica. Mientras que el Rey emérito sí apoyó a su primogénita con esta decisión, Sofía lo pasó realmente mal y no fue hasta meses después cuando se dio cuenta de que ese 'cese temporal de la convivencia' era por el bien de ambos. Aunque eso provocó un cierto distanciamiento entre madre e hija, ahora su relación es excelente.

7. Un polémico libro

En 2008 la reina Sofía se vio envuelta en una polémica tras la publicación de un libro biográfico en el que ella misma participó y que escribió Pilar Urbano. En la obra, titulada 'La Reina muy de cerca', la madre de Felipe VI hablaba de temas tan controvertidos como el matrimonio homosexual: "Puedo comprender, aceptar y respetar que haya personas con otra tendencia sexual, pero ¿que se sientan orgullosos por ser gays'?, ¿que se suban a una carroza y salgan a manifestaciones? Si todos los que no somos gays saliéramos en manifestación colapsaríamos el tráfico en todas las ciudades [...] Si esas personas quieren vivir juntas, vestirse de novios, casarse, pueden estar en su derecho, o no según las leyes de su país; pero que a eso no lo llamen matrimonio, porque no lo es".

Pero hay más. Sofía también habló del aborto. "Hay que respetar a toda criatura viviente. A toda criatura que ha empezado a vivir. Y estar por la vida no es ser retrógrado. Ni es sólo cosa de los cristianos. Es seguir la ley natural. Estoy segura de que esto lo firmarían tanto Benedicto XVI, Papa católico, como Nelson Mandela, líder comunista", explicó la Reina, que opinió, asimismo, de la eutanasia: "Que no lo disfracen de 'derecho a la muerte' o 'muerte libre' o 'muerte digna' o 'cansancio de vivir': es una cobardía".

Ante estas declaraciones fueron muchos los que criticaron abiertamente a doña Sofía, algo que no había sucedido jamás. “Doña Pilar Urbano, autora del libro ‘La Reina muy de cerca’ [...] pone en boca de Su Majestad unas supuestas afirmaciones que hoy reproducen algunos medios de comunicación. Supuestas afirmaciones que, en todo caso, se han hecho en un ámbito privado y que no corresponden con exactitud a las opiniones vertidas por Su Majestad la reina”, rezaba el comunicado que se vio obligado a mandar Zarzuela.

8. El caso Urdangarin

Otro caso por el que Sofía sufrió (sigue haciéndolo), y mucho, como madre. El estallido del caso Nóos colocó a la infanta Cristina y a Iñaki Urdangarin en una complicada situación legal y también familiar. Las informaciones que iban surgiendo día a día pusieron a los exduques de Palma en el ojo del huracán y cuando nadie se atrevía a aparecer con ellos en una fotografía, fue Sofía la que salió al paso para defender públicamente a su hija y a su yerno. Sofía no solo lo ha pasado mal por el daño que le han hecho a Cristina, también por todo lo que han sufrido sus nietos. Los cuatro pequeños han tenido que vivir la experiencia de ver a su progénitor entre rejas, un mal trago que seguro nunca olvidarán.

9. El rifirrafe en Palma

La última polémica protagonizada por la reina Sofía cruzó fronteras. Todo ocurrió en la catedral de Palma de Mallorca, duante la misa de Pascua. A la salida de la liturgia, la emérita cogió a sus nietas para hacerse una foto con ellas, pero en ese momento se interpuso Letizia para evitarlo. Tras una breve discursión, la esposa de Felipe VI se salió con la suya ante el enfado y la impotencia de Sofía. La aparición del vídeo en el que se veían las imágenes descritas provocó un aluvión de críticas hacia la familia real, y aunque Sofía fue la mejor parada, ella lo pasó mal, pues sabemos que siempre lucha por el bien de la institución y esa escena de suegra y nuera enfrascadas en un rifirrafe no es muy favorable para la Corona ni para el reinado de su hijo.

La Familia Real en la misa de pascua. (EFE)
La Familia Real en la misa de pascua. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios