Los Sussex no son los únicos: royals europeos que trabajan al margen de la Corona
  1. Casas Reales
ALGO HABITUAL

Los Sussex no son los únicos: royals europeos que trabajan al margen de la Corona

El Megxit ha conmocionado a muchos, pero no es tan extraño que miembros de la realeza busquen caminos laborales fuera de su función institucional en una Casa Real

Foto: Los Sussex no son los únicos: royals europeos que trabajan al margen de la Corona
Los Sussex no son los únicos: royals europeos que trabajan al margen de la Corona

Después de que la reina Isabel II haya accedido a que su nieto, el príncipe Harry, abandone sus funciones en la Casa Real, parece que la tormenta generada por la noticia dentro y fuera de la familia comienza a amainar.

Ahora todos los ojos están puestos en los Sussex, expectantes por descubrir qué pasos profesionales darán Meghan y Harry para lograr “esa independencia financiera” deseada y que mencionaron en su llamativo comunicado.

[LEA MÁS. Nicolás de Dinamarca, el Bello (y desorientado): nuevo giro profesional]

A pesar del que el Megxit ha conmocionado a muchos desde su anuncio, lo cierto es que no es tan extraño que miembros de la realeza busquen caminos laborales fuera de su concreta función institucional como miembros de una Casa Real. Tanto en la familia real británica como en otras Casas Reales europeas existen casos desde hace tiempo.

El príncipe Harry y Meghan Markle. (Reuters)
El príncipe Harry y Meghan Markle. (Reuters)

Marta Luisa de Noruega es un claro ejemplo de ello. La hija del rey Harald y la reina Sonia. Tras contraer matrimonio en el año 2002 con el recientemente fallecido Ari Behn, la princesa, con el fin de poder dar pasos laborales con libertad y ajenos a su papel de representante de la Corona, renunció a su estatus real. Algunas de sus decisiones, sin embargo, han generado polémica en su país. Su último novio, el chamán Durek Verrett, no ha sido recibido con buenos ojos en Noruega. Junto a él, Marta Luisa ha protagonizado una gira ofreciendo charlas y asesoramiento espiritual. ‘La princesa y el chamán’ era el título de sus seminarios, una denominación que muchos consideraron inapropiada. Marta Luisa fue acusada de utilizar su título real para lucrarse.

Marta Luisa de Noruega y su pareja, el chamán Durek Verret. (Redes sociales)
Marta Luisa de Noruega y su pareja, el chamán Durek Verret. (Redes sociales)

Otro caso llamativo lo podemos encontrar en el nieto mayor de la reina Margarita de Dinamarca, el príncipe Nicolás. A sus veinte años es un modelo de primera línea que trabaja con las firmas de moda más destacadas del mundo. Ha protagonizado editoriales y portadas en varias revistas, así como desfiles de alta costura.

El príncipe Nicolás, desfilando para Dior. (Getty)
El príncipe Nicolás, desfilando para Dior. (Getty)

Dentro de la propia familia real británica encontramos a varios miembros que pertenecen a ella (aunque sin formar parte del núcleo duro de la Corona, como el príncipe Carlos, el príncipe Guillermo y sus respectivas parejas e hijos) y que compaginan sus tareas oficiales dentro de la institución con otros trabajos fuera de ella.

Algunos ejemplos son el de la princesa Eugenia, hija menor del príncipe Andrés, que trabaja como directora en la galería de arte Hauser & Wirth, o su hermana Beatriz, que lo hace en la compañía de software Afiniti, donde es vicepresidenta de asociaciones y estrategia.

Eugenia (d), junto a su hermana mayor (iz), Beatriz de York. (Getty)
Eugenia (d), junto a su hermana mayor (iz), Beatriz de York. (Getty)

También están, entre otros, Zara Tindall, hija de la princesa Ana, que es embajadora de varias marcas comerciales como Rolex, Musto y Land Rover, además de una experimentada jinete que ha llegado a ganar una medalla olímpica e incluso diseñadora de joyas, así como el hijo de la princesa Margarita, David Armstrong-Jones, conde de Snowdon, que es diseñador de interiores y que tiene su propia empresa, David Linley. También es presidente honorario de la casa de subastas Christie's.

Zara Tindall, en una imagen de archivo. (Reuters)
Zara Tindall, en una imagen de archivo. (Reuters)

También hay modelos dentro de la familia real británica. Lady Amelia Windsor, nieta del príncipe Eduardo, es uno de los rostros más habituales sobre las pasarelas de moda más internacionales y en las portadas de revistas. Además, es una de las influencers más destacadas del mundo.

Lady Amelia Windsor, posando en los Fashion Awards 2019 de Londres. (Reuters)
Lady Amelia Windsor, posando en los Fashion Awards 2019 de Londres. (Reuters)

En los Países Bajos, el príncipe Constantino y la princesa Laurentien (hermano y cuñada del rey Guillermo, respectivamente) trabajan colaborando con expertos en política global dentro del ministerio holandés de asuntos exteriores.

El príncipe Constantino y la princesa Laurentien, en una imagen de archivo. (EFE)
El príncipe Constantino y la princesa Laurentien, en una imagen de archivo. (EFE)

En la propia familia real española, tenemos el ejemplo de la infanta Cristina. Tras su matrimonio, el 4 de octubre de 1997, con Iñaki Urdangarin, la hija del rey Juan Carlos y doña Sofía continuó con sus actividades profesionales en La Caixa, donde comenzó a trabajar en 1993.

La infanta Cristina, en una imagen de archivo. (EFE)
La infanta Cristina, en una imagen de archivo. (EFE)

La hermana de Felipe VI compaginó su papel como representante de la Casa Real con esta faceta laboral más privada hasta que fue separada oficialmente de la Casa del Rey y despojada de su título de duquesa tras el escándalo del caso Nóos.

Príncipe Harry Princesa Martha Luisa de Noruega Nicolás de Suecia Meghan Markle Princesa Eugenia de York Beatriz de York Princesa Ana Infanta Cristina
El redactor recomienda