Logo El Confidencial
por 8 millones de dólares

Se vende la casa donde Cary Grant vivió su amor gay (y prohibido) con Randolph Scott

La mansión, situada frente al muelle de las playas de Santa Mónica, posee un bello estilo normando y seis habitaciones que dan a una entrada privada y a un gigantesco patio

Foto: Cary Grant y Randolph Scott. (Cordon)
Cary Grant y Randolph Scott. (Cordon)

Está situada en un lugar privilegiado de Los Ángeles y entre sus paredes todavía se pueden sentir los ecos del viejo y dorado Hollywood. La casa en la que Cary Grant vivió su supuesto amor gay con el actor Randolph Scott ha salido a la venta por 12 millones de dólares. La mansión, situada frente al muelle de las playas de Santa Mónica, posee un bello estilo normando y seis habitaciones que dan a una entrada privada y a un gigantesco patio.

Además, posee una espectacular bodega, una cocina comedor y conserva la mayoría de los accesos originales, como las puertas, los tiradores y varios elementos más que estaban presentes desde que fue construida en 1929 por toda una estrella del cine mudo: Norma Talmadge.

Las razones de su propietaria para vender no pueden ser más claras. Tras haberla adquirido en 1979, Jennifer Diener, que así se llama la actual dueña, se ha cansado de vivir cerca de la playa. Máxime teniendo en cuenta que, desde hace un año, es viuda. "Siento que 38 años en la playa son más que suficientes para mí, así que me estoy planteando vivir en un hogar más manejable", ha declarado al 'Wall Street Journal'.

Una de las imágenes de la casa desde fuera. (Twitter)
Una de las imágenes de la casa desde fuera. (Twitter)

Diener fue la primera 'no estrella' en vivir en el espectacular domicilio en el que había habitado Talmadge y en el que se realizaron algunas de las ya legendarias fotografías de Grant y Randolph Scott en la piscina, viva imagen de un homoerotismo que por aquel entonces se denominaba, simplemente, amistad.

Cary Grant en su madurez. (EFE)
Cary Grant en su madurez. (EFE)

Solteros irredentos, la excusa oficial de ambas estrellas para vivir juntas fue que así se ahorraban el dinero de otro alquiler. Para el resto del mundo, se trataba de una historia de amor entre dos de las estrellas más masculinas y deseadas de Hollywood. Scott, famoso cowboy de películas de serie B, no solo vivía con Grant en este paraíso que ahora se pone a la venta, sino que también dejó que el estudio de turno le fotografiase en la piscina junto a él. El acto publicitario, ingenuo e impensable hoy en día, hizo que esas imágenes de ambos en la piscina diesen la vuelta al mundo y se convirtieran en un auténtico emblema gay.

Cary Grant, Irene Dunne y Randolph Scott. (Cordon)
Cary Grant, Irene Dunne y Randolph Scott. (Cordon)

Cary Grant volvería a vivir en el mismo lugar cuando se casó con la rica heredera Barbara Hutton. De ella fue la idea, por ejemplo, de convertir el lujoso comedor en una réplica de Maxim's, el famoso restaurante parisino.

La historia de amor de Grant y Scott no fue la única que habitó las paredes de esta impresionante casa, ya que pos sus estancias también pasaron actrices como Merle Oberon ('Cumbres borrascosas') o la mismísima Sharon Tate años antes de que su nombre fuese sinónimo de tragedia tras ser asesinada por Charles Manson. Nada de aquello tuvo lugar en un espacio en el que todavía resuena el eco de un amor prohibido entre dos hombres, del idilio que tuvo lugar en una época en la que el glamour ocultaba realidades que, afortunadamente, hoy nos parecen muy normales.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios