Cambio de hora: 7 trucos para adaptarte mejor al horario de invierno
  1. Estilo
  2. Ocio
Plántale cara

Cambio de hora: 7 trucos para adaptarte mejor al horario de invierno

Se acerca el invierno y, con él, el temido cambio de hora. Te contamos los trucos más eficaces para conseguir adaptarte a él sin sufrir las consecuencias

Foto: Trucos para adaptarse al cambio de hora de invierno. (Ron Lach para Pexels)
Trucos para adaptarse al cambio de hora de invierno. (Ron Lach para Pexels)

Todos los años sucede lo mismo, y aunque todo apuntaba a que era una práctica que tenía los días contados, no ha sido así. El último domingo del mes de octubre cambiamos los relojes y, aunque es en este punto donde más dudas solemos tener, por fin parece claro que a las 3:00 de la mañana, serán de nuevo las 2:00. Este pequeño viaje en el tiempo, parece un cambio nimio en nuestras vidas, sin embargo adaptarse no siempre resulta sencillo.

Puedes recurrir a la meditación, una práctica ideal para aprender a conocernos mejor y que nos ayuda a reaccionar de forma más positiva ante situaciones adversas, pero también puedes poner en práctica algunos sencillos trucos que puedes poner en práctica en cualquier momento. El cambio de hora supone un antes y un después, nos avisa de que se acerca el invierno y con él llegan también las temperaturas más bajas del año, por lo que conviene ir buscando la forma de mantener la casa caliente mientras ahorramos un poco de dinero.

placeholder Cambio de hora: trucos para adaptarte al horario de invierno. (Monstera para Pexels)
Cambio de hora: trucos para adaptarte al horario de invierno. (Monstera para Pexels)

Aunque, como hemos comentado, esto es algo que hacemos todos los años, el hecho de ser un hito bianual (también sucede lo mismo en marzo, cuando pasamos al horario de verano) hace que al cuerpo le cueste un poco adaptarse. Los síntomas pueden ser graves, leves, o incluso no llegar a manifestarse, pero para aquellos que los padecen, son sin duda molestos, los más habituales son cansancio, dificultad para conciliar el sueño, irritabilidad, cambios de humor, jaquecas, falta de concentración o ansiedad.

Establece una rutina

Encontrar dificultades para conciliar el sueño es una de las dificultades más habituales, no dormir bien por la noche o que el sueño no sea de calidad, puede llegar a ser un problema, sobre todo a la hora de tener un día productivo. Dormir mal o no descansar lo suficiente puede hacer que nos sintamos cansados, evidentemente, pero también de mal humor, ariscos e irritables. Por eso conviene establecer una rutina del sueño, tratando de acostarnos siempre a la misma hora y levantarnos también a la misma hora.

Evita la siesta

placeholder Cambio de hora: trucos para adaptarte al horario de invierno. (Cottonbro para Pexels)
Cambio de hora: trucos para adaptarte al horario de invierno. (Cottonbro para Pexels)

Puede que esto te resulte un tanto complicado, siendo además días en los que estás más cansado porque has dormido peor, pero lo mejor es, durante las primeras semanas tras el cambio de horas, evitar la siesta que solemos disfrutar después de comer. Esto puede parecer demasiado radical para quienes no tienen problemas para conciliar el sueño, pero es una práctica habitual entre quienes tienen problemas para dormir por la noche, las siestas largas o frecuentes pueden afectar al sueño. Si eres un habitual de las siestas, recuerda que lo mejor es que las siestas sean cortas (de unos 10 o 20 minutos) y durante las primeras horas de la tarde.

Di no a la cafeína

Hasta que nuestro cuerpo se haya acostumbrado al nuevo horario, lo mejor es evitar las bebidas que puedan afectarnos, como aquellas que contienen cafeína, teína y otros excitantes. Durante unos días tu cuerpo tiene que adaptarse al nuevo ritmo y no conviene ponérselo más complicado consumiendo café, infusiones de té o alcohol.

Un cerebro activo ayuda

placeholder Cambio de hora: trucos para adaptarte al horario de invierno. (Cottonbro para Pexels)
Cambio de hora: trucos para adaptarte al horario de invierno. (Cottonbro para Pexels)

Cuidar nuestro cerebro debería ser una prioridad todo el año, pero es en momentos como estaos cuando más nos damos cuenta de su importancia, por eso no es mala idea establecer algunos hábitos o recuperar otros que hayamos dejado olvidados por falta de tiempo o motivación, como puede ser leer, hacer algunos pasatiempos, como sudokus o crucigramas, o probar algunos juegos de memoria, aunque sencillamente leyendo y escribiendo podemos notar grandes cambios.

También un cuerpo activo

Hacer que nuestro cerebro trabaje más es una buena idea, pero también ayudará si aumentamos un poco la actividad física. Aprovecha las horas de luz para hacer un poco de ejercicio, la práctica deportiva es muy útil para ayudarnos a relajarnos, desconectar, ponernos de buen humor y también para dormir mejor después. Durante los días posteriores evita hacer ejercicio justo antes de acostarte y opta mejor por hacerlo por la mañana.

Cena ligero (y antes)

placeholder Cambio de hora: trucos para adaptarte al horario de invierno. (Cottonbro para Pexels)
Cambio de hora: trucos para adaptarte al horario de invierno. (Cottonbro para Pexels)

La alimentación es también clave a la hora de ayudarnos a lidiar con este inconveniente. No conviene que cambiemos nuestra dieta de forma radical, lo mejor es continuar potenciando el consumo de frutas y verduras, desayunar bien y cenar ligero (que no poco), porque sentirnos pesados antes de irnos a dormir no es la mejor forma de ayudarnos a conciliar el sueño. Conviene también intentar cenar un poco más temprano, de esta forma cuando nos acostemos será con la digestión ya hecha.

Disminuye el uso de dispositivos móviles

Seguro que en alguna ocasión has oído que no es buena idea mirar el móvil o las pantallas de otros dispositivos justo antes de dormir. La luz de estos puede hacer que nos resulte más complicado conciliar el sueño y poder descansar en condiciones es clave para poder adaptarnos al nuevo horario de una forma rápida y satisfactoria.

placeholder Trucos para adaptarte al horario de invierno tras el cambio de hora. (Monstera para Pexels)
Trucos para adaptarte al horario de invierno tras el cambio de hora. (Monstera para Pexels)

Conviene señalar que este cambio de hora afecta en especial a los niños y los ancianos, a los niños les cuesta más levantarse por la mañana y, en el caso de los ancianos, es justo al revés, lo notan mucho más a la hora de irse a dormir, porque es más complicado para ellos conciliar el sueño.

Siguiendo estos prácticos consejos, seguro que el paso al horario de invierno es mucho más llevadero para todos, y no es mala idea continuar manteniendo algunos de ellos una vez estemos completamente adaptados si queremos llevar una vida activa y saludable.

El redactor recomienda