Jornada decisiva en la batalla de Meghan Markle contra la prensa: nuevas pruebas y testigos sorpresa
  1. Casas Reales
SENTENCIA EN DOS SEMANAS

Jornada decisiva en la batalla de Meghan Markle contra la prensa: nuevas pruebas y testigos sorpresa

Este miércoles ha concluido la audiencia clave que decidirá el futuro del litigio judicial que enfrenta a la duquesa de Sussex contra ANL, el poderoso grupo editorial británico

placeholder Foto: Meghan Markle, en Ascot. (Getty)
Meghan Markle, en Ascot. (Getty)

Parecía que no iba a haber más sorpresas en la cruzada judicial que Meghan Markle comenzó contra Associated Newspapers Limited en 2019, cuando interpuso una demanda a varias cabeceras de la editorial. Pero sí que las hay. Esta semana se ha celebrado una audiencia en los tribunales de Londres y nos hemos encontrado con nuevas pruebas y con que podría haber testigos sorpresa y decisivos. La audiencia, que se ha alargado durante dos días, se celebraba para determinar varios aspectos del juicio. El principal, si se celebrará o no. Y es que, aunque estaba previsto el próximo otoño después de que la propia duquesa de Sussex solicitara posponerlo, el juez podría decidir ya un veredicto sin necesidad de esperar hasta entonces.

Para entender todo lo que ha pasado durante estos dos días, conviene recordar que Meghan Markle reclama daños y perjuicios a ANL por uso indebido de información privada, infracción de derechos de autor y violación de la Ley de Protección de Datos. El motivo es la publicación de una carta de índole personal que la duquesa de Sussex escribió a su padre en agosto de 2018, unas semanas después de su boda, y que el 'Mail on Sunday', publicaba en febrero de 2019, para disgusto y enfado de la exactriz. Pues bien, como en todo juicio donde se enfrentan dos partes, defensa y acusación están aportando diferentes pruebas para, por parte del periódico, echar por tierra la demanda, y por parte de los abogados de Meghan, demostrar el daño que se le hizo.

placeholder Meghan y Harry, en una imagen de archivo. (EFE)
Meghan y Harry, en una imagen de archivo. (EFE)

Y durante estas dos jornadas nos hemos encontrado con dos sorpresas. La primera, aportada por la acusación, que son frases inéditas en la carta que Meghan Markle escribió a su padre: "No pido nada más que la paz y deseo lo mismo para ti", decía la exactriz a su progenitor. Unas palabras que el 'Mail on Sunday' no reprodujo en su artículo, por lo que para los abogados de la duquesa es una prueba clara de que la intención de esta conocida cabecera al publicar la carta no era sino difamarla y hacerle daño, algo que también han querido defender aportando los mensajes que Meghan y Harry se intercambiaron con Thomas Markle antes de su boda.

La otra sorpresa de la audiencia a distancia ha sido los nuevos e inesperados testigos, que han escrito una carta en la que se han mostrado dispuestos a colaborar en el caso y que son nada más y nada menos que cuatro extrabajadores de los duques de Sussex. Esos cuatro exempleados han dejado claro que no quieren favorecer a ninguna de las partes, solo arrojar la luz necesaria en el litigio. Su aportación podría aclarar si Meghan sabía que esa carta podría ser de dominio público, como defienden los abogados de ANL. Su argumento principal es que la exactriz pidió ayuda para redactarla a Jason Knauf, quien era secretario de comunicaciones de Kensington, además de a otros miembros del equipo. Esto desmontaría, por un lado, la acusación del uso indebido de información privada; por otro, la acusación de infracción de derechos de autor, ya que habría uno o más autores y no habría salido, exclusivamente, de la cabeza de Meghan Markle. Y aunque la acusación argumenta que se hizo por cuestiones de protocolo, para la defensa no es comprensible que acuda a expertos en comunicaciones y protocolo si la carta era de índole estrictamente privada.

placeholder Meghan Markle, en una imagen de archivo. (Reuters)
Meghan Markle, en una imagen de archivo. (Reuters)

Por supuesto, la audiencia también ha girado en torno a la entrevista que dieron las amigas de Meghan en la revista 'People', que habría provocado que el 'Mail on Sunday' publicara la carta para rebatir sus afirmaciones. La defensa asegura que la duquesa de Sussex sabía perfectamente que iban a hablar y contaban con su permiso, exactamente lo mismo que pasa con el libro 'Finding Freedom', que dispuso de información privilegiada de la propia Meghan. Y aunque argumenta que lo hizo para que no se tergiversaran datos, para la defensa es prueba más que suficiente de cómo ha utilizado a los medios a su conveniencia.

Así, con cuatro posibles testigos nuevos y partes desconocidas de la polémica carta descubiertas, la audiencia acababa sin una decisión del juez. La sentencia se espera en dos semanas y sabremos entonces si se celebra el juicio de forma normal, con la asistencia de ambas partes y testigos, o Meghan puede ahorrarse el mal trago y la situación que quiere evitar a toda costa.

placeholder Meghan y Harry, en una imagen de archivo. (Reuters)
Meghan y Harry, en una imagen de archivo. (Reuters)
Meghan Markle
El redactor recomienda